Movilidad eléctrica: redescubriendo la bicicleta

  • Desde hace ya mucho tiempo, la bicicleta constituye uno de los medios de transporte más populares que existen, por muchas razones: es muy eficiente, segura, rápida y sobre todo agradabilísima de usar. ECOticias.com ‘El periódico Verde’ analiza la vigencia de este medio de transporte y sus opciones de movilidad eléctrica.

Comparte esta noticia!

Una trayectoria honrosa

Hasta principios de los años cuarenta del siglo pasado y coincidiendo con la Segunda Guerra Mundial, el uso de la bicicleta se extendía a lo largo y ancho de Europa, pero tras el proceso de industrialización de la pos guerra y a partir de que los coches a motor se hicieron cada vez más accesibles, paso a ser una actividad principalmente recreativa (con las honrosas excepciones de países como Holanda o Dinamarca que las usan para casi todo).

Desde finales de la década de los noventa ha habido una mayor concientización por parte de la gente, acerca del problema real y tangible que representa para el mundo entero la contaminación, a ello se le suma la necesidad de tener medios de transporte más eficientes y económicos, dada la saturación automotriz de las ciudades.

La conjunción de estos factores estos factores han contribuido en gran medida al ‘redescubrimiento’ de la bicicleta, al punto de que en la actualidad se ha normalizado en muchos paises, ir en bicicleta a trabajar, a hacer turismo o a por la compra, algo impensable hace apenas unas pocas décadas.

Por el buen camino

España lamentablemente no desataca por el esmero que se pone en cuidar el medio ambiente a nivel urbano (salvo un puñado de excepciones), pero en ciudades como Barcelona, Sevilla, Madrid, Vitoria o San Sebastián se promueve el uso de las bicicletas como medios de transporte personal ecológicamente amigables, eficientes y saludables. Ya sean bicicletas comunes o las que se orientan a la movilidad eléctrica.

Los problemas que se suelen plantear para usar bicicletas comunes son las distancias, el tipo de terreno y las condiciones físicas de los usuarios, por lo que las bicicletas eléctricas se presentan como una solución casi mágica, para quienes buscan hacer algún tipo de ejercicio (de moderado a nulo según los modelos), sin las dificultades que supone el subir cuestas, correr con el viento en contra o enfrentarse a extensos y escabroso recorridos.

Las bicicletas eléctricas tienen costes de uso nimios, su mantenimiento es muy fácil y simple, no producen ningún tipo de emisiones, son sumamente eficiente (no tienen punto de comparación con un coche ni con una motocicleta), permiten ejercitarse de manera mesurada y continua, son ideales para recorridos diarios , son aptas para todas las edades y tiene unos motores muy silenciosos.

PUBLICIDAD

Por Sandra MG para ECOticias.com

Comentario/s

Deja tu comentario