Belleza sin tóxicos

Seguimos con la importancia de comprar con la cabeza. Como en todos los sectores, hay que ir con sumo cuidado con las mentiras y las medias verdades. Aunque una marca comercial se presente como garante de la cosmética natural o de la biocosmética

En los tiempos actuales, de culto al cuerpo, de importancia de la imagen, la belleza es una ocupación a la que tanto hombres como mujeres dedican unas horas, como mínimo, a la semana. ¿A quién no le gusta sentirse bello/a? Por este motivo, la cosmética, que contribuye a cuidar nuestra belleza y salud física, es un factor importante.

Fijarse siempre en los componentes

Un consejo básico pero muy útil consiste en no olvidar nunca la importancia de comprar con la cabeza. Es decir, cuando estemos delante de un producto de cosmética que ha conseguido atraer nuestra atención, no hay que dejarse llevar por el mero impulso y analizar sus claves. Por ejemplo, es recomendable analizar el origen de los productos y sus ingredientes.

La importancia de la certificación

Seguimos con la importancia de comprar con la cabeza. Como en todos los sectores, hay que ir con sumo cuidado con las mentiras y las medias verdades. Aunque una marca comercial se presente como garante de la cosmética natural o de la biocosmética, es importante asegurarse de que el producto en cuestión consta de certificación. Lo cierto es que, sin esta garantía, pueden estar intentando vendernos gato por liebre.

Tóxicos habituales

Dentro de la cosmética industrial, hay una serie de ingredientes tóxicos que suelen ser habituales en esta tipología de productos. Por este motivo, en este artículo os los introduciremos sintéticamente, para que os mantengáis en alerta.

Entre los más conocidos, están los ftalatos, presentes en muchos productos de cosmética industrial, que pueden afectar al sistema endocrino, al igual que los parabenos, también habituales; los polvos de talco; el formaldehído, un conservante que provoca irritaciones, así como el resorcinol; y el tolueno, que puede comportar dolores de cabeza y mareos.

Cuidar la estética cuidando la salud

Sin duda, como comentábamos al principio, cuidar la estética, en los tiempos que corren, puede tener para nosotros cierta importancia. Ahora bien, lo que es fundamental es que, si queremos potenciar nuestra belleza física, lo hagamos cuidando también de nuestra salud. En este sentido, la cosmética natural es la mejor para combinar estas dos prioridades.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés