¿Conoces a SunFields?

¿Conoces a SunFields?

Sunfields es un proveedor de equipos fotovoltaicos desde el año 2007, ha cubierto el suministro de proyectos solares en casi todo los continentes, lo que le ha aportado una extensa experiencia en la evaluación de calidad de los productos que trabajan.

Seguir leyendo
publicidad kit media
  1. Portada
  2. >
  3. Naturaleza

Historia de especies de arbustos en zonas áridas

“Además de fijar el nitrógeno atmosférico en el suelo y retener de manera eficiente la arena en las dunas, permiten el desarrollo de comunidades más complejas gracias a que aumentan la materia orgánica del suelo y actúan protegiendo las plántulas de otras especies bajo su copa”, contextualiza Joaquín Hortal, investigador del MNCN.
Enviado por:



Fecha de publicació: 11/04/2017, 14:19 h | (93) veces leída
Un grupo de investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), junto a otras instituciones, explican cómo las variaciones ambientales y los cambios geológicos de los últimos diez millones de años han determinado la distribución y división de las especies de plantas que forman el género Stauracanthus, también conocidos como tojos.
S. boivinii, S. genistoides y S. spectabilis son las tres especies que forman este género de arbustos espinosos que se distribuyen en zonas áridas próximas al mar en el suroeste de la península ibérica y el norte de África. Junto con el género Ulex, son las plantas que comúnmente se conocen como tojos y desempeñan un papel fundamental en sus áreas de distribución.
“Además de fijar el nitrógeno atmosférico en el suelo y retener de manera eficiente la arena en las dunas, permiten el desarrollo de comunidades más complejas gracias a que aumentan la materia orgánica del suelo y actúan protegiendo las plántulas de otras especies bajo su copa”, contextualiza Joaquín Hortal, investigador del MNCN.
Para este estudio, publicado en Annals of Botany, los científicos analizaron los requerimientos ambientales y la genética de las poblaciones de estas tres especies. “Hemos comprobado cómo se produjo el fenómeno de especiación, es decir, el desarrollo de las tres especies. A lo largo de miles de años diferentes individuos de una misma población se fueron adaptando a temperaturas y suelos diferentes, aislándose reproductivamente y dando lugar finalmente a las tres especies que conocemos hoy”, explica Sergio Chozas, investigador en la Universidad de Lisboa y del MNCN.
Estas plantas están adaptadas a veranos muy secos en áreas costeras donde la variación anual de la temperatura es menos acusada que en otras zonas mediterráneas. Responden de manera parecida a las variaciones de temperatura, pero viven en diferentes tipos de suelos.
S. boivinii prefiere zonas con arena de grano grueso mientras S. genistoides, que soporta veranos más secos, y S. spectabilis, adaptada a veranos más suaves, crecen sobre dunas de arena fina. Estas ligeras diferencias provocan que las tres especies crezcan en áreas contiguas, pero no juntas en la misma localidad, es decir muestran una distribución parapátrica.
El clima y la geología como creadores de especies
Las relaciones evolutivas indican que la diversificación de Stauracanthus fue resultado de las complejas fluctuaciones ambientales y geológicas que se produjeron en el Mediterráneo occidental entre el Mioceno y el Pleistoceno (hace entre 20 millones de años y 100.000 años). Según los datos obtenidos, los ancestros de estas especies expandieron su rango de distribución hasta que la formación del mar de Alborán, seguida de la Crisis de Salinidad del Mesiniense y la apertura del estrecho de Gibraltar al final del Mioceno (hace seis millones de años), fragmentaron sus poblaciones.
En función de cómo afecte el cambio climático a sus áreas de distribución, S. spectabilis, la especie adaptada a veranos más suaves y con menor área de distribución, estaría más amenazada que sus congéneres.
En esta investigación, financiada por la Fundación para la Ciencia y la Tecnología (FCT) de Portugal, han colaborado junto al MNCN las Universidades de Lisboa, Algarve, Castilla La Mancha y Extremadura.

Un grupo de investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC), junto a otras instituciones, explican cómo las variaciones ambientales y los cambios geológicos de los últimos diez millones de años han determinado la distribución y división de las especies de plantas que forman el género Stauracanthus, también conocidos como tojos.

S. boivinii, S. genistoides y S. spectabilis son las tres especies que forman este género de arbustos espinosos que se distribuyen en zonas áridas próximas al mar en el suroeste de la península ibérica y el norte de África. Junto con el género Ulex, son las plantas que comúnmente se conocen como tojos y desempeñan un papel fundamental en sus áreas de distribución.

“Además de fijar el nitrógeno atmosférico en el suelo y retener de manera eficiente la arena en las dunas, permiten el desarrollo de comunidades más complejas gracias a que aumentan la materia orgánica del suelo y actúan protegiendo las plántulas de otras especies bajo su copa”, contextualiza Joaquín Hortal, investigador del MNCN.

Para este estudio, publicado en Annals of Botany, los científicos analizaron los requerimientos ambientales y la genética de las poblaciones de estas tres especies. “Hemos comprobado cómo se produjo el fenómeno de especiación, es decir, el desarrollo de las tres especies. A lo largo de miles de años diferentes individuos de una misma población se fueron adaptando a temperaturas y suelos diferentes, aislándose reproductivamente y dando lugar finalmente a las tres especies que conocemos hoy”, explica Sergio Chozas, investigador en la Universidad de Lisboa y del MNCN.

Estas plantas están adaptadas a veranos muy secos en áreas costeras donde la variación anual de la temperatura es menos acusada que en otras zonas mediterráneas. Responden de manera parecida a las variaciones de temperatura, pero viven en diferentes tipos de suelos.

S. boivinii prefiere zonas con arena de grano grueso mientras S. genistoides, que soporta veranos más secos, y S. spectabilis, adaptada a veranos más suaves, crecen sobre dunas de arena fina. Estas ligeras diferencias provocan que las tres especies crezcan en áreas contiguas, pero no juntas en la misma localidad, es decir muestran una distribución parapátrica.

El clima y la geología como creadores de especies

Las relaciones evolutivas indican que la diversificación de Stauracanthus fue resultado de las complejas fluctuaciones ambientales y geológicas que se produjeron en el Mediterráneo occidental entre el Mioceno y el Pleistoceno (hace entre 20 millones de años y 100.000 años). Según los datos obtenidos, los ancestros de estas especies expandieron su rango de distribución hasta que la formación del mar de Alborán, seguida de la Crisis de Salinidad del Mesiniense y la apertura del estrecho de Gibraltar al final del Mioceno (hace seis millones de años), fragmentaron sus poblaciones.

En función de cómo afecte el cambio climático a sus áreas de distribución, S. spectabilis, la especie adaptada a veranos más suaves y con menor área de distribución, estaría más amenazada que sus congéneres.

En esta investigación, financiada por la Fundación para la Ciencia y la Tecnología (FCT) de Portugal, han colaborado junto al MNCN las Universidades de Lisboa, Algarve, Castilla La Mancha y Extremadura.





También te puede interesar:

Una delegación de Baleares viaja este lunes a Italia para conocer la gestión de la plaga de la Xylella

Una delegación de Baleares viaja este lunes a Italia para conocer la gestión de la plaga de la Xylella
La Conselleria de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca viajará este lunes a la región italiana de Apulia, lugar donde se detectó el primer caso de Xylella fastidiosa, para conocer la gestión que hacen las autoridades fitosanitarias regionales en esta área que comprende 110 kilómetros de zona infectada y cerca de 30 kilómetros de zonas de amortiguación y contención. La delegación de la Dirección General de...

Seguir leyendo

El ciervo rojo mediterráneo regresa al Oeste Ibérico

El ciervo rojo mediterráneo regresa al Oeste Ibérico
Fundación Naturaleza y Hombre a través del proyecto LIFE “Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico” dentro de las actividades de la Semana LIFE que está desarrollando estos días en la que conmemora el 25 aniversario del programa LIFE de la Comisión Europea, ha dado una especial bienvenida a un herbívoro, el ciervo rojo mediterráneo, que, en la mañana de hoy ha sido reintroducido en la...

Seguir leyendo

No te pierdas estos videos:

BioCultura 2018
220 visitas

Con esta campaña “queremos ilustrar el hecho de que el sector ‘bio’ se encuentra en un momento de gran expansión. Es un buen...

Greenpeace Brasil acaba de presentar el informe titulado “Madera manchada de sangre: violencia y robo de madera amazónica”, un informe que...

Envie su Comentario
SU NOMBRE:
SU E-MAIL:
SU COMENTARIO:
Especial residuos y reciclaje 2017/2018
COPYRIGHT © Grupo ECOticias SL TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS