Formación ambiental: una herramienta educativa cada vez más imprescindible

  • El excesivo consumo de los humanos, la codicia por obtener cada vez más recursos y la falta de responsabilidad, previsión y cuidado en nuestras acciones dañan al Medio Ambiente. La formación ambiental es la principal herramienta que tenemos para cambiar esa situación.

Comparte esta noticia!

¿Qué es la formación ambiental?

Se le llama formación ambiental a todos los tipos y métodos de educativos, que le permiten a los educandos conocer cuáles son los problemas de origen antropogénico que afectan al Medio Ambiente y les dan las herramientas necesarias para que, una vez identificadas se puedan revertir sus causas y sus efectos, con el objetivo de ayudar a que la gente pueda disfrutar de una vida plena y sostenible, tanto laboral como socialmente.

Cuando se habla de sostenibilidad es fundamental tener en cuenta que la acepción que se aplica es la siguiente: una acción se considera sostenible siempre que se pueda realizar de manera continuada, durante plazos de tiempo cortos o largos, sin que la misma tenga consecuencias negativas sobre el medio ambiente. Por eso se debe evitar decir que algo es sostenible y no afecta al medio ambiente, para no caer en una redundancia innecesaria.

¿Por qué es necesaria la formación ambiental?

Porque la educación sigue siendo la mejor y más eficaz herramienta de cambio en todos los aspectos de la vida y la protección, cuidado y preservación del medio ambiente necesitan de manera perentoria, que las personas y las empresas tomen conciencia de la cuota de responsabilidad que les cabe, a la hora de subsanar errores pasados y forjar un futuro promisorio.

La formación ambiental ha tenido que seguir un largo camino para lograr que se la reconozca como lo que es, una profesión de y con futuro. Este trayecto ha estado jalonado de impedimentos de toda índole, desde el negacionismo del cambio climático, las fuerzas económicas detrás de los combustibles fósiles, hasta la inercia de los mercados. 

Pero la lucha de miles de activistas, científicos y centros especializados en formación ambiental han logrado que hoy se vea con otros ojos a estas disciplinas y que, a nivel tanto empresarial como individual haya una concienciación profunda acerca de la necesidad de aprender a ser menos dañinos y más innovadores, dentro de la sostenibilidad.

Un arduo camino

A los seres humanos les costó mucho primero darse cuenta y luego aceptar, que su estándar de vida y su accionar diario estaban haciendo estragos en el clima, acelerando los cambios normales y cíclicos que sufre el planeta y acabando con el medio ambiente y los ecosistemas que lo componen.  

PUBLICIDAD

Una de las principales dificultades a las que hubieron de enfrentarse los pioneros en formación ambiental fue la de hacerles entender a las personas, que además de ser gregarios es decir de vivir en una sociedad, también son parte de los ecosistemas circundantes con los que mantienen una relación de interdependencia.

Si bien hoy todos sabemos qué es medio ambiente, fue difícil hacerles comprender a la gente de mediado del siglo pasado, que era todo aquello que nos rodea, incluidos los factores del tipo físico (clima, mareas, luz solar, etc.) y biológicos (flora y fauna), que influye de manera significativa tanto en el desarrollo como en el comportamiento de los seres vivos y que su equilibrio es tan frágil como necesario.

Pioneros en formación ambiental

Ante la necesidad de implementar nuevas formas de producción menos contaminantes, de gestionar el agua de manera adecuada para preservarla, de obtener energía más limpia y barata o de proteger los diferentes ecosistemas y a sus integrantes de las acciones antropogénicas fueron surgiendo las diferentes disciplinas que hoy integran la formación ambiental.

PUBLICIDAD

Y si bien los primeros profesionales en el tema fueron autodidactas derivados de otras ramas de estudio como la biología, la química, la ingeniería, etc. finalmente se conformaron programas de aprendizaje destinados a que se conociera la problemática medioambiental y se pudieran implementar soluciones específicas a corto, mediano y largo plazo, desde todos los ámbitos de la sociedad.

La formación ambiental despegó, cuando la mayoría de las personas comprendió que es parte de un todo que es el planeta Tierra y que tanto los seres como los fenómenos están relacionados e Inter dependen unos de otros, por lo que es necesario respetar y preservar la biodiversidad y evitar que nuestras acciones sigan afectando a la salud del medio ambiente. 

Los nuevos retos de la formación ambiental

La formación ambiental está diseñada para entender, discutir y prevenir todos aquellos fenómenos que se relacionan con la interacción entre los seres humanos y el medio ambiente, pero también tiene otros objetivos, como promover el uso y desarrollo de herramientas no contaminantes como las energías renovables y/o gestionar los residuos de manera adecuada.

PUBLICIDAD

Los profesionales que opten por este tipo de preparación deberán ser capaces de identificar, analizar y comprender las problemáticas especificas relacionadas con el medio ambiente a las que se enfrentan en cada caso las empresas o los individuos, con el fin de dar soluciones alternativas, eficaces, sostenibles e innovadoras.

Tanto aquellos que ya son profesionales de la formación ambiental como los que están estudiando o se plantean hacerlo serán los responsables de salvaguardar muchos de los recursos que hasta ahora se están desperdiciando, contaminando o malgastando. Además, serán los indicados para ayudar al resto de la gente a entender de una vez por todas, que resolver la problemática medio ambiental es responsabilidad de todos.

Comentario/s

Deja tu comentario