El azote de la ola de calor que debe espabilar a Europa

  • La comunidad científica lleva años alertando de que las olas de calor serán cada vez más severas, llegarán antes, durarán más días y afectarán a más lugares a medida que aumenten las emisiones de CO2 y, con ellas, se agrave el cambio climático.

Comparte esta noticia!

Estos días vivimos la primera ola de calor que azota Europa este verano en la que, según las personas expertas, podrían alcanzarse más de 40 ºC desde España hasta Suiza. El aire cálido del Sáhara que ha entrado en Europa, junto con las altas presiones, están siendo la combinación explosiva que nos trae esta bocanada de altas temperaturas durante estos días.

La comunidad científica lleva años alertando de que las olas de calor serán cada vez más severas, llegarán antes, durarán más días y afectarán a más lugares a medida que aumenten las emisiones de CO2 y, con ellas, se agrave el cambio climático. Sin embargo, sigue aumentando la concentración de emisiones de CO2 en la atmósfera y Europa acaba de perder una oportunidad de oro al dejar pasar el Consejo de Ministros de Europa sin asumir 2040 como año para que las emisiones netas se reduzcan a cero.

Mientras vivimos esta ola de calor, nuestro barco insignia, el Rainbow Warrior III, recorre las costas Europeas “en marcha por el clima” para pedir compromisos más ambiciosos contra el cambio climático y promover la participación ciudadana en la transición energética. La ola de calor llega en un momento decisivo para espabilar a la clase política y empresarial. Tienen que tomar decisiones urgentes y valientes de una vez por todas para acelerar la transición ecológica y cambiar el modelo energético hacia uno eficiente, inteligente, basado en energías renovables y en manos de la ciudadanía.

Desde el Rainbow Warrior, que llegará a España el próximo 5 de julio, remarcamos una vez más que el nuevo Gobierno que se forme a nivel nacional debe ser el Gobierno de la acción frente a la emergencia climática. Un Gobierno que deberá revisar los objetivos climáticos y aprobar una Ley y un Plan de Energía y Clima que ponga fin al uso del carbón y a la venta de los coches de diesel y gasoil en la próxima década y que asegure que alcanzamos un sistema eléctrico 100% renovable en 2030.


El grupo de expertos de Naciones Unidas sobre cambio climático, en su informe especial sobre el calentamiento global de 1,5 ºC, advierte que superar este umbral será más peligroso de lo que se pensaba. En cambio, si limitamos el calentamiento a 1,5 °C en lugar de a 2 °C, supondría una gran diferencia y se evitaría que cientos de millones de personas sufran olas de calor extremas de forma frecuente y se reduciría a la mitad el porcentaje adicional de población que tendría que enfrentarse a la escasez de agua.

PUBLICIDAD

Evitar los peores impactos del cambio climático es posible con cambios urgentes, a gran escala y a todos los niveles. Veamos si con el impulso de las velas de nuestro barco y con este golpe de calor la clase política espabila de una vez y aprueba las medidas ambiciosas necesarias frente a esta crisis climática que tanto nos está costando.

Fuente: greenpeace


Comentario/s

  • josé Juan - miércoles 26 junio 2019

    Dicen algunos entendidos que éstos días de calor no hay problema porque a pesar de la falta de viento, se generará suficiente energía mediante la quema de carbón, gas, centrales nucleares y centrales de cogeneración. Dejando al margen la contaminación que se produzca, me pregunto cómo vuestro velero el Rainbow Warrior va a navegar sin viento. O quizás en el mar sí que hay viento a pesar del calor. Bromas aparte, quiero deciros que precisamente el mar, fuente de energías limpias, que además se complementan, (en España disponemos de seis mil km de litoral), es la solución al cambio climático. Necesitamos que el Gobierno quiera apoyar la I+D+i, para que aprovechando un 30% de la energía de la que disponemos en esos seis mil km de litoral, generemos energía suficiente para abastecer las necesidades de toda España y podamos exportar energía eléctrica y tecnología casi sin límites.

Deja tu comentario