10 porqués de los gatos

Es cierto que son muy diferentes de los perros y aquí es válido el dicho que reza que las comparaciones son odiosas, porque básicamente tienen naturalezas muy distintas, comportamientos y hábitos particulares y personalidades únicas.

Hoy comentaremos algunas de esas cosas que en general no se comprende de los gatos y esto le pasa incluso a muchas personas que tienen el privilegio de compartir sus vidas con un felino.

- Advertisement -

¿Por qué “amasan”?

Muchos gatos jamás llegan a perder el instinto de masajear la teta de su madre para obtener leche cuando eran cachorros y siguen haciéndolo en superficies que le resulten blandas. Esa conducta es signo de que están relajados y felices.

¿Por qué cazan?

Esta es una típica pregunta de un dueño de gato en pleno desconcierto, al encontrarse un pajarito o un ratoncillo que su amigo le ha dejado bien a la vista.

¿Por qué caza si no tiene hambre? El gato caza por instinto es algo más fuerte que él. De la misma forma que juega con una cuerda o persigue la luz de un láser, tiene necesidad de cazar. Y cuando lo consigue, qué mejor que compartir su “hazaña” con su amigo humano.

¿Por qué lo arañan todo?

Los gatos tienen necesidad de mantener sus uñas afiladas, pues son su herramienta de caza más eficaz; si no se le enseña de pequeño a usar un rascador, es posible que él mismo se las ingenie para encontrar el sitio idóneo para hacerlo, elección que no siempre es del agrado de sus dueños.

¿Por qué adoran las cajas?

Los dueños de gatos pueden asegurar que no importa cuánto dinero gastes en juguetes, si le das una caja de cartón, cualquier gato será el animal más feliz de la tierra. Y es que cuando se encuentran en sitios cerrados, se sienten protegidos, por eso también se meten en bolsas de plástico o de papel, pero esta es una costumbre peligrosa ya que podrían ahogarse.

¿Por qué se lavan tanto?

Los felinos tienen un alto concepto de la limpieza, por lo que pueden pasarse horas acicalándose. Más allá de que sus dueños los peinen y les cuiden el pelaje, ellos mismos se encargarán de que éste se encuentre siempre limpio y sedoso.

Esta costumbre proviene también de sus orígenes cazadores, ya que cualquier olor podría delatar su presencia, por lo que era preferible estar siempre bien aseado. Además el hecho de lamerse hace que su piel se ventile, su circulación se active y resulta una actividad muy relajante para los felinos.

¿Por qué se frotan?

Otra cosa muy típica de los gatos es frotarse, contra las piernas, contra los árboles, los muebles o incluso entre ellos. Es su forma de “marcar territorios”, de definir que algo que lleva su olor, es “suyo”.

Cada vez que un gato se friega a las extremidades de un humano, lo que está queriendo transmitirle es que está cómodo con él, que es feliz y que el humano no tiene un gato, sino que el gato tiene a “su” humano.

¿Por qué lo de las 7 vidas?

La curiosidad es una de sus características más destacables junto a una increíble agilidad. Tienen la capacidad de darse vuelta en el aire y controlar una caída buscando instintivamente su centro de gravedad. Esas dos particularidades juntas hacen que él mismo se ponga en peligro y salga indemne de caídas que para otros animales serían fatales, aunque no siempre son capaces de caer de pie.

¿Por qué duermen tanto?

Un gato es capaz de dormir 18 horas diarias. Pero en general siempre están muy atentos y son propensos a despertar súbitamente y volver a dormirse casi de inmediato. Sus sentidos son muy agudos, en especial el del oído, por lo que cualquier ruido es fácilmente percibido.

Los gatos han evolucionado durante todo el proceso que los ha llevado de ser salvajes hasta la domesticidad actual, pero jamás han perdido determinadas características de su época indómita, así que duermen tanto como los leones, los tigres o los leopardos.

¿Por qué me ignora mi gato?

Los gatos no se domesticaron por iniciativa humana, sino que fueron ellos los que se acercaron al hombre en pos de los ratones que rondaban sus hogares y depósitos de semillas y terminaron haciéndose querer.

Esa naturaleza independiente, sumada un una gran dosis de “inteligencia” y a una memoria excelente, hacen de que un gato conserve sus instintos básicos casi intactos, por lo que si está satisfecho, cuidado y cómodo, es capaz de ignorar a su amigo humano, hasta que éste sea capaz de llamar su atención de la manera adecuada.

¿Por qué “enloquecen” a la noche?

Los gatos tienen un oído casi “ultrasónico”, la capacidad de “ver” en la oscuridad y jamás olvidaron que son cazadores y que el mejor momento para poner en práctica sus dotes cinegéticas es la noche, por lo que su actividad nocturna se incrementa; por algo han dormido gran parte del día, para cumular energías y liberarlas en la oscuridad.

Una reflexión final

Los gatos tienen sus particularidades, pero ¿quién no? Si estás pensando en tener uno debes saber que hay cosas que detestan y otras que les encantan, pero lo que más valoran es que se los respete y se los mime.

Y a la hora de encontrar tu “media naranja” felina, no compres, ADOPTA. Puedes acudir a las perreras, a los refugios, a las asociaciones animalistas o recoger uno de la calle. Edúcalo, ponle límites desde el primer momento y disponte a disfrutar de muchos años de felicidad juntos (pueden vivir más de 20).

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés