¿Conoces a SunFields?

¿Conoces a SunFields?

Sunfields es un proveedor de equipos fotovoltaicos desde el año 2007, ha cubierto el suministro de proyectos solares en casi todo los continentes, lo que le ha aportado una extensa experiencia en la evaluación de calidad de los productos que trabajan.

Seguir leyendo
publicidad kit media
  1. Portada
  2. >
  3. Naturaleza

Un lagarto, maestro en 'dejarse la piel' contra los depredadores

Los lagartos con escamas de pez del género Geckolepis tienen escamas grandes que se rasgan con facilidad, dejándolos libres de escaparse mientras que el depredador se queda con una boca llena de escamas.
Enviado por:



Fecha de publicació: 10/02/2017, 06:00 h | (58) veces leída

Muchos lagartos pueden perder sus colas cuando se les agarra, pero un grupo ha ido a extremos para escapar a la depredación: dejan su piel escamosa en la boca del depredador para poder huir.

Los lagartos con escamas de pez del género Geckolepis tienen escamas grandes que se rasgan con facilidad, dejándolos libres de escaparse mientras que el depredador se queda con una boca llena de escamas. Los científicos han descrito ahora una nueva especie (Geckolepis megalepis) que es el maestro de este arte, con las escamas más grandes de cualquier lagarto.

La piel de los lagartos con escamas está especialmente adaptada al desgarro. Las grandes escamas están unidas sólo por una región relativamente estrecha que se desgarra con facilidad, y debajo de ellas tienen una zona de división preformada dentro de la propia piel. Juntas, estas características las hacen especialmente buenas para escapar de los depredadores.

Aunque otros lagartos son capaces de perder su piel si se agarran con firmeza, Geckolepis son aparentemente capaces de hacerlo activamente, y al menor toque. Y mientras que otros pueden tardar mucho tiempo en regenerar sus escamas, en esta especie pueden volver a crecer, sin cicatrices, en cuestión de semanas.

Esta capacidad notable ha hecho de estos lagartos un serio desafío para los científicos que quieren estudiarlos. Los primeros interesados describieron cómo era necesario cogerlos con trozos de algodón, para evitar que perdieran casi toda su piel. Hoy en día, poco ha cambiado, y los investigadores tratan de atraparlos sin tocarlos si es posible, atrayéndolos en bolsas de plástico. Pero una vez capturados, los retos no han terminado; identificarlos y describirlos es aún más difícil.

"Un estudio hace unos años demostró que nuestra comprensión de la diversidad de estos lagartos era totalmente inadecuada", dice en un comunicado Mark D. Scherz, autor principal del nuevo estudio y estudiante de doctorado en la Universidad Ludwig Maximilian de Munich. "Nos mostró que había en realidad trece líneas genéticas muy distintos en este género, y no sólo las tres o cuatro especies que pensábamos que existían. Uno de los linajes divergentes que identificaron fue inmediatamente evidente como una nueva especie, pero para nombrarlo, tuvimos que encontrar características fiables adicionales que lo distinguen de las otras especies".

Una tarea difícil: una de las principales formas en que las especies de reptiles pueden distinguirse es por sus patrones de escama, pero estos lagartos pierden sus escamas con tal facilidad que los patrones se pierden a menudo cuando llegan a la edad adulta. "Tienes que pensar un poco más allá con Geckolepis, son una pesadilla para identificar, así que nos dirigimos a la micro-TC para buscar sus esqueletos y buscar allí características propias".

Micro-TC (micro-tomografía computarizada) es esencialmente una radiografía 3D de un objeto. Este método permite a los morfológicos como Scherz examinar los esqueletos de los animales sin tener que diseccionarlos, abriendo nuevos enfoques para estudiar rápidamente la morfología interna de los animales.

Al mirar los esqueletos de los lagartos, el equipo fue capaz de identificar algunas características del cráneo que distinguen a sus nuevas especies de todos los demás. Pero también encontraron algunas sorpresas; una especie identificada hace 150 años, Geckolepis maculata, era diferente del linaje genético que se había pensado que era.

La nueva especie, Geckolepis megalepis, que fue descrita por investigadores de los EE.UU., Alemania y Columbia en un documento publicado en la revista de acceso abierto PeerJ, es más notable debido a sus enormes escamas, que son con diferencia las más grandes entre los lagartos. Los investigadores plantean la hipótesis de que las escamas más grandes desgarran más fácilmente que las más pequeñas, debido a su mayor área de superficie en relación con el área de fijación, y mayor superficie de fricción.

"Lo que es realmente notable, sin embargo, es que estas escamas -que son realmente densas y pueden incluso ser óseas y deben ser bastante costosas de producir energéticamente- y la piel debajo de ellas se arrancan con tanta facilidad y pueden regenerarse rápidamente y sin cicatriz", dice Scherz. El mecanismo de regeneración, que no está bien entendido, podría tener aplicaciones en la medicina humana, donde la investigación sobre regeneración ya está siendo informada por estudios en salamandras y colas de lagartos.

ep





También te puede interesar:

Una tortuga rescatada en San Javier se recupera en el Oceanogràfic de Valencia

Una tortuga rescatada en San Javier se recupera en el Oceanogràfic de Valencia
Un ejemplar de tortuga Caretta caretta ha llegado al centro del Área de Recuperación y Conservación de Animales del Mar (ARCA del Mar) del Oceanogràfic de Valencia procedente del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre El Valle de Murcia. El quelonio fue rescatado el pasado julio en San Javier (Murcia), pero, debido a las complicaciones que presentaba, se ha trasladado a las instalaciones del acuario...

Seguir leyendo

La pesca pone ‘contra las cuerdas’ al pingüino de ojo amarillo

La pesca pone ‘contra las cuerdas’ al pingüino de ojo amarillo
En los últimos años, el número de pingüinos de ojo amarillo (Megadyptes antipodes) ha disminuido drásticamente, con solo 246 parejas reproductoras encontradas recientemente de la costa de la Isla Sur en Nueva Zelanda. Además, la población en Whenua Hou (Codfish Island) ha disminuido en casi el 50% en el último año. Estos pingüinos se enfrentan a una serie de amenazas, como el cambio climático, las enfermedades,...

Seguir leyendo

No te pierdas estos videos:

BioCultura 2018
237 visitas

Con esta campaña “queremos ilustrar el hecho de que el sector ‘bio’ se encuentra en un momento de gran expansión. Es un buen...

Greenpeace Brasil acaba de presentar el informe titulado “Madera manchada de sangre: violencia y robo de madera amazónica”, un informe que...

Envie su Comentario
SU NOMBRE:
SU E-MAIL:
SU COMENTARIO:
Especial residuos y reciclaje 2017/2018
COPYRIGHT © Grupo ECOticias SL TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS