¿Volverá a haber tigres en Kazajistán? Kazajistán ha anunciado un plan para la reintroducción del tigre salvaje en el país. Se extinguió en los años 40.

¿Volverá a haber tigres en Kazajistán? Kazajistán ha anunciado un plan para la reintroducción del tigre salvaje en el país. Se extinguió en los años 40.

Son muy buenas noticias para impulsar el llamado "Tx2" (tiger for two). Un programa impulsado por WWF que persigue duplicar el número de tigres salvajes en 2022. El número de tigres a nivel global ha pasado de 3.200 individuos en 2010 a 3.890 en la actualidad, una tendencia positiva a la que ahora se suma Kazajistán para mejorar aún más esta cifra.

En el mapa de presencia de la especie, vemos como el tigre se concentra en unos pocos países. Este plan, de tener éxito, supondría la vuelta del amenazado felino a Asia Central.

Esta semana, la República de Kazajstán, durante la EXPO de Kazajistán 2017, ha anunciado un plan para la reintroducción del tigre salvaje en el país. Si el programa tiene éxito, será el primer país del mundo en recuperar una especie totalmente extinguida en una región. Hasta ahora, sólo se ha logrado la reubicación de tigres dentro de las fronteras nacionales y en áreas ya habitadas por la especie.

Todos son ventajas. Recuperar al tigre supone la obligada conservación y recuperación de hábitats y de otras especies, también desaparecidas de la zona Este programa de reintroducción del tigre, supondrá la necesaria restauración de un inmenso bosque ribereño.

Todos son ventajas. Recuperar al tigre supone la obligada conservación y recuperación de hábitats y de otras especies, también desaparecidas de la zona Este programa de reintroducción del tigre, supondrá la necesaria restauración de un inmenso bosque ribereño.

En tan sólo unos meses, el 1 de enero de 2018, el Gobierno de Kazajstán establecerá una nueva reserva natural en el suroeste de Ili-Balkhash, con el fin de restaurar este hábitat adyacente al Lago Balkhash.

Además, esta restauración, incluirá la protección de la fauna silvestre existente y la reintroducción de nuevas especies, que sirvan de alimento al tigre. El kulan (burro salvaje) y el ciervo bactriano, ya extinguidos en Kazajstán debido a la caza furtiva y la pérdida de hábitat, serán algunas de las “presas” reintroducidas para habitar de nuevo esta área.

Por último, este plan ayudará a proteger el Lago Balkhash -uno de los lagos más grandes de Asia y una importante fuente de agua en la cuenca del río Ili. Esto es todo un logro porque va a suponer evitar que repita el destino del Mar de Aral, anteriormente el cuarto lago más grande del mundo y ahora el 10% su tamaño original.

Aplaudimos esta iniciativa y nos sentiemos parte del logro. WWF Rusia lleva años de estrecha colaboración con Kazajstán y expertos rusos en conservación que han culminado en esta gran noticia. Juntos, identificamos Ili-Balkhash como el mejor territorio para la restauración de tigres salvajes.

De momento, esto es un paso de gigante, pero la verdadera alegria llegará cuándo el tigre se asiente en la zona prevista para ello. El equipo de WWF sabe todo el trabajo que hará falta para que esto sea una realidad y no sólo un plan o declaración de intenciones.

“Nuestra continua cooperación será clave en la exitosa creación de una nueva reserva, la restauración de especies nativas y en pocos años, logrando una reubicación transfronteriza sin precedentes de tigres salvajes en Asia Central ". Igor Chestin, Director de WWF -Rusia.

"Tenemos que aumentar nuestros esfuerzos para preparar la región para los tigres e involucrar a todas las partes para que esto suceda. Eso significa combatir la caza furtiva y las actividades ilegales, tener guardabosques bien entrenados y equipados, poblaciones de presas abundantes y comunidades locales comprometidas ". Ekaterina Vorobyeva, directora del programa WWF-Rusia para Asia Central.

Comparte esta noticia!

¿Qué se esconde bajo el iceberg gigante A68?

¿Qué se esconde bajo el iceberg gigante A68?

La acidificación del Atlántico norte tendrá consecuencias nefastas...

La acidificación del Atlántico norte tendrá consecuencias nefastas para los ecosistemas profundos