Poco hielo en el Ártico en verano, mucha nieve en invierno en Europa

  • Aunque no puede probarse si hay relación con la ola de frío siberiano que se extiende por Europa estos días, un estudio muestra que la probabilidad de inviernos fríos con mucha nieve en el centro de Europa se eleva cuando el Ártico está cubierto por menos hielo marino en verano, como en los últimos años.

Comparte esta noticia!

Científicos de la Unidad de Investigación de Postdam del Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina han descifrado un mecanismo en el que la reducción de la cubierta de hielo durante el verano cambia las zonas de presión de aire en la atmósfera del Ártico y ésto produce un impacto en el clima del invierno europeo. Estos resultados de un análisis global del clima fueron publicados en un estudio en la revista científica A. Tellus

   Si se produce una fusión a gran escala del hielo marino del Ártico en verano, como se observa en los últimos años, dos importantes efectos se intensifican. En primer lugar, la retirada de la luminosa superficie del hielo da paso al más oscuro océano, causando que se caliente más en verano a partir de la radiación solar. En segundo lugar, la disminución de la capa de hielo ya no puede evitar que el calor almacenado en el océano se libere en la atmósfera.

   Como resultado de la merma en la cubierta de hielo marino, el aire se calienta mucho más de lo que solía ocurrir, sobre todo en otoño e invierno, debido a que, durante este período, el océano está más caliente que la atmósfera. "Estas altas temperaturas se pueden comprobar por mediciones de corriente desde las regiones árticas", informa Ralf Jaiser, autor principal de la publicación de la Unidad de Investigación de Potsdam del Instituto Alfred Wegener.

   El calentamiento del aire cerca del suelo lleva a movimientos ascendentes y a que la atmósfera se vuelva menos estable. "Hemos analizado el complejo de los procesos no lineales detrás de esta desestabilización y demostrado que estas nuevas condiciones en el Ártico influyen en la circulación y los patrones típicos de presión de aire", explica Jaiser.

   Uno de estos patrones es la diferencia de presión de aire entre el Ártico y las latitudes medias. Si esta diferencia es alta, un viento del oeste fuerte dará lugar a que en invierno masas cálidas y húmedas sean arrastradas desde el Atlántico cálido y húmedo del aire hasta en Europa. Si el viento no llega, el frío aire del Ártico pueden penetrar a través de Europa, como fue el caso en los últimos dos inviernos. Los cálculos del modelo muestran que la diferencia de presión de aire, que disminuye con la cubierta de hielo marino en el Ártico en verano, se debilita en el invierno siguiente, permitiendo el empuje del frío ártico hacia latitudes medias.

   A pesar de que la cubierta de hielo marino bajó mucho en el verano de 2011, hasta ahora no había llegado un invierno frío con mucha nieve a Europa central. Jaiser explica que hay muchos otros factores, que desempeñan un papel en el complejo sistema climático de la Tierra y que se superponen, como por ejemplo la cubierta de nieve en Siberia o las influencias tropicales.

PUBLICIDAD

ECOticias.com – ep

Comentario/s

Deja tu comentario