Huertos escolares en Siria para garantizar la nutrición de los más pequeños y promover su educación alimentaria

Huertos escolares en Siria para garantizar la nutrición de los más pequeños y promover su educación alimentaria

La Unión Europea y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) promueven la educación alimentaria y nutricional de los niños de Siria a través de la implantación de huertos en las escuelas con el fin de enseñarles la importancia de una dieta equilibrada y saludable en la que se prime el consumo de frutas, verduras y hortalizas.

La alarmante situación de Siria, con casi la mitad de la población en riesgo alimentario, se ceba especialmente con la población infantil, la más vulnerable debido a que, en su caso, la malnutrición tendrá graves consecuencias sobre el crecimiento y el desarrollo futuro de los pequeños.

Así lo ha advertido Adam Yao, Representante en funciones de la FAO en ese país, confiando en que, a través de estos huertos, los niños tengan acceso a frutas, hortalizas y verduras y que puedan aprender los conceptos clave de una adecuada alimentación y nutrición.

MEDIOS Y FORMACIÓN PARA LA SUPERVIVENCIA

Para llevar a cabo esta iniciativa, que forma parte de un programa más amplio financiado con 6,5 millones de dólares, un total de 300 profesores han recibido formación específica en 17 escuelas, algunas emplazadas en zonas de conflicto tales como Alepo, Hama, Homs, Idleb y Damasco rural.

La alarmante situación de Siria, con casi la mitad de la población en riesgo alimentario, se ceba especialmente con la población infantil, la más vulnerable debido a que, en su caso, la malnutrición tendrá graves consecuencias sobre el crecimiento y el desarrollo futuro de los pequeños.

La pretensión es que, con estos huertos, un total de 3.400 menores incrementen el consumo de productos básicos para su dieta y que la educación alimentaria se incorpore a su programa de estudios, ya que, como asegura Yao “una nutrición adecuada es la primera defensa de un niño contra las enfermedades más comunes y es importante para que puedan llevar una vida activa y saludable”.

Cada escuela ha desarrollado un huerto escolar de cerca de 500 metros cuadrados, equipado con depósitos de agua y un sistema de riego por goteo. Con el apoyo de la FAO y de una ONG local, estos huertos han producido alrededor de 12 toneladas de frutas, hortalizas y verduras.

El proyecto cuenta igualmente con la colaboración de Unicef y el Programa Mundial de Alimentos (PMA). El objetivo ahora es ampliarlo a corto plazo a otras 35 escuelas de Alepo y Damasco rural gracias a los fondos adicionales del Gobierno de Japón.

Ahmed Raza, Oficial de Nutrición y Sistemas Alimentarios de la FAO, considera que, en base a la experiencia acumulada, la combinación entre horticultura y educación nutricional tiene un impacto probado en la dieta.

En el caso de Siria, el enfoque ha sido de “escuela completa”, ya que el aprendizaje teórico y práctico van de la mano, y se refuerza con el apoyo de un entorno preocupado por la salud que cuenta con la complicidad de los docentes, las familias y una comunidad comprometida.

Los niños aprenden a cultivar, pero también aprenden la composición de la pirámide alimentaria, las características nutricionales de los productos y la importancia de las vitaminas.

Lecciones nutritivas, pero sobre todo, lecciones de supervivencia.

Comparte esta noticia!

XIII Congreso de Agricultura Ecológica de SEAE

XIII Congreso de Agricultura Ecológica de SEAE

¿Quieres ser ecochef?

¿Quieres ser ecochef?