El ciclo de carbono en la tundra recalentada evoluciona al del bosque

  • El ciclo del carbono en el Ártico es un delicado equilibrio de carbono que se libera a la atmósfera y que el carbono se elimina de la atmósfera. Las interrupciones en este equilibrio tienen implicaciones mucho más allá del Ártico.

Comparte esta noticia!

Un nuevo estudio dirigido por la NASA ha comprobado cómo el ciclo del carbono en la tundra se está acelerando, hasta un ritmo más propio de un bosque boreal norteamericano que del helado Ártico. "El calentamiento de las temperaturas significa que esencialmente tenemos un ecosistema, la tundra, desarrollando algunas de las características de un ecosistema diferente, un bosque boreal", dijo en un comunicado el coautor del estudio Anthony Bloom del Jet Propulsion Laboratory de la NASA.

"Si bien varios factores regulan la rapdiez con que continuará ocurriendo esta transformación, los estudios que utilizaron imágenes satelitales Landsat y MODIS con mediciones de campo en las últimas décadas han observado una migración hacia el norte de arbustos y árboles", añadió. Y no se trata solo de los árboles. El ciclo del carbono en el Ártico es un delicado equilibrio de carbono que se libera a la atmósfera y que el carbono se elimina de la atmósfera. Las interrupciones en este equilibrio tienen implicaciones mucho más allá del Ártico.

Durante el verano ártico, las temperaturas más cálidas descongelan las capas superiores del permafrost, lo que permite que los microbios descompongan la materia orgánica previamente congelada. Este proceso libera dióxido de carbono a la atmósfera. El crecimiento de la planta también aumenta durante este período, y las plantas eliminan el dióxido de carbono de la atmósfera a través de la fotosíntesis. Pero a medida que aumentan las temperaturas, la cantidad de tiempo que se almacena el carbono en el suelo ártico disminuye.

"El equilibrio entre estas dos dinámicas determinará si los ecosistemas árticos finalmente eliminarán o agregarán dióxido de carbono atmosférico en el clima futuro. Nuestro estudio encuentra que este último es más probable", dijo el autor principal y ex investigador postdoctoral JPL Sujong Jeong de la Universidad Nacional de Seúl. "Anticipamos que el tiempo de residencia del carbono del Ártico conducirá a cambios estacionales y de largo plazo más rápidos y pronunciados en el dióxido de carbono atmosférico global".

El equipo combinó datos de más de 40 años de mediciones de superficie de dióxido de carbono del Observatorio de Barrow, Alaska, de la NOAA, con un modelo estándar de balance de carbono del ecosistema para determinar la velocidad a la que el carbono entra y sale de North Slope. Los modelos solos anteriormente indicaban un aumento en la velocidad del ciclo del carbono, pero la adición de datos satelitales, aerotransportados y de superficie a largo plazo a la ecuación muestra que esos modelos estaban subestimando la importancia del aumento.

El estudio, titulado "Aceleración de las tasas de ciclo del carbono ártico revelado por las mediciones atmosféricas de CO2 a largo plazo", fue publicado recientemente en la revista Science Advances.

Comentario/s

Deja tu comentario