¿Conoces a SunFields?

¿Conoces a SunFields?

Sunfields es un proveedor de equipos fotovoltaicos desde el año 2007, ha cubierto el suministro de proyectos solares en casi todo los continentes, lo que le ha aportado una extensa experiencia en la evaluación de calidad de los productos que trabajan.

Seguir leyendo
publicidad kit media
  1. Portada
  2. >
  3. Naturaleza

Conservantes de los alimentos pueden alterar las hormonas y favorecer la aparición de obesidad

En concreto, los investigadores han analizado el butilhidroxitolueno (BHT), un antioxidante que suele estar presente en los cereales para evitar que se pongan rancios; el ácido perfluorooctanoico (PFOA), un polímero que se encuentra en algunos utensilios de cocina, alfombras y otros productos; y el tributilestaño (TBT), un compuesto de las pinturas que pueden penetrar en el agua y acumularse en los mariscos.
Enviado por:



Fecha de publicació: 11/08/2017, 11:11 h | (67) veces leída
Conservantes de los alimentos pueden alterar las hormonas y favorecer la aparición de obesidad, según ha puesto de manifiesto un estudio realizado por científicos del Centro Médico Cedars-Sinai de Estados Unidos y que ha sido publicado en la revista 'Nature Communications'.
En concreto, los investigadores han analizado el butilhidroxitolueno (BHT), un antioxidante que suele estar presente en los cereales para evitar que se pongan rancios; el ácido perfluorooctanoico (PFOA), un polímero que se encuentra en algunos utensilios de cocina, alfombras y otros productos; y el tributilestaño (TBT), un compuesto de las pinturas que pueden penetrar en el agua y acumularse en los mariscos.
Los expertos usaron tejidos productores de hormonas obtenidos a partir de células madre humanas con el fin de demostrar cómo la exposición crónica a estos productos químicos puede interferir en las señales que se envían desde el sistema digestivo al cerebro y que permiten a las personas saber cuándo están "llenas" durante las comidas. Y es que, cuando este sistema de señalización se descompone, la gente a menudo puede continuar comiendo, haciendo que aumenten de peso.
En concreto, obtuvieron muestras de sangre de adultos y, posteriormente, mediante la introducción de genes de reprogramación, convirtieron las células en células madre pluripotentes inducidas. A continuación, con estas células madre hicieron crecer el tejido del epitelio humano, que recubre el intestino, y los tejidos neuronales de la región del hipotálamo del cerebro, que regula el apetito y el metabolismo.
Una vez realizado esto, expusieron los tejidos a estos conservantes, primero por separado y posteriormente en combinación, observando así lo que ocurría dentro de las células. De esta forma, encontraron que los productos químicos interrumpieron las redes que hacen que las hormonas de señalización mantengan su estructura y se transporten fuera de las células, haciéndolas así ineficaces.
Además, los investigadores también descubrieron que estos químicos dañaron las mitocondrias, es decir, las estructuras celulares que convierten el alimento y el oxígeno en energía. "Hemos descubierto que cada uno de estos productos químicos daña las hormonas que se comunican entre el intestino y el cerebro. Además, cuando probamos los tres juntos, el estrés combinado fue mucho más robusto", ha zanjado el investigador Dhruv Sareen.

Conservantes de los alimentos pueden alterar las hormonas y favorecer la aparición de obesidad, según ha puesto de manifiesto un estudio realizado por científicos del Centro Médico Cedars-Sinai de Estados Unidos y que ha sido publicado en la revista 'Nature Communications'.

En concreto, los investigadores han analizado el butilhidroxitolueno (BHT), un antioxidante que suele estar presente en los cereales para evitar que se pongan rancios; el ácido perfluorooctanoico (PFOA), un polímero que se encuentra en algunos utensilios de cocina, alfombras y otros productos; y el tributilestaño (TBT), un compuesto de las pinturas que pueden penetrar en el agua y acumularse en los mariscos.

Los expertos usaron tejidos productores de hormonas obtenidos a partir de células madre humanas con el fin de demostrar cómo la exposición crónica a estos productos químicos puede interferir en las señales que se envían desde el sistema digestivo al cerebro y que permiten a las personas saber cuándo están "llenas" durante las comidas. Y es que, cuando este sistema de señalización se descompone, la gente a menudo puede continuar comiendo, haciendo que aumenten de peso.

En concreto, obtuvieron muestras de sangre de adultos y, posteriormente, mediante la introducción de genes de reprogramación, convirtieron las células en células madre pluripotentes inducidas. A continuación, con estas células madre hicieron crecer el tejido del epitelio humano, que recubre el intestino, y los tejidos neuronales de la región del hipotálamo del cerebro, que regula el apetito y el metabolismo.

Una vez realizado esto, expusieron los tejidos a estos conservantes, primero por separado y posteriormente en combinación, observando así lo que ocurría dentro de las células. De esta forma, encontraron que los productos químicos interrumpieron las redes que hacen que las hormonas de señalización mantengan su estructura y se transporten fuera de las células, haciéndolas así ineficaces.

Además, los investigadores también descubrieron que estos químicos dañaron las mitocondrias, es decir, las estructuras celulares que convierten el alimento y el oxígeno en energía. "Hemos descubierto que cada uno de estos productos químicos daña las hormonas que se comunican entre el intestino y el cerebro. Además, cuando probamos los tres juntos, el estrés combinado fue mucho más robusto", ha zanjado el investigador Dhruv Sareen.


Fuente original: www.infosalus.com




También te puede interesar:

Afectados por la velutina tildan de medidas de la Xunta Galicia de ‘tibias’ y reclaman mayor ‘contundencia’

Afectados por la velutina tildan de medidas de la Xunta Galicia de ‘tibias’ y reclaman mayor ‘contundencia’
La Plataforma 'Stop Vespa velutina' tilda de "parches" las medidas adoptadas hasta la fecha para afrontar el problema de la avispa asiática y reclama un trampeo primaveral "masivo", una posibilidad que la Consellería de Medio Ruraldescarta por no estar recogida en la Estrategia Nacional del Ministerio de Medio Ambiente. Mientras, los investigadores estudian el posible uso de "parásitos autóctonos". En 2012, se...

Seguir leyendo

El ciervo rojo mediterráneo regresa al Oeste Ibérico

El ciervo rojo mediterráneo regresa al Oeste Ibérico
Fundación Naturaleza y Hombre a través del proyecto LIFE “Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico” dentro de las actividades de la Semana LIFE que está desarrollando estos días en la que conmemora el 25 aniversario del programa LIFE de la Comisión Europea, ha dado una especial bienvenida a un herbívoro, el ciervo rojo mediterráneo, que, en la mañana de hoy ha sido reintroducido en la...

Seguir leyendo

No te pierdas estos videos:

BioCultura 2018
208 visitas

Con esta campaña “queremos ilustrar el hecho de que el sector ‘bio’ se encuentra en un momento de gran expansión. Es un buen...

Greenpeace Brasil acaba de presentar el informe titulado “Madera manchada de sangre: violencia y robo de madera amazónica”, un informe que...

Envie su Comentario
SU NOMBRE:
SU E-MAIL:
SU COMENTARIO:
Especial residuos y reciclaje 2017/2018
COPYRIGHT © Grupo ECOticias SL TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS