Instalar placas solares térmicas en casa, ¿qué beneficios ofrecen?

  • No hay ninguna duda de que la energía solar térmica es la tecnología renovable que más se está implantando en los hogares de nuestro país actualmente. No es para menos, ya que gracias a la energía solar térmica podemos disfrutar de una energía completamente natural capaz de calentar nuestros hogares durante los meses más fríos del año y conseguir reducir nuestra factura de la luz.

Comparte esta noticia!

Desde que en el año 2006 entrase en vigor el Código Técnico de Edificación (CTE), que obliga a que todas las viviendas y edificios de nueva construcción cuenten con la instalación de placas solares térmicas, este sistema se ha convertido en una de las principales alternativas para calentar el hogar, así como para obtener electricidad y agua caliente teniendo siempre en cuenta la preservación del medio ambiente. El objetivo del CTE es conseguir obtener la mayor cantidad posible de radiación, para después poder disfrutar de una energía totalmente renovable y libre de cualquier agente contaminante.

Principales diferencias entre la energía solar térmica y la fotovoltaica

Mucha gente las confunde, pero las diferencias entre una y otra son importantes. Mientras que la energía fotovoltaica utiliza la radiación solar para conseguir electricidad, la solar térmica convierte la energía que proviene directamente del sol en calor, lo que es realmente útil para las instalaciones de agua caliente y para los diferentes sistemas de calefacción.

¿Cómo funcionan?

Las placas solares térmicas se encargan de atraer a los rayos de sol y posteriormente absorber toda su energía para convertirla en calor. Funcionan gracias a un líquido, que por lo general suele ser agua, que atraviesa las placas solares y que consigue calentarse gracias a la función que desempeñan las placas.

Poco a poco, ese líquido irá aumentando su temperatura hasta llegar al máximo, y quedará almacenado hasta que llegue el momento de utilizarlo. Cuando sea el momento, el líquido se utilizará para calentar el agua o para hacer las funciones de calefacción. La intención es conseguir un efecto invernadero en las placas solares.

PUBLICIDAD

Una de las principales ventajas que ofrecen los paneles solares térmicos es que por mucho frío que haga, el agua podrá continuar calentándose siempre que haya algún rayo de sol, por lo que nunca dejan de funcionar.

Aun así, hay que tener en cuenta que el sistema de radiación térmica no sustituye por completo al convencional sistema de agua caliente o calefacción, sino que lo complementa, siendo de gran ayuda para conseguir unas facturas de la luz mucho más reducidas y para colaborar con el medio ambiente. En las épocas de verano y de primavera es cuando más se reducen las facturas, ya que es cuando existe una mayor radiación solar.

Sus principales ventajas

PUBLICIDAD

Sin duda, la principal ventaja de la energía solar térmica es que es una energía pura, limpia y completamente respetuosa con el medio ambiente. Pero no la única, ni mucho menos. Y es que en el momento en el que instales una placa solar tendrás energía para mucho tiempo con una gran infinidad de utilidades.

Además, tal como indica su propio nombre, estas placas funcionan con la radiación solar, pero si se da el caso de que un día aparece nublado también funcionará sin ningún problema, ya que todavía podrá absorber un mínimo de radiación. Si esta tendencia continúa durante varios días y el sol continúa sin aparecer, las placas harán uso de sus reservas y del líquido almacenado para conseguir calentar el agua.

Las placas solares tienen una vida útil que suele durar entre 20 y 25 años a pleno rendimiento, aunque si se mantienen en buen estado, pueden llegar a durar 30 años sin ningún problema. De modo que una vez las tengas instaladas, no tendrás que volver a preocuparte hasta dentro de mucho tiempo.

PUBLICIDAD

Ahorro económico

El ahorro económico que suponen es tal, que hemos decidido sacarlo fuera de las ventajas principales para dedicarles un apartado especial.

En primer lugar, no te dejes llevar por el precio inicial de las placas y de su instalación, que sí que suele ser algo elevado en comparación a los sistemas tradicionales. Pero el ahorro económico del que disfrutarás en tu factura cada mes, harán que en cinco años como mucho hayas recuperado la inversión inicial, aunque a este paso, si continúan subiendo las tarifas de la luz, es posible que incluso en menos tiempo. Si tenemos en cuenta el tiempo de vida útil con su coste total, te das cuenta de que estás ante un tipo de energía renovable que te asegurará el mejor rendimiento al mejor precio.

Hay que tener en cuenta que el precio de la instalación no será fijo, ya que dependerá principalmente del número de paneles solares térmicos que se vayan a instalar. Evidentemente, una instalación para calentar el agua de una piscina no tendrá el mismo que el precio que para calentar una vivienda convencional.

PUBLICIDAD

Mantenimiento

El mantenimiento de los paneles solares es casi nulo, por lo que esto también se muestra como una importante ventaja a tener en cuenta. Por lo general, con mantenerlas limpias y asegurarte de que funcionan correctamente será suficiente.

Lo más importante es que te asegures de que no existe ningún elemento que pueda estar interfiriendo entre los paneles y los rayos del sol, como ramas de árboles o un edificio que provoque sombra directamente sobre las placas, ya que estos elementos harán que sean más complicadas de calentar.

También es importante que si vives en una zona en la que el frío aprieta y las heladas son habituales, añadas líquido anticongelante para evitar que las placas queden congeladas.

Ahorra en tu factura de la luz y colaborar con el medio ambiente nunca había sido tan fácil

Comentario/s

  • Antonio - jueves 17 diciembre 2015

    muy aclaratorio. gracias.

Deja tu comentario