Cantabria y Valles Pasiegos quieren que la N-623 sea ‘Ruta Turística Nacional’

  • La Consejería de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio trabajará de forma conjunta con la Asociación para la Promoción y Desarrollo de los Valles Pasiegos para conseguir que la Nacional 623.

Comparte esta noticia!

Así se lo ha trasladado el consejero, Javier López Marcano, al presidente de la asociación y alcalde de Villacarriedo, Ángel Sainz, en la reunión que han mantenido para analizar los proyectos que se pretenden desarrollar en la comarca en el ámbito turístico. Según ha informado el Gobierno en un comunicado, López Marcano ha valorado como "innovadora y ambiciosa" la apuesta de poner en valor la N-623 y convertir esta antigua carretera en un atractivo turístico vinculado al territorio y a sus recursos culturales, etnográficos y gastronómicos.

El consejero se ha comprometido a apoyar las actuaciones necesarias para promocionar esta ruta que une la Meseta, a través del Puerto del Escudo, con la costa Cantábrica, y desde la Consejería se irá de la mano con los Valles Pasiegos para que el proyecto sea tenido en cuenta en el reparto de fondos europeos que recibirá Cantabria dentro de la Estrategia de Sostenibilidad Turística en Destino.

Cantabria y Valles Pasiegos quieren que la N-623 sea ‘Ruta Turística Nacional’

Asimismo, López Marcano ha adelantado que su departamento defenderá el proyecto en la Secretaría de Estado de Turismo para que desde el Ministerio de Fomento se tenga en cuenta la declaración de la carretera como Ruta Turística Nacional. "Sería algo novedoso y bueno para Cantabria y podría ser el equivalente en España a la 'Ruta 66' de Estados Unidos que, como todos sabemos, es un producto turístico conocido a nivel internacional", ha dicho.

El consejero ha destacado, además, que el proyecto es compartido con Castilla y León gracias al trabajo realizado conjuntamente por la Asociación de Promoción y Desarrollo de los Valles Pasiegos y la Diputación de Burgos a través de la sociedad 'Burgos Alimenta'. Ambas entidades vienen trabajando en los últimos años en potenciar esta carretera. En este sentido, Sainz ha explicado que desde ambas entidades se han realizado diferentes actuaciones, como un encuentro de moteros, la edición de dos vídeos promocionales y la publicación de folletos informativos y mapas, y se trabaja en la puesta en marcha de una página web sobre la N-623 y todos los recursos y atractivos turísticos de los municipios que atraviesa.

A éstas se suma la colaboración con Brittany Ferries, dado que la carretera es muy transitada por los británicos que llegan a Cantabria en ferrie, y, cuando la pandemia lo permita, se desarrollarán actividades promocionales a bordo durante el viaje y se distribuirá material informativo.

Asimismo, se han mantenido contactos con la Secretaría de Estado de Turismo a través de la Red Española de Desarrollo Rural ya que el proyecto "reúne todas las características de dinamización turística en el ámbito rural y encaja a la perfección en las actuaciones que la Secretaría de Estado quiere fomentar a favor de un turismo sostenible impulsado desde los grupos de acción local", ha afirmado Sainz. Además se ha mostrado convencido del potencial que esta ruta turística tiene "para dinamizar los pueblos por los que pasa con nuevas oportunidades de negocio y empleo relacionados con el turismo y los servicios". El presidente de la asociación ha destacado, por último, el apoyo de los ayuntamientos de Piélagos y Camargo, por cuyos territorios también discurre la nacional.

PUBLICIDAD

Promoción en fitur

Los atractivos de la N-623 serán dados a conocer en Fitur con la proyección del vídeo promocional, una promoción que se completará con una presentación, en los próximos meses, en Madrid. El objetivo es hacer de dicho vial --muy transitado hace décadas y hoy convertido en una carretera "para moteros y viajeros románticos", según destacan los responsables del proyecto--, una ruta turística asociada a los paisajes, el patrimonio cultural y la gastronomía de los lugares por los que pasa.

153 kilómetros de paisaje y patrimonio

La Nacional 623 entre Burgos y Santander tiene una longitud total de 153 kilómetros, de los que 93 discurren a través de la provincia de Burgos, 30 por la comarca de los Valles Pasiegos y otros 30 por el resto de la Comunidad de Cantabria. Se trata del camino más corto entre las ciudades de Burgos y Santander, aunque, a partir de los años 90, las variantes que se construyeron para salvar la difícil orografía del terreno y el excesivo tráfico hicieron que la N-623 quedara en segundo plano.

Su recorrido está salpicado de muchos y diferentes atractivos. Tan solo a su paso por los Valles Pasiegos atraviesa 16 municipios, ofreciendo un relieve contrastado y enérgico, una naturaleza exuberante, un paisaje salpicado por las cabañas pasiegas, y un rico patrimonio cultural y etnográfico donde tampoco faltan las rutas y senderos para excursionistas.

PUBLICIDAD

Entre estos atractivos se encuentran también Bienes de Interés Cultural como el núcleo de Alceda y Patrimonio de la Humanidad como las cuevas prehistóricas de Monte Castillo en Puente Viesgo, además de oferta termal, zonas de descanso rodeadas de naturaleza y una amplia gama de productos agroalimentarios y propuestas gastronómicas, entre ellos los sobaos y quesadas pasiegas. La puesta en valor de la carretera contempla la señalización unificada del recorrido y de los principales puntos de interés paisajístico, geológico, patrimonial o gastronómico, entre otras acciones.

La engaña y vía verde del pas

El consejero y Sainz, que ha estado acompañado de la gerente de la Asociación, Ana Manrique, también han hablado sobre otras actuaciones de interés para el desarrollo turístico de la comarca, entre ellas, las que se llevarán a cabo en el túnel de La Engaña y su acondicionamiento turístico; o la homogenización de la señalización de la Vía Verde del Pas, producto icónico de los Valles Pasiegos, en todo su recorrido entre Ontaneda y Santander.


Comentario/s

Deja tu comentario