¿Conoces a SunFields?

¿Conoces a SunFields?

Sunfields es un proveedor de equipos fotovoltaicos desde el año 2007, ha cubierto el suministro de proyectos solares en casi todo los continentes, lo que le ha aportado una extensa experiencia en la evaluación de calidad de los productos que trabajan.

Seguir leyendo
publicidad kit media
  1. Portada
  2. >
  3. Reciclaje de Residuos

Basura y más basura en las profundidades del Ártico

El aviso proviene de un estudio realizado por investigadores del Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina (AWI).
Enviado por:

TEMA PRINCIPAL: artico

Fecha de publicació: 13/02/2017, 13:55 h | (121) veces leída
El Ártico tiene un grave problema de basura: en sólo diez años, la concentración de basura marina en una estación de aguas profundas en el Océano Ártico se ha multiplicado por 20.
El aviso proviene de un estudio realizado por investigadores del Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina (AWI).
Bolsas de plástico, fragmentos de vidrio y redes de pesca: a pesar de su ubicación, lejos de las zonas urbanas, la cantidad de basura en las profundidades del Océano Ártico sigue aumentando, lo que constituye una grave amenaza para su frágil ecosistema.
Desde 2002, investigadores de AWI han documentado la cantidad de basura en dos estaciones de la "Hausgarten" de AWI, una red de observatorios de aguas profundas, que comprende 21 estaciones en el Estrecho de Fram, entre Groenlandia y Svalbard. Los resultados del estudio a largo plazo han sido publicados en la revista científica Deep-Sea Research I. "Nuestra serie de tiempo confirma que los niveles de basura en el mar profundo del Ártico han aumentado rápidamente en los últimos años", dice en un comunicado el primer autor y AWI Biólogo Mina Tekman.
Los científicos involucrados en el estudio observaron el fondo del océano a una profundidad de 2.500 metros usando el sistema de observación OFOS (Ocean Floor Observation System), un sistema de cámara remolcada.
Desde el inicio de sus mediciones, han detectado 89 piezas de basura en un total de 7.085 fotografías. Para permitir la comparación con otros estudios, los investigadores han extrapolado la densidad de la basura a un área más grande.
El resultado: un promedio de 3.485 piezas de basura por kilómetro cuadrado en el período de monitoreo (2002 a 2014). Además, ha habido un aumento claramente reconocible en los últimos años: cuando el equipo calculó un nivel de contaminación de 4.959 pedazos de basura por kilómetro cuadrado para 2011 en un estudio anterior, esperaban que fuera un valor estadístico atípico. Pero los niveles han seguido subiendo desde entonces, alcanzando un nuevo pico de 6.333 pedazos de basura por kilómetro cuadrado en 2014.
La situación es particularmente dramática en la estación norte de la red, llamada N3. "Aquí la cantidad de basura aumentó más de 20 veces entre 2004 y 2014", dice Tekman. Si consideramos los hallazgos para el área de investigación del norte en la zona de hielo marginal, los datos de 2004 indicaron 346 pedazos de basura por kilómetro cuadrado. Diez años más tarde, el número había aumentado a 8.082. El nivel de contaminación es similar a una de las densidades de lecho más altas jamás reportadas desde el fondo marino, en el Cañón del Cabo de Creus, frente a la costa oriental de la Península Ibérica.
Entre la basura que fotografiaron, los investigadores observaron el plástico y el vidrio con mayor frecuencia. Como regla general, el vidrio no deriva; se hunde directamente hacia el fondo del océano. Esto indica fuentes locales y está de acuerdo con el aumento del tráfico de buques en la región debido al retroceso del hielo. Sin embargo, es extremadamente difícil sacar conclusiones firmes sobre el origen de la basura plástica, ya que a menudo cubre una considerable distancia antes de llegar al fondo marino.
En la mayoría de los casos, los científicos no pueden determinar el origen basándose únicamente en fotografías. Si bien está claro que la corriente del Golfo transporta basura de plástico al Ártico con las masas de agua del Atlántico, los autores también tienen una nueva teoría sobre por qué la basura se está acumulando en el Estrecho de Fram: sus resultados indican una relación positiva entre la densidad de la basura y la expansión en verano del hielo marino.
"Si tenemos razón, el hielo marino podría arrastrar la basura flotante durante la formación de hielo. En períodos más cálidos, el hielo se rompe y se transporta hacia el sur en el estrecho de Fram con la Deriva Transpolar, liberando arena arrastrada en el área a estudio cuando se derrite", dice la bióloga de aguas profundas Melanie Bergmann, co-autora del estudio. "Hasta la fecha hemos asumido exactamente lo contrario, ya que vimos el hielo como una barrera para la contaminación de la basura".
Los investigadores todavía se enfrentan con el rompecabezas de cuándo y cómo la basura plástica cambia en su manera al mar profundo. Con el tiempo han observado más y más pequeños fragmentos de plástico, que son probablemente el resultado de grandes piezas de fragmentación de la basura y podrían apuntar a un nivel creciente de microplástico. Esto es sorprendente, ya que en el mar profundo no hay luz UV para romper el plástico, y las bajas temperaturas no son propicias a la desintegración.
En el verano de 2016 el equipo redescubrió un pedazo de plástico, que habían visto por primera vez dos años antes. Bergmann dijo: "Enfrentarse a esta misma pieza de plástico dos veces sin casi ningún cambio es un recordatorio vívido de que las profundidades del Ártico corren el riesgo de convertirse en un depósito de basura plástica. La acumulación bien escondida de basura en el fondo del océano profundo También podría explicar por qué todavía no sabemos dónde termina el 99% de la basura de plástico marino".

El Ártico tiene un grave problema de basura: en sólo diez años, la concentración de basura marina en una estación de aguas profundas en el Océano Ártico se ha multiplicado por 20.

El aviso proviene de un estudio realizado por investigadores del Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina (AWI).

Bolsas de plástico, fragmentos de vidrio y redes de pesca: a pesar de su ubicación, lejos de las zonas urbanas, la cantidad de basura en las profundidades del Océano Ártico sigue aumentando, lo que constituye una grave amenaza para su frágil ecosistema.

Desde 2002, investigadores de AWI han documentado la cantidad de basura en dos estaciones de la "Hausgarten" de AWI, una red de observatorios de aguas profundas, que comprende 21 estaciones en el Estrecho de Fram, entre Groenlandia y Svalbard. Los resultados del estudio a largo plazo han sido publicados en la revista científica Deep-Sea Research I. "Nuestra serie de tiempo confirma que los niveles de basura en el mar profundo del Ártico han aumentado rápidamente en los últimos años", dice en un comunicado el primer autor y AWI Biólogo Mina Tekman.

Los científicos involucrados en el estudio observaron el fondo del océano a una profundidad de 2.500 metros usando el sistema de observación OFOS (Ocean Floor Observation System), un sistema de cámara remolcada.

Desde el inicio de sus mediciones, han detectado 89 piezas de basura en un total de 7.085 fotografías. Para permitir la comparación con otros estudios, los investigadores han extrapolado la densidad de la basura a un área más grande.

El resultado: un promedio de 3.485 piezas de basura por kilómetro cuadrado en el período de monitoreo (2002 a 2014). Además, ha habido un aumento claramente reconocible en los últimos años: cuando el equipo calculó un nivel de contaminación de 4.959 pedazos de basura por kilómetro cuadrado para 2011 en un estudio anterior, esperaban que fuera un valor estadístico atípico. Pero los niveles han seguido subiendo desde entonces, alcanzando un nuevo pico de 6.333 pedazos de basura por kilómetro cuadrado en 2014.

La situación es particularmente dramática en la estación norte de la red, llamada N3. "Aquí la cantidad de basura aumentó más de 20 veces entre 2004 y 2014", dice Tekman. Si consideramos los hallazgos para el área de investigación del norte en la zona de hielo marginal, los datos de 2004 indicaron 346 pedazos de basura por kilómetro cuadrado. Diez años más tarde, el número había aumentado a 8.082. El nivel de contaminación es similar a una de las densidades de lecho más altas jamás reportadas desde el fondo marino, en el Cañón del Cabo de Creus, frente a la costa oriental de la Península Ibérica.

Entre la basura que fotografiaron, los investigadores observaron el plástico y el vidrio con mayor frecuencia. Como regla general, el vidrio no deriva; se hunde directamente hacia el fondo del océano. Esto indica fuentes locales y está de acuerdo con el aumento del tráfico de buques en la región debido al retroceso del hielo. Sin embargo, es extremadamente difícil sacar conclusiones firmes sobre el origen de la basura plástica, ya que a menudo cubre una considerable distancia antes de llegar al fondo marino.

En la mayoría de los casos, los científicos no pueden determinar el origen basándose únicamente en fotografías. Si bien está claro que la corriente del Golfo transporta basura de plástico al Ártico con las masas de agua del Atlántico, los autores también tienen una nueva teoría sobre por qué la basura se está acumulando en el Estrecho de Fram: sus resultados indican una relación positiva entre la densidad de la basura y la expansión en verano del hielo marino.

"Si tenemos razón, el hielo marino podría arrastrar la basura flotante durante la formación de hielo. En períodos más cálidos, el hielo se rompe y se transporta hacia el sur en el estrecho de Fram con la Deriva Transpolar, liberando arena arrastrada en el área a estudio cuando se derrite", dice la bióloga de aguas profundas Melanie Bergmann, co-autora del estudio. "Hasta la fecha hemos asumido exactamente lo contrario, ya que vimos el hielo como una barrera para la contaminación de la basura".

Los investigadores todavía se enfrentan con el rompecabezas de cuándo y cómo la basura plástica cambia en su manera al mar profundo. Con el tiempo han observado más y más pequeños fragmentos de plástico, que son probablemente el resultado de grandes piezas de fragmentación de la basura y podrían apuntar a un nivel creciente de microplástico. Esto es sorprendente, ya que en el mar profundo no hay luz UV para romper el plástico, y las bajas temperaturas no son propicias a la desintegración.

En el verano de 2016 el equipo redescubrió un pedazo de plástico, que habían visto por primera vez dos años antes. Bergmann dijo: "Enfrentarse a esta misma pieza de plástico dos veces sin casi ningún cambio es un recordatorio vívido de que las profundidades del Ártico corren el riesgo de convertirse en un depósito de basura plástica. La acumulación bien escondida de basura en el fondo del océano profundo También podría explicar por qué todavía no sabemos dónde termina el 99% de la basura de plástico marino".

ep





También te puede interesar:

“1 m2 por el campo, los bosques y los montes", una oportunidad para hacer ciencia

“1 m2 por el campo, los bosques y los montes
En el marco del Proyecto Libera, impulsado por SEO/BirdLife en colaboración con Ecoembes, entre los días 11 y 17 de este mes, se desarrollará la campaña “1 m2 por el campo, los bosques y el monte”, pudiendo participar en la misma todas aquellas entidades que quieran prestar su apoyo haciendo ciencia ciudadana para poner fin a la problemática representada por la proliferación de basura. En este...

Seguir leyendo

Cerca de 70 entidades en 35 provincias participan en la campaña para conocer la basura abandonada en el medio ambiente

Cerca de 70 entidades en 35 provincias participan en la campaña para conocer la basura abandonada en el medio ambiente
Cerca de 70 entidades participarán en 35 provincias en la primera campaña nacional para caracterizar y conocer la basura abandonada en los entornos naturales, con motivo del Día de las Montañas y en el marco del proyecto Libera que organizan SEO/BirdLife y Ecoembes. Así, desde este lunes Día de las Montañas hasta el próximo 17 de diciembre la campaña '1m2 por el campo, los bosques y el monte' realizará batidas...

Seguir leyendo

No te pierdas estos videos:

BioCultura 2018
230 visitas

Con esta campaña “queremos ilustrar el hecho de que el sector ‘bio’ se encuentra en un momento de gran expansión. Es un buen...

Greenpeace Brasil acaba de presentar el informe titulado “Madera manchada de sangre: violencia y robo de madera amazónica”, un informe que...

Envie su Comentario
SU NOMBRE:
SU E-MAIL:
SU COMENTARIO:
Especial residuos y reciclaje 2017/2018
COPYRIGHT © Grupo ECOticias SL TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS