ECOticias.com
EUGENIO GRAS La agricultura regenerativa

Paralelamente a la expansión de la permacultura en la segunda mitad del siglo pasado, aparecieron y crecieron varios movimientos en diferentes partes del mundo que confluyeron en lo que hoy se conoce como agricultura regenerativa

Enviado por: ECOticias.com / Red / Agencias, 03/07/2013, 12:10 h | (314) veces leída

Eugenio Gras es uno de los históricos de la agricultura regenerativa. Algunos de ustedes no sabrán exactamente qué es eso. Eugenio Gras está estos días en España para capacitar a agricultores en sus revolucionarios métodos.

-¿Qué es la agricultura regenerativa y cuál es su objetivo?

-Paralelamente a la expansión de la permacultura en la segunda mitad del siglo pasado, aparecieron y crecieron varios movimientos en diferentes partes del mundo que confluyeron en lo que hoy se conoce como agricultura regenerativa, un nombre más para distinguirse de la agricultura sin apelativos que la humanidad practica desde hace miles de años, y que no tiene nada que ver con agro-tóxicos. David Holmgren ideó la permacultura inspirado en el modelo de agricultura a gran escala desarrollado por P. A. Yeomans, que ya hablaba de agricultura permanente, basada en el manejo inteligente del agua de lluvia y el diseño de paisajes altamente productivos, trabajados con maquinaria agrícola apropiada para  regenerar suelos, capaz de crear condiciones para la profundización de las raíces. Yeomans llamó a este concepto el Keyline o línea clave, una serie de técnicas y estrategias para crear entornos rurales altamente productivos y bellos. Al mismo tiempo, surgió otro movimiento iniciado y concebido por el científico sudafricano Alan Savory, creador de la ciencia del manejo holístico de recursos que hoy se aplica sobre todo en fincas ganaderas de los 5 continentes. En los años 60 del siglo pasado, un pequeño grupo de campesinos brasileiros, con la ayuda de los bioquímicos Delvino Magro y Sebastiao Pinheiro, empezaron a elaborar sus bio-insumos para producir alimentos sin venenos. El primer producto elaborado, de los miles que hoy se producen localmente y a bajo costo,  fue el biofertilizante, resultado de la fermentación de los excrementos de vaca mezclada con levaduras, melaza y cenizas, diseñado por Delvino para lograr la quelatación (solubilización) de los minerales de la ceniza. Hoy Mashumus integra todos estos conocimientos, los mejora con la experiencia de campesinos en todo el mundo y los entrega y comparte en sus cursos y diplomados allá donde haya un grupo de productores interesados en recibirlos. Actualmente, estas propuestas se aplican en infinidad de fincas que son económicamente rentables, ecológicamente respetuosas con el medio ambiente y socialmente justas. Además promueven el bienestar de los agricultores, elevando considerablemente su calidad de vida y autoestima, la de sus familias y comunidades, al tiempo que beneficia y embellece al paisaje y regenera la tierra, de aquí el término de agricultura regenerativa.

LOS ORÍGENES 
-¿Cómo llega Eugenio Gras hasta la agricultura regenerativa?

-Regenerativa es un calificativo más; describe un modelo de agricultura que busca producir alimentos sanos y regenerar el suelo. El problema con los calificativos es que le secuestran la palabra agricultor a quien verdaderamente cuida la tierra, un campesino que sabe cómo funciona el suelo, que se ha apropiado de la tecnología y es capaz de modificarla para producir alimentos sanos sin el uso de agroquímicos. Hace 25 años yo producía patatas de forma orgánica y después tuve un rancho con ganadero lechero, producía y vendía yogur y queso orgánicos. A mediados de los 90, cuando supe de la existencia de la permacultura, me fui a la fuente (Australia) a estudiarla con sus creadores. Viví un año en Melliodora, en la finca de David Holmgren, de quien aprendí la esencia de la permacultura. Fue él quién me mostró la base de esta ciencia, el keyline, que estudié y llevo muchos años aplicando en fincas de México. Hace casi 10 años conocí a Jairo Restrepo y a Sebastiao Pinheiro, incansables promotores y capacitadores de la agricultura campesina en Latinoamérica y más tarde a Nacho Simón. Juntos formamos COAS que después derivó en Mashumus. En 2009, conocí a Darren Doherty y me incorporé al grupo internacional RegenAG, que reúne a expertos y formadores como el mundialmente famoso Joel Salatin, calificado por la revista Times como el agricultor más exitoso de EE.UU. y creador del esquema de manejo de animales llamado  Polyface Farms, y a Kirk Gadzia, uno de los alumnos más avanzados de Alan Savory. En estos momentos, tengo la suerte de hacer de nexo entre Mashumus y RegenAg,  alianza que integra en sus consultores y capacitadores una extensísima gama de conocimientos agropecuarios. 

-¿Qué resultados se están obteniendo con este tipo de agricultura en México?
-Hoy miles de campesinos, agricultores, pequeños y grandes productores alrededor del mundo han entendido que para regenerar sus suelos y ser rentables tienen que estudiar y convertirse en científicos de sus propias tierras y adueñarse de la tecnología que utilizan. Esta nueva generación de agricultores, jóvenes y no tan jóvenes, estudian para evaluar la salud de sus tierras con el método de la cromatografía; saben identificar, extraer, reproducir e inocular sus suelos con microorganismos locales benéficos, promueven el desarrollo de humus con compostas y abonos verdes elaborados por ellos mismos, modifican maquinaria y la convierten en apropiada para regenerar sus terrenos de cultivo, pastorean inteligentemente su ganado para beneficiar sus praderas, manejan de manera óptima los recursos que ofrecen sus tierras y gestionan la topografía de sus fincas con la intención de cosechar agua y tierra. De esta forma capitalizan año a año la energía del sol, transformada por sus plantas y potenciada por sus animales y sus propias acciones.

HARINA DE ROCA
-Se ha hablado mucho de la importancia de la materia orgánica en el suelo pero desde la agricultura regenerativa también se promueve el uso de rocas molidas a partir de los trabajos de Julius Hensel. Es un tema que a un europeo le resulta bastante sorprendente. ¿En cualquier tipo de suelo es importante aportar harina de roca?

-La pregunta es un tanto curiosa, pues Julius Hensel era europeo. Para hacer agricultura, debemos entender qué es el suelo, ello lo explicamos con la ciencia de las 3 “M”. Mientras la gran mayoría de las facultades de agronomía consideran el suelo como “sustrato inerte soporte de plantas”, el suelo es un ecosistema complejo compuesto principalmente por materia orgánica, micro y macroorganismos y minerales, además de agua y gases. La triada de las 3 M es indisociable en un suelo, y cada uno de los componentes tiene un papel fundamental en la fertilidad de la tierra. Las harinas de roca, particularmente de las ricas rocas volcánicas, aportan los minerales que los micro-organismos se encargan de solubilizar para entregar a las plantas y nutrirlas. Hoy es fundamental bio-remineralizar los suelos para devolverles lo que les hemos ido extrayendo durante siglos  de agricultura y particularmente en las últimas décadas de agricultura industrial. Lo mejor es añadirlas a los biofertilizantes y compostas para que los micro-organismos que contienen la quelaticen antes de incorporarlas a plantas y suelos respectivamente. La industria nos vendió la idea de que las plantas se alimentan solo de N-P-K y tal vez algunos pocos “micronutrientes”. La realidad es que existen miles de minerales clasificados y que muchos de ellos juegan un papel fundamental en el metabolismo de las plantas y por supuesto en la nutrición humana. Está comprobado que una planta que crece en un suelo bio-remineralizado tiene un valor nutricional mucho mayor que una cultivada convencionalmente. Por ejemplo, los alemanes compran ajos de ciertas regiones de México porque descubrieron que contiene mucho selenio, que los convierte en alimentos “nutracéuticos” o super-alimentos. 

-¿Qué tiene que hacer un agricultor europeo para iniciarse en la agricultura regenerativa? 
-Existen miles de agricultores en Europa que están haciendo agricultura regenerativa, aún antes de saber que tal término existía. Cualquiera que entiende que la base de su riqueza es un suelo fértil y busca mejorarlo con compostas y biofermentos, ya está regenerando su tierra.

EN ESPAÑA
-¿Tienen alguna experiencia aquí? 

-Por supuesto, hace ya 3 años que traje a España el conocimiento de los biofertilizantes. Empezamos en el municipio de Ronda, en la finca de la Donaira, con viñedos y pastizales. Ese mismo año capacitamos a algunos productores de la Confederación de Agricultores y Ganaderos de España, quienes empezaron a utilizar los microorganismos, bocashis y biofertilizantes para beneficiar sus cultivos. Y el año pasado estuvimos en Vitoria y Catalunya, donde hicimos biofertilizantes y también algo de Keyline. 

-¿De dónde se obtiene la harina de rocas teniendo en cuenta que gran parte del territorio está protegida o en manos privadas y no se pueden extraer piedras sin más?
-La harina de rocas es un subproducto de las canteras que podemos encontrar por todas partes en España. Las mejores son las volcánicas como las de basalto, compuestas por una gran cantidad de minerales. Si no tenemos rocas volcánicas cerca no debemos preocuparnos, podemos mezclar harinas de varias rocas y tendremos una gran diversidad que nuestros suelos y plantas agradecerán. Con la crisis de 2008 se produjo un incremento creciente del precio del petróleo y paralelamente de los agroquímicos que dependen completamente del combustible fósil para su elaboración y transporte. Consecuentemente, la rentabilidad de la agricultura convencional y la calidad de vida de los agricultores de todo el mundo cayeron en picado, provocando el abandono de tierras y éxodo rural. Los agricultores europeos no están libres de este fenómeno implacable, que se difumina algo con las subvenciones públicas, que tienen los días contados. El agricultor europeo, tanto como el latinoamericano o el australiano, necesita estudiar para quitarse el velo de los ojos, entender el funcionamiento del suelo y adueñarse de la tecnología para liberarse del yugo que le impuso  la agro-industria desde la Revolución Verde. Esta es la tercera ocasión que venimos a España para capacitar a agricultores y vamos a regresar próximamente. Una vez que esta bola se mueve, ya no hay quien la pare y ya hay agricultores en muchos lugares de España que fabrican sus propios biofertilizantes, realizan cromatogramas de sus suelos y compostas y reproducen micro-organismos benéficos. 

-Ha venido a impartir un curso la semana que viene. ¿A quien va dirigido? ¿Donde tiene que informarse una persona interesada en participar?
-Este verano, he dado varias conferencias en las Baleares y tenemos previstos 2 cursos de 3 días sobre Biofertilidad y Cromatografía de Suelos y Compostas en julio. El primero tendrá lugar en Baza (Granada) del 5 al 7 de julio y el segundo en Valencia del 20 al 22 de julio. Los dos están anunciados en nuestra página de internet
www.mashumus.com y están dirigidos a agricultores, productores, técnicos y cualquier interesado en conocer los principios de la agricultura orgánica, la nutrición vegetal, la biofertilidad, y la cromatografía entre otros muchos temas. Los interesados pueden escribir a info@mashumus.com para recibir más información. Además, estamos preparando una nueva gira de conferencias, cursos y trabajo en España para dentro de unos meses.

Montse Escutia es secretaria de la Asociación Vida Sana

 

 

http://www.vidasana.org/ - ECOticias.com