La ONU destaca que el yoga "puede ayudar a hacer frente al cambio climático"

  • El árbol es la postura de yoga más conocida con un nombre alusivo a la naturaleza. Yoga es una palabra en sánscrito que significa unión, la unión del cuerpo y la mente, la unión del ser humano y su entorno, la unión de la persona y el universo.

Comparte esta noticia!

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha destacado, con motivo del Día Internacional del Yoga, que se celebra este viernes 21 de junio, que esta práctica es "más que un ejercicio físico", y que "puede ayudar a proteger el entorno y a hacer frente al cambio climático".

"El árbol es la postura de yoga más conocida con un nombre alusivo a la naturaleza. Yoga es una palabra en sánscrito que significa unión, la unión del cuerpo y la mente, la unión del ser humano y su entorno, la unión de la persona y el universo. El solo hecho de hacer a las personas conscientes de su respiración es una manera de vincularlas con su propia naturaleza y con su medio. De alguna forma, hacer yoga ha tenido siempre una dimensión ecológica", reivindican desde la ONU.

Así, defienden que es una disciplina que "ayuda a cambiar el estilo de vida de quien la practica y sus beneficios trascienden el cuerpo y la salud de la persona, alcanzando a su entorno". "Más aún, el yoga puede ayudar a proteger ese entorno y a hacer frente al cambio climático que amenaza al planeta", añaden.

"Globalmente, hay una mayor conciencia del impacto que el cambio climático está teniendo en nuestras vidas y de la necesidad de hacer algo al respecto. Desde nuestra perspectiva, el enfoque sostenible que tiene el yoga es clave para un estilo de vida que puede ayudar en la respuesta al cambio climático", reivindica en el mismo sentido el embajador de India ante Naciones Unidas, Syed Akbaruddin. Ante el avance del cambio climático, el biólogo y científico del medio ambiente Ahmed Soliman lamenta que "gran parte de la humanidad se empeña en frenar el fenómeno para evitar una catástrofe que podría acabar con el planeta". Es en esta batalla donde el yoga puede ser útil, insiste.

"¿Qué nos hace responder al cambio climático? Preguntémonos eso antes que nada. El fenómeno es el resultado de haber llevado nuestras prácticas al extremo. En este momento, la principal causa del calentamiento global es el incremento de los gases de efecto invernadero. Esto se debe a la industrialización, al esmog, a la contaminación. Y en conjunto responde a prácticas excesivas que van a un extremo u otro sin ningún equilibrio. El yoga nos enseña cómo encontrar el equilibrio. El equilibrio dentro de nosotros, dentro de nuestra comunidad tanto humana como medioambiental", argumenta el experto.

El embajador Akbaruddin coincide con el científico. "El cambio climático avanza y la necesidad de mitigarlo es urgente. Las sequías, los incendios, los tifones, los tornados son la nueva normalidad. Como seres humanos tenemos que fijar metas más altas para que nuestras actividades y estilos de vida sean más sostenibles, ya sea no utilizando plásticos desechables, no usando agua de forma indiscriminada o con pequeñas acciones para hacer nuestro estilo de vida más sostenible, todos podemos contribuir. Como habitantes del planeta, todos debemos contribuir porque éste es el único planeta que tenemos", concluye.


Comentario/s

  • LAURA CAROLINA - jueves 11 julio 2019

    Creo que lo que nos puede salvar a los terrícolas es una REFORESTACIÓN MUNDIAL A MARCHAS FORZADAS y sancionar implacablemente a aquell@s que talen árboles o maltraten la flora. LA BASE DE LA PIRÁMIDE DE LA VIDA ES LA FLORA, LOS ÁRBOLES. Podemos desaparecer los animales y el mundo seguirá vivo mientras haya plantas. Éstas son modificadoras del clima, atraen la lluvia, proporcionan sombra, embellecen el entorno, ofrecen alimento con sus frutos, aunque ya no se puede permitir la tala de ningún árbol ni para casas, ni para muebles, ni para adornos... Los árboles, la flora deberán tener prioridad sobre todo lo que hay en este planeta aunque sí sería necesario el cultivo de gramíneas, vegetales y, en fin, repito árboles frutales. Los árboles como para los antiguos germanos deben ser sagrados. Intocables. No creo que haya OTRA SOLUCIÓN para el calentamiento global más que la REFORESTACIÓN. NO HAY MÁS. Además de exigir a los países productores de combustibles fósiles que los descarten en calidad de ¡ya!, así como ese método agresivo el "fracking" que utiliza miles o millones de litros de agua. Y, también es URGENTE la instalación de plantas tratadoras de aguas para el riego y la potable para los humanos. Pero si siguen TALANDO ÁRBOLES comiencen a rezar. ¡Ah! Y leyes súper estrictas, repito, para quien tale árboles. Cuando menos años de cárcel. Así es que vayan avisando a Canadá (que ecológica y éticamente cada vez está peor), a Noruega, en fin, a los países productores de madera que cambien su giro o nos llevarán al abismo a todos y muchos sin culpa alguna. RESPETO TOTAL A LA FLORA Y, SI ES POSIBLE, A LA FAUNA. Si quieren más información acudan a los jainos de la India que tienen siglos de ser veganos.-

Deja tu comentario