Hoy llueve en el sur de Europa ¿y mañana qué pasará?

Hoy llueve en el sur de Europa ¿y mañana qué pasará?

Sed, sequía y fuego

En Bracciano fuera de Roma, las precipitaciones en la primera mitad del año estuvieron por debajo del 80% del promedio de la última década. El lago homónimo que surte de agua potable a Roma, estaba a sólo 10 cm por encima del nivel del colapso ecológico, a lo que se suma el hecho de que el agua no pueda ser usada sin una costosa purificación.

En todo el sur de Europa se están sufriendo procesos de desertificación imparables, sin que se gestione adecuadamente el uso de la tierra. La Región de Murcia es un buen ejemplo de ello: en una zona en la que históricamente falta agua, siguen proliferando los campos de golf.

 

La agricultura también ha sido muy afectada. En Castilla y León, la mayor región de cereales de España, esperan perder entre el 60 y el 70% de sus cultivos por falta de agua. La sequía también ha fomentado la magnificación de los incendios forestales.

Más de 10.000 personas fueron evacuadas de hogares y campings en julio debido a un incendio enorme en el sureste de Francia. La frecuencia de estos desastres fue grave este verano en Portugal, Córcega, a lo largo de la costa adriática y en la isla griega de Kythera.

Es una historia repetida con variaciones locales, que se da desde el extremo noroeste de la península Ibérica, hasta el sureste de Italia. Gracias al Cambio Climático, las lluvias son escasas y cuando caen lo hacen de forma puntual y desmesurada, causando destrozos y sin compensar su falta, el resto del año.

 

Y podría ser peor

Aun así, dice Jürgen Vogt del Observatorio Europeo de la Sequía, de la Comisión Europea, la emergencia actual no es más grave que otras, en los últimos años. Tampoco es sorprendente que los científicos hayan llegado a un acuerdo sobre si la intensidad y frecuencia de las sequías, está aumentando en Europa.

En el contexto del Calentamiento Global, eso podría parecer inevitable. Pero como la evaporación (del mar, lagos y ríos) y la evapotranspiración (de la tierra) llevan a un aumento de las precipitaciones, las temperaturas más altas no causan necesariamente más sequías.

 

Los problemas que desembocan en sequía y hasta en la desertificación surgen en el momento en el que las lluvias compensatorias se distribuyen de manera desigual, que es exactamente el fenómeno que está experimentando el sur de Europa.

La evidencia de un cambio en el clima que provoca inviernos cada año más húmedo en el norte de Europa, ha aumentado en los últimos 30 años y, dice el Sr. Vogt, en contrapartida, se experimentan “condiciones más secas en el Mediterráneo, especialmente en primavera y verano, las épocas críticas de la sequía”.

 

Gregor Gregoric, que coordina el Centro de Manejo de Sequías para el Sudeste de Europa, dice que, desde los años 80, esa región ha sufrido en promedio, una sequía significativa cada cinco años. Incluso Eslovenia, si país de origen ha sido golpeado por este fenómeno.

Las sequías mediterráneas se han visto hasta ahora como eventos dramáticos, aunque puntuales, pero los expertos alertan que esta teoría ya no es válida. El desafío actual no consiste en hacer frente a las emergencias, sino en buscar la mejor forma de gestionar el riesgo en un futuro indefinido, pero seguramente más cálido.

 

REDACCION/ECOTICIAS.COM

Comparte esta noticia!

Demostrada la correlación entre abandono del mundo rural y una mayor...

Demostrada la correlación entre abandono del mundo rural y una mayor incidencia de incendios forestales en Galicia

Festival de Cine Medioambiental de Canarias

Festival de Cine Medioambiental de Canarias