La Xunta de Galicia quiere implantar 1.000 calderas de biomasa

El objetivo, a medio plazo, es lograr la mejora socioeconómica del medio rural gallego, incrementar el rendimiento de su monte, disminuir el riesgo de incendios forestales y generar una industria de la biomasa en la Comunidad Autónoma, según ha destacado este miércoles en rueda de prensa el director xeral de Enerxía e Minas, Ángel Bernardo Tahoces.

La Xunta persigue la implantación de un millar de calderas de biomasa en Galicia mediante una orden de ayudas por valor de 9,3 millones de euros, a la que podrán optar particulares (a los que se reservan 2 millones), pequeñas y medianas empresas (2,5 millones), entidades sin fines de lucro (500.000 euros), la administración pública local (2 millones) y la autonómica (2,3 millones).

   El objetivo, a medio plazo, es lograr la mejora socioeconómica del medio rural gallego, incrementar el rendimiento de su monte, disminuir el riesgo de incendios forestales y generar una industria de la biomasa en la Comunidad Autónoma, según ha destacado este miércoles en rueda de prensa el director xeral de Enerxía e Minas, Ángel Bernardo Tahoces.

   El Diario Oficial de Galicia (DOG) publicará este jueves la convocatoria, en colaboración con la Consellería de Medio Rural y que está cofinanciada por el Fondo Europeo Agrícola de Desenvolvemento Rural (Feader). Habrá entonces un plazo de un mes para solicitar las subvenciones y hasta el 31 de octubre de este año para justificar las inversiones.

- Advertisement -

   Más a largo plazo, el responsable de energía de la Consellería de Economía e Industria ha señalado que esta iniciativa busca, a través de un recurso «autóctono, limpio y renovable», «minimizar» las «deficiencias importantes» del sistema energético gallego, debido al alto grado de importación de la energía primaria.

INTENSIDAD DE LAS SUBVENCIONES

   Las ayudas tendrán un techo de 200.000 euros por proyecto excepto en los casos de empresas de transporte de mercancías por carretera (cuyo límite será de 100.000) y empresas agrícolas (con un tope de 15.000). Podrán cubrir hasta el 100% de las inversiones realizadas por entidades de la Administración autonómica, hasta el 80% en las entidades locales y hasta el 75% para pymes, particulares y entidades sin ánimo de lucro.

   El requisito «indispensable», según ha subrayado Tahoces, es que la residencia se sitúe fuera de las áreas calificadas como urbanas por los planeamientos urbanísticos de las siete grandes ciudades gallegas.

AHORRO EN ENERGÍA Y COSTE ECONÓMICO

   De acuerdo con los cálculos de la Xunta, con la instalación de este millar de equipamientos térmicos de biomasa –serán subvencionables el equipo y sus accesorios, sistemas de almacenamiento y costes de montaje y conexiones– será posible que Galicia se ahorre unos 70 millones de euros anuales en importaciones de productos energéticos y evitar la emisión de unas 50.000 toneladas de dióxido de carbono.

   También, según ha trasladado el director xeral, los hogares y las empresas gallegas podrán ahorrar en torno a un 60% de la factura energética de gasóleo, un 40% de la de gas natural y un 50% de fuel.

   Economía e Industria precisa que un equipo de biomasa disminuye en casi 1.000 euros el gasto en combustible en una economía familiar con respecto al gasóleo, cifra que sitúa en casi 13.000 euros en el caso de un edificio del sector servicios y en unos 130.000 para una industria.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés