Cómo pagar menos en la factura de la luz

  • Ante el calentamiento global, la escasez de combustibles fósiles (que solo puede agravarse) y la necesidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, las energías renovables son la solución. Pero no solo a gran escala, sino también a nivel doméstico.

Comparte esta noticia!

¿Qué son las energías renovables?

Son las que se generan a partir de todos aquellos recursos que se forman o renuevan más rápidamente de lo que se consumen. Son fuentes de energía renovable: el Sol, el viento, el agua en todas sus formas, el calor natural almacenado bajo la superficie de la Tierra o incluso los materiales orgánicos como la madera. Limpios y prácticamente inagotables, estos recursos son los partícipes principales de la transición energética.

Pero lo importante es que su explotación no está reservada únicamente a la producción de electricidad a gran escala, sino que es posible que cualquier persona utilice energías renovables en casa, lo que podría ayudar a reducir significativamente la factura de energía y ante el constante aumento de los precios de la electricidad y el gas natural, no hay ninguna duda que la perspectiva es tentadora.

Energías Renovables en el hogar

Fotovoltaica solar

Mediante paneles fotovoltaicos colocados en el techo, en el patio o incluso en el jardín, los rayos del sol le permitirán producir electricidad, que luego se inyecta en la red de distribución del hogar. De este modo, se puede satisfacer las necesidades eléctricas domésticas y no depender del proveedor habitual durante el día.

Para que un dispositivo fotovoltaico sea eficaz se deberá tener en cuenta las condiciones climáticas de cada área, la cantidad de horas de sol diarias y anuales con las que se cuenta y las sombras proyectadas por los edificios vecinos, con el objetivo de valorar si este tipo de energía renovable es la más efectiva o hay que buscar otras alternativas.

Los paneles solares fotovoltaicos son el dispositivo más eficiente para producir energía verde. Incluso si se trata de una inversión inicial importante, el coste se amortiza con relativa rapidez, además, hay subsidios tanto a nivel gubernamental como de las comunidades autónomas, por lo que resulta vital informarse al respecto.

Energía eólica

Una turbina eólica colocada en el techo o en el jardín es capaz de generar electricidad a partir de la fuerza del viento. El aire impulsa la rotación de las palas que, combinadas con un generador eléctrico crean una corriente continua, que un inversor convierte en alterna. Por lo tanto, un pequeño aerogenerador puede permitir cubrir gran parte de las necesidades energéticas de un hogar.

PUBLICIDAD

Antes de proceder a la instalación de aerogenerador doméstico se deben cumplir ciertos requisitos: la casa debe estar expuesta a vientos fuertes y regulares de entre 20 y 90 km/h y ha de disponer de un espacio lo suficientemente amplio y seguro para acogerlo. Dependiendo del tamaño del aerogenerador es posible que tenga que solicitar algún tipo de permiso.

La inversión inicial que implica la instalación de una turbina eólica doméstica está sujeta a muchos factores, como el potencial eólico del área, la potencia y el tipo de equipo que se elegirá. Pero, en cualquier caso, será una inversión considerable, ya que no solo hay que adquirir el aparato, sino que se debe tener en cuenta su instalación y mantenimiento. También resulta importante informarse en su comunidad si hay subvenciones específicas para esta energía renovable.

Las pequeñas turbinas eólicas son una solución eficiente para generar electricidad, pero dependiendo del tamaño de la casa y de sus requerimientos energéticos, la mayoría de las veces su producción no alcanza a cubrir la totalidad de las necesidades eléctricas, pero aun así reducen considerablemente las facturas de la luz y se amortizan entre los 10 y los 15 años.

Comentario/s

Deja tu comentario