Alemania, referente en alimentos ecológicos infantiles

Mientras en los colegios alemanes la enseñanza hacia una alimentación ecológica aún tiene muy poca relevancia, algunas ciudades fortalecen su consumo en los comedores de guarderías y colegios. Nos lo cuenta Ingrid Wenzl.

Obesidad y grasa acumulada en la niñez y juventud pueden tener consecuencias graves para la salud en el futuro: con ellas sube significativamente el riesgo de padecer diabetes o enfermedades cardiovasculares. En Alemania uno de cada seis niños pesa demasiado (véase el despiece)), lo que sube la necesidad de actuar por parte de los políticos. Quizás por eso la educación hacia una alimentación sana figura en los planes de estudios de todos las regiones en diferentes asignaturas y edades. Cómo los realizan, sin embargo lo deciden los propios profesores.

Alemania, referente en alimentos ecológicos infantiles

El enfoque en los planes de educación está sobre todo en aumentar el consumo de alimentos frescos, ricos de vitaminas; también en reducir el consumo de grasas, azúcares y el de carne. Menos atención se presta para el disgusto de los padres con más conciencia ecolólogica en la procedencia de los alimentos. A pesar de que Greenpeace Alemania ya ha alertado hace muchos años sobre la nocividad que suponen los alimentos contaminados de pesticidas, especialmente para mujeres embarazadas, bebés y niños pequeños, muchos profesores alemanes siguen enseñando a sus alumnos lo buenas que son las frutas y verduras para su salud, aunque no sean ecológicas.

Más sostenibilidad

El caballo de tiro en cuanto a la educación medioambiental en Alemania es Baden Wurttemberg, gobernado ya en la segunda legislatura por el partido de los Verdes –primero junto con los socialdemócratas y ahora con los demócratas cristianos-. En su currículo, el desarrollo sostenible aparece como una meta central en la facilitación de valores. Ofrecen cursos de formación extras para los profesores sobre agricultura ecológica, comercio justo y productos con una huella ecológica menor.

En las clases de la asignatura Cultura Cotidiana, Alimentación y Asuntos Sociales el Ministerio de Educación propone para alumnos del séptimo al noveno curso una unidad de 42 horas sobre el tema “Soy lo que como“, donde reflejan la procedencia y calidad de su comida. En otras unidades sugeridas tratan el consumo de agua, la producción de diferentes alimentos y el despilfarro de la comida.

Obesidad y grasa acumulada en la niñez y juventud pueden tener consecuencias graves para la salud en el futuro: con ellas sube significativamente el riesgo de padecer diabetes o enfermedades cardiovasculares.

Huertos escolares

Otro impulso interesante lanza la comunidad autónoma de Turingia: allí las clases de huerto escolar forman parte del currículo de la escuela básica adonde van los niños de 6 a 10 años. En esta asignatura adquieren conocimientos sobre plantas y animales del país, perciben las interacciones entre seres vivos y su entorno natural y aprenden técnicas de cultivar y pautas de sostenibilidad. “A la vez, se mejora su percepción sensorial y su entendimiento ecológico“, afirma Ralf Schenker, portavoz del Ministerio de Enseñanza. En la ciudad de Erfurt incluso existe una carrera universitaria donde se forma a profesores en este asignatura.

PUBLICIDAD

También algunos colegios en Hamburgo tienen un huerto escolar; sin embargo, cuidarlo no es ninguna asignatura obligatoria. Enseñan a los alumnos hamburgueses a cocinar uniendo así la teoría y la práctica. Igualmente se habla en las clases de los productos “bio“ como alternativa a los de la agricultura convencional. Pero para Beate Proll, jefa de la sección del Instituto de Hamburgo para Formación de Profesores y Desarrollo Escolar, su consumo sólo debe ser uno de los estilos de vida presentados. “Los alumnos deben sopesar su decisión de compra teniendo en cuenta más factores como si las verduras o frutas son de temporada o si los productos provienen de la región o de comercio justo“, dice.

Los padres

En caso de los niños o adolecentes más jóvenes suelen ser todavía los costumbres de sus padres las que marcan su alimentación. Si estos consumen productos ecológicos, al menos en casa los hijos también lo hacen. Si los padres, en cambio, no se interesan por este asunto, la gran mayoría de sus hijos tampoco lo hace. A la vez, son precisamente los hijos o ya el embarazo los que provocan entre una parte de los (futuros) padres alemanes un cambio sustancial en sus constumbres de alimentación.

El sondeo anual del BMEL Ökobarometer 2018 revela que los adultos de 30 a 39 años son el grupo de personas de la misma edad que comen más productos ecológicos. Se trata de justo la edad en que cae en Alemania normalmente la primera fase de la paternidad: “Alrededor de un 60 por ciento de los encuestados que optan por alimentos orgánicos lo hacen porque hay una embarazada en la familia o porque tienen hijos y quieren alimentarles bien“, sostienen los autores del informe.

No obstante, siguen siendo una minoría en la sociedad alemana los que optan por productos de la agricultura ecológica, aunque pueda parecer lo contrario. Una razón principal está en el precio más elevado de los productos. Como demuestra el Ökobarometer 2018, los que más alimentos orgánicos consumen son las personas que ganan entre 2.000 y 3.999€. Casi la mitad de los encuestionados de este grupo social compran orgánico a pesar del mayor coste. En el caso de los que malviven con un sueldo de hasta 1.000 Euros, sólo un 25 por ciento consume alimentpos orgánicos. Entre la élite económica curiosamente la agricultura ecolólogica también tiene menos seguidores.

En el cole

Un gran esfuerzo para fortalecer la agricultura ecológica y el consumo de sus productos lo llevan a cabo las urbes de la red de ciudades “bio“ que se formó en el 2010 justamente para este propósito. Viento a favor reciben además por parte del Programa Federal por la Agricultura Ecológica y otras formas de Agricultura Sostenible (BÖLN en letras alemanas) llevado a cabo por el BMEL. Con su campaña de información Bio Kann Jeder (comida sostenible en los comedores de los colegios) quieren despertar la conciencia de los responsables en la Administración, en las cantinas así como por parte de los educadores, profesores y padres... por una alimentación sana.

En Munich el impulso de ofrecer una alimentación con productos ecológicos en los comedores de las guarderías llegó de parte del festival Tollwood. Este festival de música, performance y teatro se celebra ya desde hace más de 20 años en el recinto de Olimpia en Munich. “Alimentamos a unos 1,5 millones de visitantes en total con un 100 por ciento de comida ecológica“, explica Daniela Schmid, que forma parte del equipo de este evento. Su objetivo fue claro: lo que funcionaba en caso de su festival tenía que funcionar también en otros ámbitos. “Los niños son nuestro futuro; sin embargo, la oferta de comida en los colegios no es nada buena“, explica Schmid. “Cuanto antes los niños tomen conciencia de una alimentación sostenible, mejor“.

En cooperación con la ciudad de Munich lanzaron en el 2006 un proyecto piloto: cambiaron la alimentación de 32 guarderías en la ciudad hacia lo ecológico. Para tener una muestra representativa eligieron instituciones grandes y pequeñas, llevadas por iglesias, la ciudad o los padres. Algunos fueron situadas en barrios ricos, otras en barrios más pobres. Para cubrir los gastos extras se buscaron empresas de promotores. Sin embargo, los costes extras se quedaron, según Schmid, sólo en un 10 hasta un 15 por ciento más, un nivel moderado.

Un gran esfuerzo para fortalecer la agricultura ecológica y el consumo de sus productos lo llevan a cabo las urbes de la red de ciudades “bio“ que se formó en el 2010 justamente para este propósito. Viento a favor reciben además por parte del Programa Federal por la Agricultura Ecológica y otras formas de Agricultura Sostenible (BÖLN en letras alemanas) llevado a cabo por el BMEL“

La clave para el cambio

Como se mostró, la clave no estaba en los costes sino en los conocimientos sobre la compra, la elaboración del menú y la reducción del consumo de carne. Tollwood acompañó a las instituciones mientras duraba el proyecto de manera intensa. “Todas siguieron con la alimentación ecológica mientras que mantuvieron estos conocimientos“, cuenta Schmid. Desde 2012 ofrecieron un entrenamiento profesional para al menos dos personas de cada cocina.

Sin embargo, hoy en día la ciudad ha bajado sus ambiciones: han ampliado su esfera de acción a todas las guarderías públicas –que son alrededor de unas 400– pero han reducido el porcentaje pedido por los ingredientes ecológicos en los platos a un 50 por ciento. Una excepción constituye la carne, que debe provenir exclusivamente de la ganadería ecológica. “Todas las instituciones elegidas en el proyecto piloto con Tollwood cocinaban en su propia cocina“, explica Angelika Lintzmeyer, que lleva la iniciativa por parte de la ciudad de Munich. Esto no es el caso en todas las guarderías de la ciudad. “En muchas hay cocinas; sin embargo, su equipamiento es muy precario, ni hay ollas para cocinar arroz o pasta para todos los niños allí ni hay personal profesional“, cuenta Lintzmeyer.

Durante la bioofensiva todo el personal de las cocinas elegidas participó en ensayos profesionales, visitó granjas ecológicas, recibió recetas y se le dio abundante información sobre la relevancia de la alimentación. “Sin embargo, el personal de estos puestos d etrabajo entra y sale. Hay muchos cambios“, constata Lintzmeyer. Por lo tanto, en muchos casos se ha perdido este conocimiento y la motivación.

Casa de comida

También Friedhelm von Mering, de la Alianza por el Sector de la Alimentación Ecológica (BÖLW en siglas alemanas), reconoce la importancia de la transferencia de conocimientos pero también del aprecio por el trabajo de los cocineros. Como organización visitaron la capital danesa Kopenhagen que destaca por sus medidas favorables al clima. En sus comedores pequeños preparan los platos con un 90 por ciento de ingredientes ecológicos; en los grandes, con al menos entre un 60 y un 70 por ciento de alimentos orgánicos, sin que suban los costes. De vuelta a Berlín, von Mering y sus colegas lograron convencer al senador por Justicia, Protección del consumidor y Antidiscriminación berlinés Dirk Berendt (Los Verdes)... de hacer lo mismo. El resultado es que el municipio de Berlín quiere copiar su modelo.

El secreto del éxito de Kopenhagen está basado en la fundación de un House of Food, la Casa de Comida. “La clave es acompañar a los cocineros a largo plazo“, explica von Mering. “A la vez, es importante contratar a personas que tengan la formación adecuada. En la mayoría de las cantinas aún se utiliza muchos alimentos precocinados que en calidad orgánica resultan muy caros. Necesitamos un cambio rotundo de comportamiento“, dice. Aquí entra en juego la Casa de Comida, que ofrece, a la vez, capacitación profesional para el personal de las cantinas y asesoramiento.

La apertura de una Casa de Comida en Berlín durante este mandato forma parte del contrato de coalición entre socialdemócratas (SPD), Los Verdes y el Partido de la Izquierda. Para su instalación, el senador ha evaluado los costes de este año en 400.000 Euros. Para el 2020 ha solicitado 1,2 millones de Euros, para el 2021 otro 1,6 millones. “Cada persona en nuestra ciudad debe tener acceso a alimentos frescos, regionales y ecológicos. Por eso comenzamos donde muchos berlineses comen a diario: en las cantinas públicas, en las guardarías y los colegios“, afirma Berendt. Aspira a que, al menos, un 60 por ciento de los alimentos usados en todas los comedores públicos de la capital alemana provenga de la agricultura y ganadería ecológica.

Beneficios

La alimentación de los niños y jóvenes en los comedores con más productos ecológicos tiene varios efectos positivos a la vez: benificia a todos los que comen allí, no sólo a los más pudientes. Protege al medio ambiente y levanta una lanza a favor de otra agricultura sin pesticidas y más bienestar para los animales. Si los platos están preparados, además, con amor, posiblemente los alumnos se acordarán de ello cuando sean adultos, y quizás seguirán entonces alimentándose con productos orgánicos cocinados por ellos mismos.

Ingrid Wenzl

Falta de recursos y de educación

todo se junta

Alemania es uno de los países más ricos del mundo pero a la vez, según Oxfam, después de Letonia es el país socialmente más desigual dentro de la zona del euro. Como señala la asociación Kinderhilfwerk, casi un 15 por ciento de los menores de edad alemanes reciben en este momento subsidio social, unos 2,7 millones de niños y adolescentes viven en la pobreza.

Son especialmente estos menores los que tienen un grave problema de sobrepeso. Como demuestra la segunda parte del sondeo KiGGS Welle 2 del Robert Koch Institut (RKI), uno de cada seis niños o adolescente entre tres y 17 años en Alemania sufre de obesidad y un seis por ciento de estos de adipositas. Entre los hijos de familias con menos recursos y un menor grado de educación incluso son un 25 por ciento con sobrepeso y un 10 por ciento de ellos con adipositas.

Oferta grande para los pequeños

Estrellas de felicidad

Para convencer a los niños mismos las empresas de alimentos ecológicos usan los mismos trucos que las de los convencionales: ofrecen galletas en formas de animales de circo o con dibujos de capitanes o piratas en el embalaje, yogures de chocolate con golosinas coloridas en la tapa así como bolsas de patatas fritas decoradas con dinosaurios. Por su parte, la empresa Lebensbaum ilustra las cajas de sus infusiones de rooibos, menta, hierba de limón y hierba luisa con el tigre de Janosch.

Gran éxito tienen también las galletas de arroz o maíz, algunas de ellas con una capa de chocolate por encima, y los palitos de pescado. También el gran surtido de salchichas diferentes se dirige especialmente a los pequeños, y, en el caso que no les gustan las verduras, se las vende refinados con queso, pipas de girasol o sésamo en forma de estrellas bajo el nombre de „estrellas de felicidad“ o „estrellas de buen humor“.

 

Aprender de primera mano
los huertos de nuremberg

Aprender de primera mano

los huertos de nuremberg

 

Cómo se producen alimentos sanos y ecológicos es lo que pueden experimentar los niños en los alrededores de Nuremberg (Bavaria). Ya por séptima vez un grupo de niños entre 6 y 12 años trabaja la tierra de un terreno de 60 metros cuadrados cultivando patatas, verduras, hierbas y flores. Se trata de una iniciativa de la organización medioambiental juvenil Bund Naturschutz (JBN) con el objetivo de fomentar una alimentación sana. Se les enseña, a la vez, cómo crecen las verduras y las frutas.

Como organización ecológica su enfoque está además en enseñar a los niños cómo funciona una agricultura sin pesticidas y con variedades de verduras rústicas. „De esta manera aprenden mucho sobre el cultivo“, explica Cornelia Rotter, la promotora del proyecto, que trabaja ya desde el principio con los niños. "Aprenden cuándo se siembra, hasta cuándo hay heladas, qué familias de plantas armonizan y, por supuesto, observamos también los insectos“, cuenta.

Una parte del tiempo de las tardes las dedican a sus cultivos: miran lo que ha cambiado, siembran, plantan, riegan y quitan las „malas hierbas“. Luego juegan y hacen un picnic comiendo las frutas de su labor: lechuga, rabanitos, tomates y hierbas. En verano organizan junto con los padres de los niños una fiesta y a finales de la temporada en octubre celebran la Fiesta de la Cosecha. Entonces recogen las últimas calabazas, patatas y zanahorias y le spintan caras con flores sujetadas con alfileres. Adornadas de esta manera improvisan con ellas una obra de teatro.

Para más información: Vida sana

Comparte esta noticia!

Si no tomas ‘moringa’, ya tardas

Si no tomas ‘moringa’, ya tardas

Receta Ecológica recomendada por ECOticias.com: Pan vietnamita...

Receta Ecológica recomendada por ECOticias.com: Pan vietnamita vegetariano con queso y setas

Comentario/s

Deja tu comentario

Estudiantes de la Universidad de Oviedo proponen declarar el estado de emergencia climática
Cambio Climático

Estudiantes de la Universidad de Oviedo proponen declarar el estado de emergencia climática

Según han informado a través de una nota de prensa, la propuesta se realiza "ya que no se puede ignorar la realidad y mirar...

Media taza de café para cada persona si no se evita el impacto del cambio climático
Cambio Climático

Media taza de café para cada persona si no se evita el impacto del cambio climático

En este sentido, el estudio muestra que, según las previsiones, de aquí a 2050 las temperaturas podrían aumentar en...

El Botànic II plantea 132 medidas en seis ejes con especial énfasis en cambio climático
Cambio Climático

El Botànic II plantea 132 medidas en seis ejes con especial énfasis en cambio climático

Además, detallan que tendrán que ser priorizados en el reparto presupuestario y subrayan que este es "un único...

El cambio climático incrementará los conflictos armados
Cambio Climático

El cambio climático incrementará los conflictos armados

En un escenario con 4 grados centígrados de calentamiento (aproximadamente el camino en el que estamos si no se reducen...

Cerca de 140.000 perros y gatos fueron acogidos en refugios y protectoras españolas durante 2018
Animales de Compañía

Cerca de 140.000 perros y gatos fueron acogidos en refugios y protectoras españolas durante 2018

El estudio de Fundación Affinity advierte del bajo número de perros y gatos con microchip que llegan a las protectoras, lo...

Canarias, zulos donde los cazadores hacinan perros en suelo público
Animales de Compañía

Canarias, zulos donde los cazadores hacinan perros en suelo público

La cría indiscriminada de podencos y otras razas en zulos ilegales improvisados en barrancos que están en terreno...

El secreto mejor guardado de los ‘ojitos’ de tu perro
Animales de Compañía

El secreto mejor guardado de los ‘ojitos’ de tu perro

Al convivir durante 30.000 años con los humanos, los perros han adoptado habilidades cognitivas que ninguna otra especie ha logrado,...

Pipper, el perro 'influencer', cierra en Toledo su ronda española
Animales de Compañía

Pipper, el perro 'influencer', cierra en Toledo su ronda española

Este parson russell terrier de siete kilos de peso y tres años de edad ha encontrado alojamiento "de milagro", pues 32 apartamentos...

Las plantas regulan su crecimiento en función de la temperatura ambiental
Naturaleza

Las plantas regulan su crecimiento en función de la temperatura ambiental

Los resultados del estudio, llevado a cabo en colaboración con la Universidad Monash (Australia), demuestran que la...

El 60 por ciento de las especies de primates están ahora en peligro de extinción
Naturaleza

El 60 por ciento de las especies de primates están ahora en peligro de extinción

La fauna de primates del mundo, distribuida en los neotrópicos, África y en el Sur y sudeste de Asia, representa un componente...

Descrita una nueva especie de crustáceo en el Cantábrico
Naturaleza

Descrita una nueva especie de crustáceo en el Cantábrico

La nueva especie, que presenta unas interesantes adaptaciones, se llama Astacillaandresmeixidei, bautizada así en homenaje al...

El Guantánamo de los delfines del Zoo Aquarium de Madrid
Naturaleza

El Guantánamo de los delfines del Zoo Aquarium de Madrid

Con el material gráfico, el veterinario y especialista en cetáceos, Agustín González ha elaborado un informe en...