Fundación Global Nature y su ‘Observatorio de la Biodiversidad Agraria’

  • Con los manejos adecuados, podemos revertir la presión que la actividad agraria ejerce sobre los ecosistemas y pasar de una pérdida neta a un impacto positivo.

Comparte esta noticia!

  • En Fundación Global Nature trabajamos en el Observatorio de la Biodiversidad Agraria a través de la ciencia ciudadana y un idioma común basado en grupos de seres vivos clave

La vida que hay en nuestro planeta, la riqueza natural, el número de especies, es decir, la biodiversidad es un elemento imprescindible en nuestras explotaciones agrícolas, casi al nivel de los aperos, el abono o las semillas que utiliza un agricultor.. Con motivo del Día de la Biodiversidad ponemos el foco en lo que puede hacer la biodiversidad por la agricultura y en el valor de lo que muchos agricultores están haciendo ya por ella.

La biodiversidad es necesaria porque es garantía de futuro para la agricultura y para la seguridad alimentaria. No podemos dar la espalda a la crisis ambiental presente. Las buenas noticias son que, con los manejos adecuados, podemos revertir totalmente la actual tendencia y pasar de una pérdida neta a un impacto positivo. Porque lo cierto es que la presión que la actividad agrícola ha ejercido sobre los ecosistemas coloca a la agricultura como una de las principales causas para la pérdida de biodiversidad.

Fundación Global Nature y su ‘Observatorio de la Biodiversidad Agraria’

En Fundación Global Nature (FGN) trabajamos en este objetivo con diversos proyectos como el Observatorio de la Biodiversidad Agraria, que nace para conocer mejor su estado en nuestro país. Se trata de crear una gran red de datos, a través de observadores a pie de campo que permitan conocer el estado de la biodiversidad en el medio agrario y visibilizar los logros que los esfuerzos está dando.

Las herramientas principales son la ciencia ciudadana y un idioma común para observar a través de cinco grupos clave: flora, abejas solitarias, polinizadores (mariposas y otros), lombrices y otros invertebrados del suelo. El OBA cuenta con el apoyo y financiación del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, a través de la Fundación Biodiversidad.

Los beneficios ecosistémicos

Cuidar de la biodiversidad trae consigo un conjunto de beneficios llamados servicios ecosistémicos. Por poner algún ejemplo, hablamos del suelo. Siempre se ha dicho que el suelo es un organismo vivo, y de hecho, se trata de la interacción de millones de organismos visibles e invisibles para el ojo humano. Es esa biodiversidad la que forma los suelos en los que podemos cultivar, los que movilizan los nutrientes, los que mejoran la infiltración del agua, los que incluso eliminan enfermedades que afectan a nuestro cultivo. Es la base de lo que cultivamos, de lo que comemos.

La polinización es otro de los beneficios que aporta la biodiversidad. Buena parte de nuestra alimentación depende de millones de insectos que cada año polinizan nuestros cultivos. Alrededor de un 70% de las plantas cultivadas y hasta el 80% del total de las plantas dependen de la polinización por parte de insectos. Sólo en Europa, el 84% de los 264 cultivos principales subsisten gracias a la acción de abejas, avispas, moscas, escarabajos, mariposas, polillas, trips y otros insectos.

PUBLICIDAD

Algunos expertos explican esta importancia traduciendo el impacto ambiental en impacto económica. Así, los beneficios de la polinización se valoran en entre aproximadamente 194 a 473 mil millones de dólares. Otro servicio ecosistémico de gran interés para cualquier productor es el control biológico de plagas. Un agricultor ecológico, que no utiliza pesticidas, es capaz de producir y sacar sus cosechas adelante. Lo consigue porque genera un ecosistema en su parcela donde viven multitud de organismos, muchos de los cuales se alimentan de las plagas de su cultivo.

A mayor complejidad, a más cantidad de biodiversidad, mayor probabilidad de que el control sea más efectivo. Y la lista no acaba aquí: La biodiversidad, por ejemplo, en forma de un lindero de bosque, puede ayudar a la regulación térmica del cultivo, amortiguando olas de calor y de frío; en forma de una cubierta vegetal, la biodiversidad puede reducir la erosión del suelo; un seto vivo almacena una cantidad nada desdeñable de carbono y por tanto nos evita los problemas derivados de la acumulación de gases de efecto invernadero.

En resumen, está en manos de toda la sociedad, agricultores y consumidores, reconocer el valor económico y ecosistémico de la biodiversidad e incorporarla en nuestras decisiones del día a día. En este camino, Fundación Global Nature trabaja en diversos proyectos como el OBA, para proponer buenas soluciones que cuiden de la biodiversidad y aseguren una buena agricultura.

PUBLICIDAD

Fuente: Fundacion global nature

Comentario/s

Deja tu comentario