El Acuífero Guaraní sigue esperando un acuerdo

El Acuífero Guaraní sigue esperando un acuerdo

El acuífero de la discordia

El acuífero guaraní, una de las reservas de agua dulce más grandes del mundo, se extiende por debajo de la superficie fluyendo a través de 1,2 millones de kilómetros cuadrados y abarcando territorios pertenecientes a Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, que dependen de él para la agricultura, la industria y el consumo humano.

En 2012, los gobiernos de Argentina y Uruguay ratificaron un acuerdo que, de ser promulgado, establecería una gestión conjunta de los recursos hídricos transfronterizos. Si se promulga, el Acuerdo del Acuífero Guaraní se impondrían restricciones legales vinculantes sobre la extracción de agua. Los cuatro países sujetos al acuerdo tendrían que respetar una "obligación de no causar daño significativo a las otras Partes o al Medio Ambiente".

El acceso compartido y la sostenibilidad son componentes clave del estancado acuerdo, que requiere que los cuatro países se comprometan en la "conservación y protección ambiental" del Sistema Acuífero Guaraní, para asegurar el "uso múltiple, razonable, sostenible y equitativo de sus recursos hídricos."

“La politización del agua dulce está amenazando el bienestar humano y ambiental en América del Sur y puede estar poniendo en peligro el futuro de la cooperación transfronteriza entre los actores regionales que comparten el Acuífero Guaraní.”

Brasil y Paraguay dijeron que NO

Pero el problema se plantea porque, Brasil y Paraguay, las otras dos partes cuyas firmas son necesarias para la plena aprobación del acuerdo, hasta ahora se han negado a ofrecer sus avales. Sin estas dos firmas finales, el acuífero seguirá siendo vulnerable a la explotación y la contaminación.

La renuencia de Brasil a firmar el acuerdo deriva de su dependencia desproporcionadamente alta del agua extraída del acuífero y de un aparente deseo de obtener condiciones más favorables, que las que se señalan en la versión actual del acuerdo.

Actualmente, Brasil representa aproximadamente el 94 por ciento de toda la extracción de agua del acuífero guaraní. El 71 por ciento del mismo (unos 850.000 kilómetros cuadrados) se encuentran bajo el suelo de Brasil, ocupando sólo el 9,8 por ciento del área total del país.

En contraste con estas cifras, el 25 por ciento del territorio perteneciente a la República Oriental del Uruguay se encuentra por encima del acuífero, pero el consumo del mismo que hace la nación es de menos del cinco por ciento de lo que utiliza Brasil.

Paraguay rechazó formalmente el acuerdo poco después de que Uruguay y Argentina lo propusieran, alegando una violación de su soberanía nacional. Este rechazo total, combinado con la continua falta de voluntad de Brasil para aceptar los términos del acuerdo actual, pone en peligro el futuro de la cooperación transfronteriza en la región, así como el futuro del propio acuífero guaraní.

Comparte esta noticia!

Hallan metales perjudiciales en indígenas de la Amazonia peruana...

Hallan metales perjudiciales en indígenas de la Amazonia peruana cercanos a un oleoducto

California dice NO a las pajillas de plástico

California dice NO a las pajillas de plástico