El Valle del Guadalquivir y su no tan lejana inhabitabilidad

  • Un ecólogo sostiene que solo faltan unas pocas décadas para que no se pueda vivir en el valle del Guadalquivir por el exceso de calor.

Comparte esta noticia!

El ecólogo Salvador Rueda ha advertido de que el incremento de las temperaturas a consecuencia del cambio climático hará que "el Valle del Guadalquivir, en pocas décadas, sea inhabitable", haciendo referencia a los 47,4 grados alcanzados este verano en Montoro (Córdoba), "muy cercanos a los 55 grados que, con humedad relativa elevada, hace que el sistema de refrigeración humano no funcione ya que no se transpira".

Ha apuntado, en una ponencia en los cursos de verano de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) que "los márgenes son muy estrechos". "En el supuesto de que se incremente en tres grados la temperatura media, España será inhabitable salvo algunas partes de la cornisa cantábrica", según señala, algo que resultará, junto con otras variables, a grandes flujos migratorios. "Cerca de 1.200 millones de personas se moverán porque no soportarán las temperaturas. En el caso de la subida de las aguas, está contabilizadas casi 700 millones más", ha alertado.

El presidente de la Fundación Ecología Urbana, Salvador Rueda ha participado este jueves como ponente de soluciones basadas en la naturaleza y economía circular frente al cambio climático en la provincia de Málaga, un curso de verano organizado por la Sede Tecnológica de la UNIA, junto a la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Ante la perspectiva que diversos estudios dibujan sobre la emergencia climática, Rueda se ha declarado "una persona positiva". En este sentido, ha apuntado hacia la oportunidad de "repensar las ciudades". En esta línea, ha sentenciado que "el 70% de la emisión de gases de efecto invernadero es fruto de la organización urbana" por lo que "si se busca una solución, solo puede encontrarse en las ciudades".

Así, ha apostado por "regenerarlas, cambiando las reglas del juego". Una de ellas es hacer las ciudades más compactas, "evitando los suburbios de casitas unifamiliares con piscina", ya que la diferencia entre ir a pie a los servicios cotidianos o ir en coche, por su distancia, implica "un consumo de 6.000 veces más energía, además de combustibles fósiles".

En este sentido, ha puesto el ejemplo del concepto "ciudad de los 15 minutos" como un modelo a seguir, por disponer de una amplia variedad de servicios básicos y dotaciones públicas a 300 metros de la vivienda. "Esto tiene repercusión en cómo moverse, puedo moverme a pie, si está a tres kilómetros se puede optar por la bicicleta, pero si está un poco más allá la cosa se complica", si bien "existe un invento como es la bicicleta eléctrica, ideal para ciudades como Málaga, que hay estudios que indican que llega más rápido que el coche en recorridos inferiores a once kilómetros", ha señalado.

PUBLICIDAD

Cursos de verano

'Soluciones basadas en la naturaleza y economía circular frente al cambio climático en la provincia de Málaga' es un curso de verano dirigido por el profesor de la Universidad de Málaga (UMA) Marcos Castro, Enrique Salvo Tierra (Cátedra UNIA-UICN) y el miembro de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) Andrés Alcántara Valero, que imparte la UNIA a través de su Sede de Málaga.

Este título se celebra desde el pasado lunes y analiza los aspectos referidos a los escenarios climáticos, así como la traducción de la resiliencia en términos de la necesidad de nuevos modelos económicos, urbanísticos y energéticos para el territorio, orientados hacia el diseño de ciudades más humanas y ecológicas, así como climática y socialmente más justas.

Comentario/s

Deja tu comentario