Cosmética ecológica: combate al ‘lado oscuro’ del sol

  • ¿Quieres disfrutar del Sol con seguridad? Sigue los consejos de ECOticias.com - ‘El Periódico Verde’ y lo conseguirás.

Comparte esta noticia!

Las dos caras del Sol

La vida en la Tierra tal y como la conocemos sería completamente imposible sin la presencia del Sol, la estrella que se encuentra a la distancia justa como para brindar calor y luz a nuestro planeta, intervenir en la fotosíntesis que es responsable de la producción de oxígeno y ser una fuerza vivificante para todas las especies terrestres.

Pero el Sol también tiene su “lado oscuro”, un enorme poder destructivo basado en su luz, que consta de tres tipos diferentes de radiación: la ultravioleta, la visible y la infrarroja. Los efectos de la incidencia de algunas de ellas pueden ser muy nocivos para nuestra salud, si no tomamos las medidas adecuadas para prevenirlos.

Radiación UV

De los tres tipos de radiación que mencionamos, la que más debe preocuparnos es la ultravioleta (UV), puesto que es la que resulta biológicamente activa, es decir que es capaz de afectarnos cuando nos exponemos a ella de forma prolongada y sin protección. Esta a su vez se subdivide en rayos UV-A, UV-B y UV-C.

La radiación UV-A daña las fibras de colágeno presentes en la piel, acelerando el proceso de envejecimiento y puede producir cataratas fotoquímicas. La UV-B puede causar eritema, neoplasias cutáneas malignas (carcinomas) y síntomas alérgicos. La UV-C puede afectar las cadenas ADN provocando mutaciones, que hacen que quien las padece sea propenso a desarrollar cáncer de piel.

Filtros solares y precaución

Básicamente hay tres categorías de protectores solares: los filtros químicos (sintéticos), los minerales (físicos) y ecológicos (naturales). Los primeros contienen elementos no deseados (plásticos, conservantes, parabenos, etc.), que pueden penetrar profundamente en la piel y dañarla.

La cosmética ecológica emplea filtros naturales de origen vegetal, que tienen propiedades beneficiosas para la dermis como es el caso de los antioxidantes, los hidratantes o los fitonutrientes. El inconveniente es que, por sí solos no brindan una protección muy acentuada, por lo que se recurre al agregado de otras sustancias, que actúan como filtros físicos.

PUBLICIDAD

Los filtros minerales tienen una acción directa sobre los rayos UV, porque gracias a que sus partículas son de un tamaño considerable, la penetración cutánea es muy superficial por lo que actúan creando una capa protectora, que no solo impide que la radiación la atraviese, sino que la repele reflejando los rayos del sol.

Además de decantarse por la aplicación periódica de filtros solares de cosmética ecológica certificada, resulta fundamental no exponerse al Sol durante demasiado tiempo ni en las horas de mayor incidencia y mantener una hidratación corporal integral, mojando nuestra piel e ingiriendo abundantes cantidades de agua.

PUBLICIDAD

Por Sandra MG para ‘ECOticias.com’

Comentario/s

Deja tu comentario