Las renovables siguen creando puestos de trabajo

  • Según el Balance anual del último año presentado en la 8ª edición de Energías renovables y empleo, el sector ha crecido, de forma significativa y se espera que esta tendencia continue a buen ritmo.

Comparte esta noticia!

El sector de las energías renovables alcanzó los 12 millones de empleos el año pasado, frente a los 11,5 millones alcanzados en 2019, según la octava edición deRenewable Energy and Jobs: Annual Review 2021 (Energías renovables y empleo: balance anual 2021). El informe, que fue presentado por la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA) en colaboración con la Organización Internacional del Trabajo (OIT) durante la inauguración de alto nivel del Marco de Colaboración de IRENA sobre Transición Energética Justa e Inclusiva.

El informe confirma que la COVID-19 provocó demoras y alteraciones en las cadenas de suministro, con distintos efectos en los empleos en función del país y el uso final, así como del segmento de la cadena de valor. Si bien la energía solar y eólica siguieron liderando el crecimiento del empleo a escala mundial en el sector de las renovables, con un total de 4 millones y 1,25 millones de empleos respectivamente, los empleos en el segmento de los biocombustibles líquidos registraron una tendencia a la baja, motivada por la caída de la demanda de combustibles para el transporte. 

En lo que respecta al alumbrado solar sin conexión a la red, las ventas se resintieron, pero las empresas lograron limitar las pérdidas de empleos. Con una cuota del 39 %, China se situó a la cabeza de los empleos en el sector de las renovables a escala mundial en 2020, seguida del Brasil, la India, los Estados Unidos de América y miembros de la Unión Europea.

El sector también está creando empleo en muchos otros países, entre ellos, Viet Nam y Malasia, principales exportadores de energía solar fotovoltaica; Indonesia y Colombia, con grandes cadenas de suministro agrícolas para biocombustibles; y México y la Federación de Rusia, donde está creciendo la energía eólica. En África Subsahariana los empleos en el segmento de la energía solar están en fase expansión en distintos países como Nigeria, Togo y Sudáfrica.

La capacidad de las energías renovables para crear empleo y cumplir los objetivos climáticos está fuera de toda duda. La COP 26 está a la vuelta de la esquina y los gobiernos deben aumentar su nivel de ambición para reducir a cero las emisiones netas”, afirma Francesco la Camera, Director General de IRENA. “Solo hay un camino: aumentar las inversiones en una transición justa e inclusiva, aprovechando plenamente los beneficios socioeconómicos a medida que vamos avanzando”.

“El potencial de las energías renovables para generar empleo decente indica claramente que no tenemos que elegir entre la sostenibilidad ambiental por un lado y la creación de empleo por otro. Ambas cosas pueden ir de la mano”, declaró el Director General de la OIT.

PUBLICIDAD

El informe, que reconoce que las mujeres sufrieron más durante la pandemia porque tienden a trabajar en sectores más vulnerables a las crisis económicas, destaca la importancia de una transición justa y del empleo decente para todos, garantizando salarios dignos, la seguridad en los lugares de trabajo y el respeto de los derechos en el trabajo. Una transición justa pasa por una mano de obra diversa, con igualdad de oportunidades para las mujeres y los hombres, y con trayectorias profesionales para los jóvenes, las minorías y los grupos marginados. Las Normas Internacionales del Trabajo y los convenios colectivos son decisivos en este contexto.

El desarrollo del potencial de creación de empleo de las energías renovables dependerá de unas políticas ambiciosas que impulsen la transición energética en las próximas décadas. Además de unas políticas de despliegue, facilitadoras y de integración para el sector propiamente dicho, es necesario derribar las barreras estructurales existentes en la economía en general y reducir al mínimo los posibles desajustes entre las pérdidas y los aumentos de los empleos durante la transición.

De hecho, el trabajo elaborado por IRENA y la OIT muestra que durante la transición energética serán más los empleos que se creen que los que se pierdan. Un escenario de sostenibilidad mundial hasta 2030 de la OIT calcula que los empleos nuevos, de 24 a 25 millones, superarán con creces las pérdidas de empleos, entre 6 y 7 millones. Aproximadamente 5 millones de los trabajadores que perderán su empleo podrán encontrar empleos nuevos en la misma profesión, en otro sector. El informe World Energy Transition Outlook (Perspectiva mundial de las transiciones energéticas) de IRENA prevé que el sector de las renovables podría dar empleo a 43 millones de personas de aquí a 2050.

PUBLICIDAD

Las alteraciones en los suministros transfronterizos provocadas por las restricciones relacionadas con la COVID-19 han puesto de relieve la importante función de las cadenas de valor nacionales, cuyo refuerzo favorecerá la creación de empleo y la generación de ingresos a escala local, por conducto de actividades económicas nuevas y existentes. El trabajo de IRENA acerca de la utilización de las cadenas de suministro locales aporta información acerca de los tipos de empleos necesarios por tecnología, segmento de la cadena de valor, y requisitos educativos y profesionales.

Esto exigirá políticas sectoriales para conformar cadenas de suministro viables; estrategias de educación y formación para crear una mano de obra calificada; medidas activas en el mercado laboral para prestar servicios de empleo adecuados; reciclaje profesional y recertificación, así como protección social, para brindar asistencia a los trabajadores y las comunidades que dependan de los combustibles fósiles; y estrategias de inversión pública para respaldar el desarrollo económico regional y la diversificación.

Acerca de la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA)

IRENA es la principal agencia intergubernamental para la transformación energética mundial que apoya a los países en su transición hacia un futuro energético sostenible y actúa como la principal plataforma de cooperación internacional, centro de excelencia y repositorio de conocimiento sobre políticas, tecnologías, recursos y financiación de las energías renovables.

Con 166 miembros (165 Estados y la Unión Europea) y otros 18 países en proceso de adhesión que participan activamente, IRENA promueve la adopción generalizada y el uso sostenible de todas las formas de energía renovable para lograr el desarrollo sostenible, el acceso a la energía, la seguridad energética, y un crecimiento y prosperidad bajos en carbono.

Comentario/s

Deja tu comentario