Colaboración máxima entre Andalucía y Extremadura contra el uso de cebos envenenados

Colaboración máxima entre Andalucía y Extremadura contra el uso de cebos envenenados

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio andaluza ha colaborado con la Junta de Extremadura en la celebración de un curso de formación sobre técnica forense y policial aplicada a la investigación de delitos contra la fauna silvestre, en el que han participado agentes de la autoridad de diferentes organismos y administraciones ambientales.

En concreto, los representantes de la Administración andaluza han trasladado su experiencia en la lucha contra el uso de cebos envenenados, que ha logrado reducir en un 50 por ciento esta práctica ilegal en la región.

Según recuerda el departamento que dirige José Fiscal en un comunicado, la Estrategia andaluza contra el Veneno es un programa que viene desarrollándose desde el 2004 con el objetivo de minimizar el impacto potencial del empleo de cebos envenenados y el daño que ocasiona en el medio natural y en la salud pública.

Durante la jornada, organizada por Acción por el Mundo Salvaje (Amus), se han abordado aspectos como el análisis forense y la toma de muestras, furtivismo y métodos prohibidos, perfiles psicológicos de los delincuentes o entomología forense.

Las clases han sido impartidas por técnicos de la Estrategia Andaluza contra el Veneno, agentes de Medio Ambiente de la Junta y por miembros del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil.

En concreto, los representantes de la Administración andaluza han trasladado su experiencia en la lucha contra el uso de cebos envenenados, que ha logrado reducir en un 50 por ciento esta práctica ilegal en la región.

MALAS PRÁCTICAS CINEGÉTICAS Y GANADERAS

Esta iniciativa se enmarca dentro del proyecto 'Estrategia de conservación y custodia del buitre negro en territorios públicos del sur de Extremadura' que Amus desarrolla durante 2017 y 2018, con el apoyo de los ayuntamientos de Oliva de la Frontera y Valencia del Mombuey.

Según la Junta, la utilización de cebos envenenados en el medio natural está "vinculada principalmente a una mala práctica cinegética y ganadera", convirtiéndose en "el principal problema de conservación" de las aves necrófagas, además de afectar a otras especies emblemáticas en peligro como el lince ibérico y el águila imperial.

Comparte esta noticia!

Las plantas reciben un nuevo árbol genealógico

Las plantas reciben un nuevo árbol genealógico

Un estudio del CSIC en Almería cuestiona la inclusión del arruí en el...

Un estudio del CSIC en Almería cuestiona la inclusión del arruí en el catálogo español de exóticas invasoras