CO2: ¿qué puedo hacer para reducirlo?

  • Muchos lectores quieren saber cómo ayudar a reducir la cantidad de CO2 que se libera, ECOticias.com - ‘El periódico Verde les responde.

Comparte esta noticia!

¿Cuál es el problema?

Las emisiones de CO2 dependen de una gran cantidad de factores: la cuantía y el origen de la electricidad que empleamos, el uso que damos a los vehículos tradicionales, el tipo de consumidores que somos, qué alimentos, envases, ropa, zapatos, tecnología y demás artículos elegimos, cada cuánto cambiamos el móvil o si reciclamos y reutilizamos las cosas.

Y es que, en realidad la producción de CO2 está íntimamente ligada a cada una de las acciones que realizamos Todos los seres humanos, por eso cada persona tiene una huella de carbono personal, que aumenta o disminuye según su comportamiento y las elecciones que realiza, en todos los aspectos mencionados y en muchos más.

CO2: ¿qué puedo hacer para reducirlo?

Las interrelaciones personales también influyen en la cantidad de CO2 que se libera, para cumplir nuestras expectativas. Si tomamos todas las precauciones en nuestra vida personal, pero vamos habitualmente a casa de personas que no reciclan, las bebidas que tomemos generarán residuos que aumentarán indirectamente nuestra huella de carbono real.

Lo mismo pasa con cada uno de nuestros actos, ya que tiene repercusión directa o indirecta sobre nuestra huella de carbono, lo que se haga en el trabajo, en el gimnasio, yéndonos de vacaciones, al cine o a un concierto o de compras a un centro comercial. Todas y cada una de nuestras elecciones condicionan nuestra incidencia y responsabilidad en la producción de CO2 y de otros gases de efecto invernadero.

Pero: ¿puedo hacer algo?

La respuesta es SÍ, puesto que como ya explicamos, cada acto tiene sus propias repercusiones en cuanto a la emisión de CO2 y si somos conscientes de ello, podemos limitar nuestra participación. Optar por vehículos eléctricos, trayectos imprescindibles y viajes colectivos, exigir que la huella de carbono de los productos y servicios sea un dato público y presionar para que se empleen energías renovables y se produzca de forma sostenible, son buenas ideas.

PUBLICIDAD

Dentro de casa hay infinidad de pequeños detalles que debemos corregir en nuestro devenir diario, que no solo ayudarán a que disminuya la cantidad de CO2, sino que ahorrarán recursos y dinero. Cuidar el agua, decantarnos por la eficiencia energética, no desperdiciar alimentos, comprar lo necesario, reciclar nuestros desperdicios, reparar y reutilizar todo aquello que sea posible y donar lo que no necesitemos, debería ser una costumbre.

Ten en cuenta que, además de contribuir personalmente a disminuir la cantidad de Dióxido de Carbono emitido, estaremos dando ejemplo a otros, logrando que la suma de muchos esfuerzos y la presión pública fomente y fuerce la necesidad de cambios mayores. Solo la acción colectiva y masiva motivada por la concienciación social, puede detener la vorágine autodestructiva en la que estamos inmersos.

PUBLICIDAD

Por Sandra MG para ‘El Periódico Verde’

Otra noche disparada la contaminación en Gijon

Otra noche disparada la contaminación en Gijon

Ganadería. Sistema ECOGAN de gestión de emisiones contaminantes

Ganadería. Sistema ECOGAN de gestión de emisiones contaminantes

Comentario/s

Deja tu comentario