Las naranjas pierden la vitamina C con solo tocarlas

Las naranjas pierden la vitamina C con solo tocarlas

La naranja es un alimento con un valor nutricional muy alto que aporta, en grandes cantidades, vitamina C y fibra, esto y que sea de las pocas frutas que madura en pleno invierno, la convierten en un alimento imprescindible para contrarrestar los resfriados de esta época.

Todo y que una alta ingesta de la vitamina C que aporta la naranja no es garantía de prevenir enfermedades sí que está comprobado que ayuda a evitarlas y curarlas y que la naranja aporta muchos beneficios para la salud. Un exceso de vitamina C no tiene casi ningún efecto secundario demostrado, en cambio un déficit puede comportar la llamada ‘enfermedad de los piratas’ que se caracteriza por encías rojas y sangrantes y una mala cicatrización de las heridas. El nombre de esta enfermedad es debido a que, en alta mar, la mayoría de piratas y marineros sufrían esta enfermedad por la falta de ingesta de vitamina C.

La mejor forma de comer la naranja es entera, manipulándola en la menor cantidad posible, ya que la vitamina C es hidrosoluble, es decir, que puede disolverse en agua, y por eso cualquier tipo de fricción o calor hace que perdamos vitaminas y fibra que contiene la naranja y al final solo quedan los azucares. Al realizar un zumo, se utilizan, mínimo, 2 naranjas, y en el proceso se pierde la calidad más famosa de la naranja, además, comiendo una sola naranja nos sentimos igual o más llenos que con un zumo.

Una manera diferente de introducir en nuestro almuerzo la naranja es haciendo recetas donde este producto sea el protagonista, como una ‘Ensalada Malagueña de Naranja’:

Una sola naranja contiene la misma cantidad de fibra que 6 tazas de cereales. Además esta fruta ayuda a la vista, las uñas, al cabello y los dientes

Ingredientes para dos personas

Para la ensalada

- 2 patas medianas

- ½ cebolla dulce

- 2 huevos cocidos

- 1 lata pequeña de atún al natural (sin aceite de oliva o girasol)

- 2 naranjas pequeñas

Para la vinagreta

- 3 cucharadas de aceite de oliva

- 1 cucharada de vinagre, preferentemente de jerez, en su defecto de manzana

- 1 cucharadita de sal

- 1 cucharadita de semillas de sésamo

- Unas gotas de zumo de limón

- Unas gotas de zumo de naranja

Elaboración

Lavamos las patatas y las cocemos en abundante agua con sal juntamente con los huevos. Los huevos los retiraremos a los 10 minutos de ebullición y las patatas hervirán entre 20 o 35 minutos, las retiraremos cuando, al pincharlas, estén tiernas.

Dejamos enfriar las patatas y las cortamos en dados para la ensalada y las añadimos al recipiente que usaremos de ensaladera.

A continuación picamos la cebolla en juliana y la agregamos al recipiente. Escurrimos bien el atún y lo añadimos. Pelamos los huevos y los cortamos a rodajas, para ponerlos también en el recipiente.

Pelamos la naranja y sacamos los gajos limpios, todo y que es un poco trabajoso, nos permitirá manipular la naranja lo menos posible y mantener toda la vitamina C y el zumo que contiene.

Finalmente, en un recipiente pequeño con tapa, añadimos todos los ingredientes de la vinagreta, cerramos, agitamos y añadimos el aliño a la ensalada.

¡Y ya estará lista para servir!

Comparte esta noticia!

La dieta mediterránea lo tiene todo, ahora además se demuestra que es...

La dieta mediterránea lo tiene todo, ahora además se demuestra que es buena para el medio ambiente

Si ves un cigarrillo electrónico sal corriendo

Si ves un cigarrillo electrónico sal corriendo