Cementos alternativos "ecológicos"

  • Las líneas de acción para reducir el impacto ambiental de este sector pasan por todo el ciclo de vida del cemento. La extracción de las materias primas necesarias implica el uso de recursos naturales y la ocupación de un entorno en forma de cantera, lo que genera diversas actividades (voladuras, trituración y transporte).

Comparte esta noticia!

La industria cementera española es una de las más activas del mundo en su sector a la hora de reducir su impacto ambiental. Así lo aseguran sus responsables, que invierten año tras año en diversos avances tecnológicos y mejoras para proteger el medio ambiente. En este sentido, el uso de hornos nuevos para mejorar la eficiencia energética, el reciclado y la valorización material y energética de residuos, la sustitución de combustibles fósiles por otros alternativos con biomasa o la introducción de equipos de control y reducción de emisiones contaminantes, incluidas las que afectan al cambio climático, son algunos ejemplos de estas medidas. Por su parte, investigadores de todo el mundo trabajan en nuevos materiales con propiedades similares a las del cemento convencional pero con un menor impacto ambiental.

Medidas del sector para reducir su impacto ambiental

Las líneas de acción para reducir el impacto ambiental de este sector pasan por todo el ciclo de vida del cemento. La extracción de las materias primas necesarias implica el uso de recursos naturales y la ocupación de un entorno en forma de cantera, lo que genera diversas actividades (voladuras, trituración y transporte). Los responsables de Oficemen, la Agrupación de Fabricantes de Cemento de España, reconocen que la manipulación, almacenamiento y procesado de materiales en forma polvorienta supone la emisión de partículas que perjudican la calidad del aire, lo que ha generado el mayor impacto histórico de las fábricas de cemento. Por ejemplo, la sílice libre puede provocar daños a la salud en forma de silicosis.

Asimismo, los hornos de grandes dimensiones en los que se fabrica el cemento requieren gran cantidad de energía para lograr temperaturas de llama que alcanzan los 2.000 ºC, y dan lugar a diversas emisiones de partículas o polvo de horno y de gases como dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno, monóxido y dióxido de carbono, además de cloruros, fluoruros, compuestos orgánicos y metales pesados. El material de alimentación del horno también supone una serie de materiales contaminantes sólidos y líquidos que pueden resultar nocivos si llegan a las aguas superficiales y subterráneas.

Frente a estos efectos negativos, la industria cuenta con diversos sistemas que pueden evitar que dichos elementos nocivos perjudiquen el entorno. Asimismo, sus responsables tratan de colaborar con las instituciones para reducir su impacto ambiental. Por ejemplo, las empresas representadas por Oficemen han firmado con el Ministerio de Medio Ambiente acuerdos voluntarios para aplicar las Mejores Técnicas Disponibles (MTDs) o para la elaboración del Inventario Nacional de Emisión de Dioxinas y Furanos.
Reciclar y valorizar

Pero las posibilidades de reducir el impacto ambiental van más allá: las fábricas de cemento pueden reciclar y valorizar varios tipos de residuos, generados tanto por ellas mismas como en otros sectores productivos, reduciendo así la necesidad de nuevas materias primas y la generación de residuos.

El sector cementero ha sido durante 2008, según Aniceto Zaragoza, director general de Oficemen, "una vez más el primer reciclador de España en cuanto a volumen de residuos utilizados procedentes de otras actividades industriales": de los 50,1 millones de materias primas que se consumieron en 2008 para fabricar cemento, 4,1 millones procedían de residuos, una cantidad equivalente a más de 60 estadios de fútbol.

Los residuos empleados para fabricar el clínker, la principal base material del cemento, fueron tan variados como escorias, cenizas de procesos térmicos, cascarilla de hierro, lodos de papelera, arenas de fundición o espumas de azucarera. Por su parte, las principales adiciones del cemento fueron cenizas volantes y escoria granulada de horno alto, contribuyendo a fabricar más cemento con menos clínker.

De esta manera, explica el director general de Oficemen, se consigue una valorización material, que aprovecha residuos para fabricar cemento sin pérdida de calidad, ahorrando recursos y energía y ayudando en la gestión de los residuos. Como explica Dimas Vallina, director de CEMA, una fundación constituida por Oficemen y los dos sindicatos mayoritarios del sector, la valorización de los residuos es fundamental, más si cabe en España, uno de los países de la UE que más residuos genera, los cuales acaban en su gran parte en vertederos, la opción menos aconsejable desde un punto de vista ambiental.

La energía es otro de los grandes elementos de preocupación para la industria cementera. Los responsables de Oficemen aseguran que el sector ha apostado de forma decidida por nuevos sistemas de eficiencia energética, reduciendo así el consumo de energía, y por la diversificación de sus fuentes de energía, sustituyendo lo más posible a los combustibles fósiles.

La práctica de la valorización de residuos también puede realizarse en el aspecto energético. Según datos de dicha asociación empresarial, las cementeras utilizaron en 2007 unas 350.000 toneladas de residuos como combustibles, lo que supuso el 6,4% del consumo térmico de los hornos de clínker. Gracias a esta medida, subrayan, se evitó el consumo de unas 180.000 toneladas de petróleo equivalente, contribuyendo a aumentar el uso de energías renovables en España. Asimismo, señala el director de la Fundación CEMA, diversos estudios científicos avalan que la sustitución de combustibles fósiles por residuos no genera ningún efecto adverso para la seguridad o la salud.

No obstante, Dimas Vallina cree que el sector todavía tiene un amplio margen para aprovechar esta posibilidad: en la actualidad, tan sólo el 6% de la energía que se utiliza en el sector cementero español procede de residuos, mientras que en Europa (con una media de sustitución de combustibles fósiles por residuos del 18%) hay países, como Holanda o Suiza, que alcanzan unos niveles de sustitución del 80% y el 50%, respectivamente.
Valorizar los residuos ajenos y conservar los bosques

Las empresas representadas en Oficemen han planteado diversos acuerdos que permitan la reducción de su impacto medioambiental. Por ejemplo, se han establecido acuerdos de colaboración con la Asociación Española para el Tratamiento Medioambiental de los Vehículos Fuera de Uso (Sigrauto) y con la Unión de Empresas Siderúrgicas (Unesid) para promover la valorización en las cementeras de parte de los residuos que se generan en dichos sectores.

Por otra parte, la empresa Lafarge Cementos participa en la Red Ibérica de Comercio Forestal de WWF España, por el que se compromete a consumir sacos de papel para el cemento, palets y papel de oficina con el certificado FSC, máxima garantía del origen sostenible de estos productos forestales. Según Elena Domínguez, de WWF España, Lafarge España se convierte así en la primera cementera a nivel mundial en utilizar estos productos sostenibles, lo que puede servir para que otras empresas del sector sigan el ejemplo.

Lucha contra el cambio climático

La producción de cemento supone la emisión de dióxido de carbono (CO2), un gas de efecto invernadero implicado en el cambio climático. Por ello, una de las prioridades del sector pasa por reducir la cantidad de estas emisiones contaminantes. Según el director general de Oficemen, Aniceto Zaragoza, la industria española del cemento ha respondido hasta el momento de manera eficiente a los retos planteados en el I Plan Nacional de Asignaciones de CO2, ideado por el Gobierno para cumplir con el Protocolo de Kyoto.

En el periodo estipulado por el plan (2005-2007), el sector consiguió ahorrar 2,7 millones de toneladas de CO2 mediante la inversión de más de 600 millones de euros en los últimos seis años en mejoras de carácter medioambiental. Por ejemplo, como señala el director de la Fundación CEMA, Dimas Vallina, la valorización energética de residuos permitió en 2007 a las empresas cementeras dejar de emitir a la atmósfera 270.000 toneladas de CO2 (el equivalente a las emisiones de 100.000 coches en un año).

Los responsables del sector subrayan que van a seguir trabajando para cumplir los objetivos del actual Plan Nacional de Asignaciones 2008-2012. No obstante, sostienen que tienen poco margen de maniobra, tanto en el aspecto de la eficiencia energética como en el de las limitaciones tecnológicas que dificultan una reducción sustancial en las emisiones en el proceso productivo del clínker.

PUBLICIDAD

Asimismo, los responsables de Oficemen recuerdan que la revisión de la Directiva de Comercio de Emisiones para el periodo 2013-2020 puede suponer en la práctica una deslocalización del sector. Esta posibilidad implicaría, según esta asociación, que el sector cementero español estaría expuesto a las importaciones provenientes de países no afectados por la Directiva, que podrían así producir más barato, pero también de forma más contaminante.

Por ello, desde Oficemen se recomienda una serie de medidas que les permita cumplir con sus compromisos contra el cambio climático:

    * Legislativas: establecimiento de un marco normativo que favorezca la inversión en I+D+I y que permita a las empresas europeas ser competitivas, de manera que se evite la deslocalización.
    * Energéticas: apoyo de las Administraciones Públicas al uso de residuos como combustibles alternativos, mejora de la eficiencia energética de las instalaciones y optimización del mix de combustibles fósiles.
    * Tecnológicas: optimización de las adiciones y fomento de cementos tipo II, III y IV para usos comunes, e investigación para fomentar el uso de nuevas materias primas.

Por otra parte, el apoyo a las investigaciones científicas también es muy útil para descubrir novedades que pueden ser importantes en la lucha contra el calentamiento global. Por ejemplo, Carmen Andrade, del Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja-Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), señala que el hormigón (una mezcla de cemento, áridos y agua) absorbe cantidades significativas de CO2 durante la vida útil de las construcciones, y que el reciclado de los residuos de construcción maximizará esta absorción. Se trata de la principal conclusión de una investigación, a petición de Oficemen y dada a conocer recientemente. Según este estudio, en España supondría la absorción durante su vida útil de 500 mil toneladas al año de CO2, mientras que con sistemas de gestión de residuos de construcción podría llegarse a 1,5 millones de toneladas anuales.
Un sector con certificación ambiental

La obtención de certificados ambientales supone una prueba más de que las empresas cementeras han aumentado su preocupación por el medio ambiente en los últimos años. En la actualidad, casi el 100% de las fábricas pertenecientes a las empresas asociadas a Oficemen siguen el sistema de gestión medioambiental ISO 14001, una norma aceptada en todo el mundo. Por otra parte, el siguiente reto de estas empresas es lograr la certificación EMAS (Sistema Comunitario de Gestión y Auditoría Medioambientales), promovida por la UE y más estricta que la primera. En la actualidad, el 25% de las fábricas asociadas a Oficemen cuenta con esta certificación.

Cementos alternativos "ecológicos"

La industria lleva años mejorando sus procesos de producción, de manera que ha logrado un cemento de calidad con una menor cantidad de energía y materias primas y una menor emisión de CO2. Para ello, sus responsables han utilizado diversas tácticas, como la utilización de residuos en vez de materias primas, el uso de energías renovables en vez de combustibles fósiles, el aumento de la eficiencia energética, la mejora de los hornos y los molinos para aprovechar mejor los materiales, etc.

No obstante, como explica Ángel Palomo, investigador del Instituto Eduardo Torroja (CSIC), se trata de avances muy limitados, ya que el cemento que se utiliza mayoritariamente hoy día, de tipo Portland, no tiene mucho margen de modificación.

Por ello, diversos investigadores de todo el mundo trabajan en materiales alternativos que reunan las propiedades del cemento convencional pero con un menor impacto ambiental. El investigador del CSIC, pionero en España en este tipo de nuevos materiales, señala dos principales líneas de trabajo a nivel global: la activación alcalina, en la que trabaja el equipo del propio Palomo, y los cementos de sulfoaluminato. Ambos tipos de materiales tienen propiedades similares al cemento pero no se parecen físicamente al mismo ni utilizan sus procesos de elaboración.

PUBLICIDAD

El experto del CSIC señala a Australia, Ucrania, Dinamarca, Escocia, Estados Unidos, Brasil, Perú y China como los países que más están investigando en este tipo de nuevos materiales más "ecológicos". En el caso del equipo de Palomo, han desarrollado un tipo de cemento que aprovecha las cenizas generadas por la combustión del carbón en centrales termoeléctricas, superior en muchas de sus propiedades mecánicas al clásico cemento Portland y con una reducción de las emisiones de CO2 del 50%.

El desarrollo de estos materiales ha permitido que algunos de ellos ya se estén utilizando en construcciones de varios países. No obstante, Palomo reconoce que estos materiales necesitan mejorar aún más para poder ser competitivos frente a los cementos convencionales. Para ello, el investigador del CSIC señala que será necesario un mayor apoyo a estas investigaciones y nuevas normas que permitan el uso de estos nuevos materiales. En este sentido, asegura que el sector no ha visto tradicionalmente con buenos ojos a este tipo de nuevos materiales, ya que suponen un cambio radical en sus sistemas de producción, pero que ahora reconocen que también están investigando en ellos.
Principales datos del sector cementero español

La industria cementera española es una de las principales potencias de este sector en Europa. Según datos de Oficemen, en 2007, en el total de los 27 Estados Miembros de la Unión Europea (UE), se consumieron 266.000 millones de toneladas, siendo España, Italia y Alemania los países que lideraban este ranking.

No obstante, la crisis económica ha hecho mella en este sector: la producción de cemento en España en 2008 alcanzó los 42 millones de toneladas, lo que supone un descenso del 23,2% con respecto al cierre del ejercicio 2007. En los cinco primeros meses de 2009, el consumo de este material de construcción ha caído un 43,7% en relación con el mismo periodo del mes anterior y se sitúa en 11,7 millones de toneladas, frente a los 20,7 millones registrados hasta mayo de 2008.

 

Alex Fernández Muerza - www.consumer.es - EROSKI

Comparte esta noticia!

Comentario/s

Deja tu comentario

México. Informa titular de Semarnat sobre acciones que se llevan a cabo en el caso del río Sonora
Eco América

México. Informa titular de Semarnat sobre acciones que se llevan a cabo en el caso del río Sonora

El Ejecutivo aseguró que la Procuraduría investiga los manejos que se hicieron del fideicomiso. “La Suprema Corte de...

Bla, bla, bla, …de Estados Unidos en la COP25 Chile – Madrid 2019
Eco América

Bla, bla, bla, …de Estados Unidos en la COP25 Chile – Madrid 2019

Estados Unidos ha ratificado que abandonará en noviembre de 2020 el Acuerdo de París, pero señala que seguirá...

Brasil. El papel del sector privado para la reducción de emisiones
Eco América

Brasil. El papel del sector privado para la reducción de emisiones

Brasil participó el pasado martes en la COP25 para de defender la política medioambiental de su país que según Ricardo de Salles, su...

México. De saberes a sabores, primer Tianguis Biocultural Chinampero
Eco América

México. De saberes a sabores, primer Tianguis Biocultural Chinampero

En el evento destacará la Ceremonia del Tularco, festividad milenaria que pobladores del barrio de Caltongo celebran cada...

¿Se permitiría sobrevolar al “espíritu libre” de Greta Thunberg por los países del Consejo del Golfo Pérsico?
Sostenibilidad

¿Se permitiría sobrevolar al “espíritu libre” de Greta Thunberg por los países del Consejo del Golfo Pérsico?

Demoledoras noticias sobre el calentamiento global: Aumento temperatura media 1.1º; 0,5 en Océanos; 220 millones personas...

La Cámara de Comercio de Estados Unidos en España se compromete a fomentar la ‘sostenibilidad’
Sostenibilidad

La Cámara de Comercio de Estados Unidos en España se compromete a fomentar la ‘sostenibilidad’

La Cámara de Comercio de EE.UU. en España anunció ayer, miércoles, la puesta en marcha de una campaña de...

Distrito Natural, informa: ‘Las viviendas ecológicas reducen la factura de la luz a más de la mitad’
Sostenibilidad

Distrito Natural, informa: ‘Las viviendas ecológicas reducen la factura de la luz a más de la mitad’

El recibo de la luz ha subido en España un 85,7% en los últimos 15 años. Según los datos de FACUA, este...

España confirma que el Tesoro lanzará una emisión de bonos verdes en 2020
Sostenibilidad

España confirma que el Tesoro lanzará una emisión de bonos verdes en 2020

Nadia Calviño, la ministra de Economía y Empresa en funciones, ha confirmado que el Tesoro Público español se...

El centro de ‘España’ era hace millones de años una enorme ‘tundra-estepa’
Medio Ambiente

El centro de ‘España’ era hace millones de años una enorme ‘tundra-estepa’

Una investigación llevada a cabo por el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana de Burgos ha dado...

ANSE y ANECOOP acuerdan conservar los polinizadores en fincas agrícolas
Medio Ambiente

ANSE y ANECOOP acuerdan conservar los polinizadores en fincas agrícolas

La cooperativa agroalimentaria Anecoop y la Asociación de Naturalistas del Sureste sellan un acuerdo para desarrollar acciones de...

Catalunya, recuperando el río Besòs
Medio Ambiente

Catalunya, recuperando el río Besòs

El ACA declara la emergencia para actuar en la cuenca del río Besòs y restituir la calidad del medio. El parque fluvial se...

El programa 'verde europeo’ es totalmente insuficiente
Medio Ambiente

El programa 'verde europeo’ es totalmente insuficiente

Ecologistas han valorado el "significativo" paso de la Comisión Europea con su nuevo programa 'verde' para conseguir la...