Triste galardón para la ciudad de Logroño

  • Ecologistas en Acción La Rioja ha otorgado los Premios Atila "para distinguir a quienes a lo largo de estos 12 meses han destacado más por su contribución a la destrucción del medio ambiente en nuestra Comunidad".

Comparte esta noticia!

Ecologistas en Acción otorga el premio Atila a la Consejería de Sostenibilidad y Transición Ecológica "por la falta de planificación y la ausencia de respuesta del Gobierno de La Rioja ante la avalancha de proyectos (muchos de ellos especulativos) de parques eólicos en la región, demostrando su incapacidad para hacer frente a un problema medioambiental, denunciado hace tiempo por esta organización ecologista".

La integración de las renovables en el medio rural "debe venir de la limitación reglamentaria de las zonas en que ponerlas, del número y superficie de instalaciones y de medidas ambientales obligatorias en los proyectos, también de la compensación por los daños ocasionados al desarrollo rural", afirman a través de una nota de prensa.

En muchos casos, el despliegue de las renovables supone la pérdida de suelo fértil y de cambios de uso y de actividades imprescindibles para asentar a la población local, así como, la pérdida de atractivo y de empleos en agricultura, ganadería y servicios, puesto que el empleo se crea sólo en la fase de construcción para ser mínimo durante el mantenimiento de la actividad, prosiguen.

En conclusión, "parece que existen suficientes alternativas de emplazamientos para proyectos de solar y eólica donde se producirían menores impactos sobre la biodiversidad. Ante la avalancha de proyectos una adecuada planificación debería priorizar de forma clara los proyectos sobre estas superficies, en vez de conceder autorizaciones por orden de entrada de las peticiones".

Premio caballo de atila - la rioja 2021

Por su parte, prosiguen, "el silencio es una conocida forma de mostrar desprecio, esto debería ser conocido por las administraciones públicas, sin menoscabo de que estas están obligadas al cumplimiento de sus obligaciones legales". El derecho a la información ambiental "no es una gracia que puedan o no otorgar las administraciones, por el contrario es un deber para la satisfacción del derecho a conocer de la ciudadanía", afirman desde la entidad. Este derecho se conforma como piedra angular del control y escrutinio de la sociedad, dado que cualquier impacto sobre el medio ambiente tiene repercusiones en todas nosotras.

El Ayuntamiento de Logroño "se adscribe al silencio como respuesta las peticiones sobre el derecho a la información (solicitud de información sobre el convenio con Ecoembes, sobre el convenio con parques y jardines, sobre RSU) en la política del incumplimiento al deber que le obliga la Ley 27/2006 de información ambiental, este silencio si no es una forma de desprecio, cuanto menos es una falta de respeto a la sociedad civil e impide la participación de la ciudadanía en planes y programas defendidos o no por nuestro Ayuntamiento", indican desde Ecologistas en Acción.

Comentario/s

Deja tu comentario