Las orcas ganan: NO al oleoducto canadiense

  • Una decisión judicial anula (por ahora) la posible expansión del oleoducto, para proteger a las orcas del Mar de Salish.

Comparte esta noticia!

Seguro que en las últimas semanas has oído hablar del caso de Tahlequah, la orca que cargó con su cría muerta durante 17 días. Era la primera en nacer en tres años de una población de 75 orcas residentes en peligro en el Mar de Salish, en la frontera entre Canadá y Estados Unidos. Cuando se conoció la historia, el futuro de la manada no era nada bueno.

Ahora un tribunal canadiense acaba de anular la aprobación del oleoducto Trans Mountain, un proyecto que iba a aumentar 7 veces el tráfico de buques cisterna —que trasladan enormes tanques de petróleo— en la costa del océano Pacífico. Como consecuencia, las orcas quedarían expuestas a un mayor riesgo de colisión mortal con un buque cisterna y el ruido afectaría a su capacidad de encontrar la poca comida que les queda para comer. El salmón real, del que dependen para alimentarse, está en rápido declive debido al cambio climático.

Esta decisión puede retrasar meses o años el proyecto, e incluso puede que sea cancelado por completo.

Una gran victoria no solo para las orcas y el medio ambiente, sino también para los 17 millones de personas que dependen directamente del mismo agua potable que habría estado expuesto a derrames tóxicos. Según la sentencia unánime del tribunal, el gobierno de Canadá autorizó el proyecto sin una consulta previa y adecuada a las tribus indígenas afectadas por el oleoducto.

Miles de personas como tú nos habéis ayudado a presionar a los 12 bancos internacionales —entre ellos el BBVA— vinculados, directa o indirectamente, con la financiación de este proyecto y las empresas que lo construyen. Gracias a tu apoyo podemos seguir defendiendo el planeta frente a quienes financian su destrucción con más dinero para oleoductos peligrosos.

Fuente: Greenpeace

Comentario/s

Deja tu comentario