¿Cómo aprendió a nadar el pingüino?

  • Investigadores de la Universidad de Texas en Austin (Estados Unidos) muestran en un trabajo publicado ahora en 'Science Express', la edición digital de la revista 'Science', que las plumas fósiles de un pingüino con 35 millones de años proporcionan pistas sobre cómo estas aves evolucionaron hasta convertirse en expertos nadadores.

Comparte esta noticia!

Los pigmentos de color de las plumas de las aves, llamados melanosomas, se descubrieron por primera vez en plumas de aves fósiles en 2008. Estos fragmentos de color son muy pequeños, una centena de melanosomas pueden encajar en un pelo humano.

   Los pingüinos están muy adaptados a su ambiente acuático y frío. Los cambios en sus alas y plumas les han permitido una natación muy rápida, algo así como un 'volar' en el agua, y protegerse de un agua casi helada. Sin embargo, existen muy pocos datos que expliquen cómo evolucionaron las plumas de los pingüinos para ser útiles bajo el agua.

  Los investigadores, dirigidos por Julia Clark, muestran que los melanosomas fosilizados pueden ayudar a determinar el desarrollo evolutivo de los pingüinos. En su estudio, analizaron un pingüino con 35 millones de años con las plumas muy bien conservadas descubierto en Perú. Aunque la apariencia exterior de las alas y plumas de este pingüino ancestral se parecen a las de los actuales, los científicos descubrieron que los melanosomas de las plumas eran distintos.

   En concreto, el fósil de pingüino tenía melanosomas que se parecían a las células de pigmentos de muchas otras aves acuáticas pero no a las de los pingüinos actuales.

   Los resultados sugieren que la forma de las plumas del antiguo pingüino evolucionó antes de los cambios microscópicos que afectan a propiedades como la fuerza y la resistencia, que podrían ayudar a explicar cómo y cuándo los pingüinos se adaptaron a la vida en el agua.

ECOticias.com – ep

Comentario/s

Deja tu comentario