¿Conoces a SunFields?

¿Conoces a SunFields?

Sunfields es un proveedor de equipos fotovoltaicos desde el año 2007, ha cubierto el suministro de proyectos solares en casi todo los continentes, lo que le ha aportado una extensa experiencia en la evaluación de calidad de los productos que trabajan.

Seguir leyendo
publicidad kit media
  1. Portada
  2. >
  3. Eco América

Riesgo de un gran terremoto por la falla de San Andrés

El estudiante Chris Johnson, uno de los encargados del estudio junto a su profesor, Roland Bürgmann, revelaron que la actividad sísmica en la cordillera de Sierra Nevada es hasta un 10% mayor durante la recta final de la primavera y comienzos del verano.
Enviado por:



Fecha de publicació: 16/06/2017, 13:02 h | (293) veces leída
LOS ÁNGELES, California.- La nieve y la lluvia invernal, que ejercen presión sobre las montañas de California, pero desaparecen en verano provocando estrés en las fallas, son factores decisivos en elaumento de sismos pequeños, según un estudio publicado este jueves por la Universidad de California Berkeley.
El peso de la nieve y de la corriente del agua hacen que las montañas de Sierra Nevada mengüen casi un centímetro, pero cuando esa carga desaparece en verano, la corteza terrestre se flexiona, ejerciendo presión sobre las principales fallas de California, incluida la más grande, la de San Andrés.
Los investigadores pueden medir estos movimientos verticales empleando un sistema de posicionamiento global y regional para así calcular el estrés en la tierra debido a las cargas de agua. En los resultados, encontraron que, de media, las fallas de California experimentaron un mayor número de terremotos pequeños cuando los cambios estacionales se encuentran en su punto más álgido.
El estudiante Chris Johnson, uno de los encargados del estudio junto a su profesor, Roland Bürgmann, revelaron que la actividad sísmica en la cordillera de Sierra Nevada es hasta un 10% mayor durante la recta final de la primavera y comienzos del verano.
En cambio, la falla central de San Andrés ve un aumento en los terremotos pequeños (mayores que de magnitud 2) a finales del verano y principios del otoño, ya que la carga de agua disminuye en las montañas.
"No es que todos los terremotos ocurran en septiembre, no hay una temporada de terremotos", dijo Bürgmann, profesor de ciencia terrestre y planetaria de la Universidad de California Berkeley y autor principal de esta investigación, que aparece esta semana en la revista Science. "Todo depende de los detalles de la carga, la ubicación de la falla y su geometría", añadió.
Aunque el estudio reconoce que el impacto de estos cambios estacionales en las montañas que rodean al valle central de California es pequeño, la información recogida ayuda a los sismólogos a entender cómo se producen las rupturas en las fallas y qué tipo de presiones son decisivas para generar terremotos.
Investigaciones previas demostraron que las tensiones diarias causadas por el flujo y reflujo de las mareas oceánicas no parecen provocar terremotos pequeños o grandes en California. Sin embargo, los sismos extremadamente grandes pueden generar terremotos a miles de kilómetros de distancia, como el ocurrido en el océano Índico en 2012 (de magnitud 8.6), que desencadenó otros 16 mayores de magnitud 5.5 en el resto del mundo.
"La cantidad de estrés generada por la carga estacional de agua en California es similar a las tensiones inducidas por las ondas sísmicas de grandes terremotos ocurridos en la lejanía", afirmó Johnson.
Los investigadores analizaron 3,600 terremotos durante un periodo de nueve años (2006-2015) para sacar las conclusiones de este estudio.

LOS ÁNGELES, California.- La nieve y la lluvia invernal, que ejercen presión sobre las montañas de California, pero desaparecen en verano provocando estrés en las fallas, son factores decisivos en elaumento de sismos pequeños, según un estudio publicado este jueves por la Universidad de California Berkeley.

El peso de la nieve y de la corriente del agua hacen que las montañas de Sierra Nevada mengüen casi un centímetro, pero cuando esa carga desaparece en verano, la corteza terrestre se flexiona, ejerciendo presión sobre las principales fallas de California, incluida la más grande, la de San Andrés.

Los investigadores pueden medir estos movimientos verticales empleando un sistema de posicionamiento global y regional para así calcular el estrés en la tierra debido a las cargas de agua. En los resultados, encontraron que, de media, las fallas de California experimentaron un mayor número de terremotos pequeños cuando los cambios estacionales se encuentran en su punto más álgido.

El estudiante Chris Johnson, uno de los encargados del estudio junto a su profesor, Roland Bürgmann, revelaron que la actividad sísmica en la cordillera de Sierra Nevada es hasta un 10% mayor durante la recta final de la primavera y comienzos del verano.

En cambio, la falla central de San Andrés ve un aumento en los terremotos pequeños (mayores que de magnitud 2) a finales del verano y principios del otoño, ya que la carga de agua disminuye en las montañas.

"No es que todos los terremotos ocurran en septiembre, no hay una temporada de terremotos", dijo Bürgmann, profesor de ciencia terrestre y planetaria de la Universidad de California Berkeley y autor principal de esta investigación, que aparece esta semana en la revista Science. "Todo depende de los detalles de la carga, la ubicación de la falla y su geometría", añadió.

Aunque el estudio reconoce que el impacto de estos cambios estacionales en las montañas que rodean al valle central de California es pequeño, la información recogida ayuda a los sismólogos a entender cómo se producen las rupturas en las fallas y qué tipo de presiones son decisivas para generar terremotos.

Investigaciones previas demostraron que las tensiones diarias causadas por el flujo y reflujo de las mareas oceánicas no parecen provocar terremotos pequeños o grandes en California. Sin embargo, los sismos extremadamente grandes pueden generar terremotos a miles de kilómetros de distancia, como el ocurrido en el océano Índico en 2012 (de magnitud 8.6), que desencadenó otros 16 mayores de magnitud 5.5 en el resto del mundo.

"La cantidad de estrés generada por la carga estacional de agua en California es similar a las tensiones inducidas por las ondas sísmicas de grandes terremotos ocurridos en la lejanía", afirmó Johnson.

Los investigadores analizaron 3,600 terremotos durante un periodo de nueve años (2006-2015) para sacar las conclusiones de este estudio.


Fuente original: www.univision.com




También te puede interesar:

Espectaculares imágenes de los incendios en California desde el espacio

Espectaculares imágenes de los incendios en California desde el espacio
Los incendios forestales que asolan el sur de California, que han obligado a evacuar a 200.000 personas, han sido captados de forma espectacular desde la Estación Espacial Internacional y un satélite de la NASA. El astronauta de la NASA Randy Bresnik ha difundido en Twitter fotografias tomadas desde 400 kilómetros de altitud, al paso del complejo orbital sobre el suroeste de Estados Unidos, que revelan la...

Seguir leyendo

México: Envenenaron a 20 animales domésticos en Veracruz

México: Envenenaron a 20 animales domésticos en Veracruz
Al menos 20 animales domésticos aparecieron muertos en distintas viviendas de una sola colonia del municipio de Huatusco, Veracruz. Los hechos ocurrieron en la colonia Antorchista, donde perros, gatos, pollos de corral y aves, murieron en los patios de viviendas y en la vía pública. Los habitantes de la colonia popular, denunciaron que sus mascotas y animales de corral presentaban huellas de haber sido...

Seguir leyendo

No te pierdas estos videos:

BioCultura 2018
214 visitas

Con esta campaña “queremos ilustrar el hecho de que el sector ‘bio’ se encuentra en un momento de gran expansión. Es un buen...

Greenpeace Brasil acaba de presentar el informe titulado “Madera manchada de sangre: violencia y robo de madera amazónica”, un informe que...

Envie su Comentario
SU NOMBRE:
SU E-MAIL:
SU COMENTARIO:
COPYRIGHT © Grupo ECOticias SL TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS