Una amazonia sostenible para todos

  • Los esfuerzos de protección de la biodiversidad en las áreas de uso sostenible que se encuentran en la Amazonia arrojan resultados sociales sumamente positivos, según la reciente investigación de la Universidad de East Anglia del Reino Unido, según lo publicado en 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Comparte esta noticia!

Los esfuerzos de biodiversidad en las áreas protegidas de uso sostenible de la Amazonia están arrojando resultados sociales altamente positivos, según una nueva investigación de la Universidad de East Anglia (UEA), en Reino Unido, según publican sus autores en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

El estudio investigó las consecuencias sociales de vivir tanto dentro como fuera de las áreas protegidas de uso sostenible que contienen ecosistemas acuáticos y terrestres en el estado brasileño de Amazonas. Los investigadores utilizaron datos de más de 80 comunidades locales de semisubsistencia a lo largo de un tramo de 2.000 km del río Juruá, el segundo afluente más largo del río Amazonas.

Las Áreas Protegidas de Uso Sostenible (AP) de la Amazonia son una iniciativa conjunta patrocinada por organismos gubernamentales para ampliar la protección de la selva amazónica en Brasil. Las comunidades que se encuentran dentro de las AP disfrutan sistemáticamente de un mejor acceso a la atención sanitaria, la educación, la electricidad, el saneamiento básico y las infraestructuras de comunicación.

La investigación ha sido codirigida por el doctor João Campos-Silva, investigador postdoctoral de la Universidad Noruega de Ciencias de la Vida, junto con Carlos Peres, profesor de Ciencias de la Conservación en la Escuela de Ciencias Ambientales de la UEA, y ha contado con el pleno apoyo del Instituto Juruá, una ONG de conservación sin ánimo de lucro que trabaja en la Amazonia.

Las medidas menos tangibles de bienestar, como la percepción del futuro, también eran mejores en las comunidades situadas dentro de las AP. Además, vivir dentro de un AP fue el factor que más predijo la riqueza de los hogares, seguido de los programas de transferencia de dinero y el tamaño de la familia (número de personas por hogar). Estos beneficios colectivos influyen claramente en la satisfacción vital, ya que sólo el 5% de los adultos residentes en AP aspira a emigrar a centros urbanos, frente al 58% de los adultos que viven en zonas no protegidas.

Los investigadores afirman que las AP de uso sostenible pueden fomentar las asociaciones múltiples, las asociaciones locales fuertes, la tenencia de la tierra, la cogestión, las subvenciones económicas, el liderazgo fuerte, las políticas públicas y la gobernanza policéntrica, lo que se traduce en una mejora clara del bienestar local más allá de la protección de la biodiversidad.

PUBLICIDAD

Según los investigadores, las zonas protegidas tropicales suelen carecer de personal y fondos suficientes y seguirán degradándose cada vez más debido a la mala gestión de los recursos, el aumento de la población y la invasión externa. Sigue sin estar claro cómo poner en marcha las AP existentes en condiciones de escasez de recursos financieros, cuando no de climas políticos hostiles. El profesor Peres destaca que, "en contra de la percepción predominante en el desarrollo rural, las comunidades locales pueden obtener beneficios sustanciales, en lugar de incurrir en costes de oportunidad, de las áreas protegidas de los bosques tropicales".

"Por lo tanto --continúa--, estas áreas protegidas pueden aportar múltiples beneficios conjuntos a diferentes partes interesadas a escala local y global. Este es el caso, en particular, de los sistemas tropicales de agua dulce de todo el mundo, que están mal gestionados y, sin embargo, cuentan con cientos de millones de usuarios locales".

Según resalta, "en las regiones tropicales de baja gobernanza, en las que las zonas protegidas se ven gravemente perjudicadas por el mal funcionamiento de las agencias medioambientales, es fundamental forjar alianzas de trabajo exitosas con las comunidades locales que puedan garantizar resultados socioecológicos beneficiosos para todos".

PUBLICIDAD

El doctor Campos-Silva apostilla que, "más allá de un triunfo de la conservación, las áreas protegidas de uso sostenible bien implementadas pueden funcionar como un laboratorio socioecológico, donde se pueden desarrollar nuevas herramientas de conservación y ampliarlas a mayores escalas, alineando el bienestar social y la protección de la biodiversidad dentro de la Amazonia".

Dado que las áreas protegidas brasileñas carecen de personal y fondos suficientes, lo que afecta a su aplicación, el fortalecimiento de la red de áreas protegidas de la Amazonia para su plena aplicación es un imperativo para los organismos gubernamentales y no gubernamentales que aspiran a un futuro sostenible para la Amazonia que sea socialmente justo, señalan los autores. El profesor Peres destaca que este nuevo estudio "es una historia de optimismo que ofrece una rara perspectiva positiva sobre el futuro de las áreas protegidas en muchos países en desarrollo".

Comentario/s

Deja tu comentario