La ‘desinformación’ sobre el hidrógeno

  • La industria de los combustibles fósiles se está beneficiando de los fondos de recuperación europeos a través del lobby del hidrógeno para perpetuar su negocio.

Comparte esta noticia!

Esta es la principal conclusión del estudio “Apropiarse de la recuperación a través del hidrógeno“ que lanzamos hoy a nivel europeo con la campaña Fossil Free Politics y la European Network of Corporate Observatories (ENCO). El informe analiza la influencia de esta industria sobre los planes de Recuperación y Resiliencia de cuatro países europeos (entre los que se encuentra España) y alerta del peligro de que se promocionen falsas soluciones como el gas fósil a través del boom del hidrógeno.

Los planes de recuperación de Italia, Francia, Portugal y España destinarán en total 8.300 millones de los fondos de recuperación de la UE al desarrollo del hidrógeno y gases renovables. En el caso concreto de España destina unos 1.600 millones en la ruta del hidrógeno. Si bien es cierto que los planes de recuperación no financian directamente proyectos de combustibles fósiles, la industria del gas ve en el hidrógeno un caballo de Troya para perpetuar su uso.

El hidrógeno en el sector energético está teniendo en la recuperación verde un papel de excesivo protagonismo, cuando en realidad su desarrollo debe limitarse a suplir consumos energéticos que no sea posible electrificar (como el transporte pesado), así como para su uso como materia prima para procesos industriales: refinerías, metalurgia, etc.

Este protagonismo quizás tenga algo que ver con el esfuerzo de lobby que está realizando la industria de los combustibles fósiles, que lo ven como un salvavidas para sus modelos de negocio, así como para uno de sus principales productos: el gas fósil. El informe muestra cómo el lobby sobre el hidrógeno en Francia ha aumentado un 400% en los últimos 4 años. Documentos obtenidos usando la regulación de acceso a la información revelan que altos cargos de la Comisión Europea y el Grupo de trabajo de recuperación de la UE han compartido plataformas con la industria del petróleo y el gas, además de alentar su participación en los fondos de recuperación.

La Covid nos ha enseñado lo importante que es mantener fuerte un sistema sanitario para dar respuesta a futuras pandemias. A pesar de ello, Italia dedica en su plan más dinero a la estrategia de hidrógeno que a las unidades de cuidados intensivos, y el plan de recuperación español gasta más de un 50% más en hidrógeno que en las actuaciones destinadas a fortalecer el sistema de salud.

Nos preocupa que la UE no solo está entregando dinero público a la industria de los combustibles fósiles, especialmente a las industrias gasistas, conocida por intentar bloquear y retrasar la acción climática, sino las consecuencias de que el énfasis excesivo en el hidrógeno deje a Europa anclada durante décadas a los combustibles fósiles. Existe un alto riesgo de que las empresas de combustibles fósiles, que ahora abanderan esta nueva revolución tecnológica, quieran rentabilizar las inversiones que ya tienen para, además, alargar la vida de sus centrales e infraestructuras de gas.

PUBLICIDAD

Fuente: Greenpeace

Comentario/s

Deja tu comentario