La industria española prevé una subida del precio del CO2 pero sólo un 14% ha calculado su impacto a 2020

  • El informe sobre “Los mercados de Carbono en España”, expone que la industria española comparte las predicciones alcistas del precio del CO2 de aquí a 2020. Un 72,5% de los industriales que han participado comparten esta idea, incluso un 48,75% lo sitúan por encima de los 20€ en 2020. Paradójicamente, sólo un 13,92% manifiesta que haya cuantificado su exposición al carbono para así poder calcular el impacto que va a tener este mercado a la hora de tomar decisiones empresariales.

     

Comparte esta noticia!

Esta situación llama la atención si se tiene en cuenta que los industriales españoles han participado muy activamente en este mercado desde que hace cinco años se pusiera en marcha. Así, el 74% de las empresas encuestadas ha vendido derechos de emisión (EUA) y el 45% ha realizado operaciones más sofisticadas de permuta de los derechos asignados por créditos de carbono internacionales (CER).

El informe elaborado por Factor CO2 es el primer estudio específico sobre los mercados de CO2 en España realizado con  la participación del propio sector. Se divide en tres grandes apartados:; el primero describe la situación de contexto en los mercados de carbono, mientras que en el segundo se recogen las percepciones que los industriales españoles tienen sobre el mismo, para terminar con un tercero que presenta las novedades regulatorias.

Situación de contexto
Los mercados de carbono llevan funcionando en nuestro país desde el año 2005, debido a la incorporación de la normativa comunitaria. La industria y el sector eléctrico llevan desde entonces en proceso de adaptación a un esquema que les obliga a tratar el CO2 como una materia prima más en su proceso productivo.

El precio del derecho de emisión ha evolucionado con una volatilidad muy alta desde entonces. En los próximos años, todas las previsiones apuntan a una subida del precio provocada principalmente por la recuperación económica esperada y por la futura asignación restrictiva para el periodo 2013-2020, que generará un déficit adicional en las instalaciones de generación eléctrica.  Los analistas esperan que en Europa los precios de la tonelada de CO2 pasen de los 15 € actuales a situarse por encima de los 20€ para finales de 2012, mientras que las previsiones a 2020 oscilan entre los 20 y los 40 €.

En España, la tendencia del mercado ha venido marcada por un descenso continuado de emisiones desde 2005. Este descenso se ha producido principalmente por la desaceleración industrial, el impacto del precio de la energía, así como por el efecto de las medidas regulatorias e incentivos introducidos desde entonces.

Percepciones del sector industrial
Aunque un 82,50% de las empresas creen que la regulación del CO2 está teniendo impactos en la gestión empresarial, sólo el 11,84% ha considerado el coste del EUA a la hora de fijar el precio de su producto. Esto parece confirmar que los mercados de carbono, pese a su magnitud, aún no han tenido tiempo para ser internalizados en la gestión empresarial cotidiana.

La industria española ha sido muy activa a la hora de tomar parte en el mercado y se muestra moderadamente satisfecha con sus agentes (intermediarios, bancos y eléctricas). Los intermedarios obtienen una puntuación de 7,1, mientras que los bancos reciben un 6,4 y las eléctricas 6,5.

Novedades regulatorias
En Europa, la nueva directiva 2009/29/CE perfecciona y amplía el funcionamiento del mercado europeo de emisiones. Los cambios más importantes introducidos por esta norma tienen naturaleza restrictiva (como la disminución en un 21% del total de derechos sobre las emisiones de 2005 o la apuesta por la subasta). Existen, sin embargo, mecanismos más generosos como  la posibilidad de utilizar derechos del periodo 2008-2012 en el 2013-2020 o la posible exclusión de instalaciones con emisiones anuales inferiores a las 25.000 tCO2.

En España se aprobó en julio la Ley 13/2010 que se alinea con las directivas europeas. Entre las novedades más destacables se encuentra la regulación de la aviación como nuevo sector afectado a partir del año 2012, lo que implicará la necesidad de adaptaciones importantes para las compañías, los gestores del sector y la Administración.

Comentario/s

Deja tu comentario