La magia del circo sin animales salvajes (Mira el VIDEO)

La magia del circo sin animales salvajes (Mira el VIDEO)

Los tiempos cambian, la sociedad demanda espectáculos diferentes y los empresarios circenses empiezan a reorientar sus negocios. La preocupación por el bienestar animal es, cada vez más, una inquietud global.

Vigo y Kumba, los leones procedentes del primer circo español que ha donado sus animales a un Centro de Rescate, acaban de terminar el periodo de cuarentena. Durante 4 semanas el equipo veterinario ha examinado en profundidad su estado físico y mental comprobando que no reviste gravedad.

Hoy han salido por primera vez a las instalaciones exteriores. Pese a que tienen un amplio entorno naturalizado para ellos solos se han asustado al ver tanto árbol, matorral y espacio ahí fuera. Al haber pasado la mayor parte de su vida en carromatos pequeños y en continua itinerancia, toda esa extensión les ha descolocado un poco y durante su primera exploración se han mantenido cerca de la seguridad que les ofrecía la entrada a las instalaciones interiores.

A partir de ahora se favorecerá su estimulación física, social y sensorial a través del enriquecimiento ambiental. Para ello se utilizarán objetos y plataformas que recrean las conductas y comportamientos que tendrían en libertad. Se acabó lo de actuar como autómatas. Para conseguir la carne van a tener que rastrear, olfatear y saltar. Así, además de alimentarlos, se favorece su instinto y se mejora su musculatura.

Podrán jugar, agazaparse entre los arbustos o retozar a la sombra. Tendrán la posibilidad de correr, beber agua o refrescarse junto a las pozas. Si quieren dormir podrán hacerlo bajo un árbol, si desean tomar el sol podrán subir a las lomas y además disfrutarán de múltiples rastros naturales que seguir.

Vigo y Kumba, los leones procedentes del primer circo español que ha donado sus animales a un Centro de Rescate, acaban de terminar el periodo de cuarentena. Durante 4 semanas el equipo veterinario ha examinado en profundidad su estado físico y mental comprobando que no reviste gravedad.

Que un animal haya nacido en cautividad, sus dueños lo quieran o tenga los papeles en regla no justifica que sea sometido a la doma, viva enjaulado en espacios muy pequeños y esté en continua itinerancia. Aunque nos entristezca, los animales de circo no pueden volver a la naturaleza porque morirían. Al haber sido separados de sus madres en su más tierna infancia no han aprendido las normas de conducta de su especie y no sabrían como comportarse. AAP Primadomus no es su hábitat natural, pero al menos aquí tienen espacio y estímulos. Aunque no es la libertad total, se le parece.

Comparte esta noticia!

La eficiencia de la raiz impulsó la propagación global de las plantas

La eficiencia de la raiz impulsó la propagación global de las plantas

Las aves saben ARAMEO

Las aves saben ARAMEO