La pesca ilegal se instala en España

La pesca ilegal se instala en España

Pesca ilegal, no declarada y no reglamentada llega a la Unión Europea a través de los estados miembro menos combativos contra este delito o que tienen los controles de frontera menos estrictos, según un informe realizado por las ONG EJF, Oceana, Pew y WWF.

Según este informe, aunque el reglamento contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada obliga a inspeccionar un porcentaje de contenedores, cada país establece sus propios procedimientos de control y rechaza más o menos consignaciones.

De acuerdo con el documento, al que ha tenido acceso Europa Press, España se sitúa como uno de los países comunitarios que más en serio se toma el reglamento ya que revisa no solo los contenedores que llegan, sino que antes de autorizar su importación exige que desde el origen le envíen el certificado de capturas.

Esto no exime a los consumidores españoles de consumir pescado de origen dudoso, ya que según denuncia el estudio, este puede llegar a los mercados a través de otros países.

Según este informe, aunque el reglamento contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada obliga a inspeccionar un porcentaje de contenedores, cada país establece sus propios procedimientos de control y rechaza más o menos consignaciones.

El informe explica que hace diez años se estimaba que cada año llegaban a los mercados europeos unas 500.000 toneladas de pescado ilegal, no declarado o no reglamentado, una actividad ilícita que suponía en torno a 1.100 millones de euros que además de perjudicar a las comunidades locales y a sus negocios, también estaba derivando en un declive de los recursos pesqueros marinos.

Precisamente, la Unión Europea es el mayor mercado pesquero y de productos de acuicultura del mundo ya que cada uno de sus ciudadanos consume una media de 25,5 kilos de pescado al año. Por ello, la UE aprobó esta regulación en contra de este tipo de pesca, ilegal, no reglamentada o no declarada en 2008 y según las ONG que han realizado el estudio, este fue un "paso crucial" para asegurar que todo el pescado que llega a los platos es legalmente capturada y comercializada.

El trabajo destaca, por ejemplo, que en noviembre de 2012 la Comisión Europea dio un primer aviso (tarjeta amarilla) a Panamá por no luchar contra este tipo de pesca. Esto provocó un descenso en picado de importaciones de pez espada congelado procedente del país centroamericano en España, sin embargo, crecieron exponencialmente las entradas a España a través de Portugal.

En la misma línea, en noviembre de 2013 Ghana recibió tarjeta amarilla y entre ese año y 2014 aumentaron en Italia las entradas de atún claro y, al mismo tiempo también crecieron los flujos comerciales de atún claro entre Italia y otros países de la Unión Europea. En cambio, las importaciones a España prácticamente se redujeron a cero, seis meses antes de que la Comisión sacara la tarjeta amarilla.

Del mismo modo, también en noviembre de 2013, la UE sacó tarjeta amarilla a Corea del Sur y hasta 2016, el surimi de ese país asiático dejó de entrar a la UE vía España. En la misma línea, el informe expone que en abril de 2015 Tailandia recibió tarjeta amarilla y en los doce meses siguientes, los Países Bajos aumentaron un 25 por ciento las importaciones de atún procesado tailandés, mientras descendían las entradas a través de otros países.

Mientras, en España cayeron un 20 por ciento las importaciones de atún procesado desde Tailandia al tiempo que aumentaron las llegadas de este producto procedentes de Países Bajos.

Comparte esta noticia!

¿Dígame Sra. Ministra por qué no quiere bajar la toxicidad de los...

¿Dígame Sra. Ministra por qué no quiere bajar la toxicidad de los fertilizantes?

ECOticias.com: 'El Periódico Verde'

ECOticias.com: 'El Periódico Verde'