Bidones de plástico reciclados que generan ingresos y protegen el entorno en Dadaab

Dadaab es uno de los mayores campos de refugiados del mundo. Situado en el norte de Kenia, alberga a unos 200.000 refugiados, la mayoría de ellos procedentes de la vecina Somalia, de donde huyeron primero del conflicto a partir de 1991, luego de la violencia del grupo terrorista Al Shabaab y ahora también de la grave sequía que asola al país.

"El campo está densamente poblado y genera una cantidad sustancial de deshechos. La basura se tira en cualquier parte, se quema o se entierra, creando unas condiciones de vida poco saludables y contaminando el medio ambiente", explica a Europa Press Paul Osamo, especialista en desarrollo sostenible del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Kenia.

Bidones de plástico reciclados que generan ingresos y protegen el entorno en Dadaab

La acumulación de basura, en particular materiales como el plástico no biodegradable, suponen una amenaza para los refugiados y su ganado, que constituye una de sus fuentes de alimentación. Ante esta circunstancia, el CICR y la Cruz Roja de Kenia (KRCS, por sus siglas en inglés), llevaron a cabo un estudio que determinó que "casi el 80 por ciento de los desechos reciclables son bolsas de polietileno y bidones", señala Osamo, lo que supone unos 270.000 bidones al año.

La buena noticia, subraya el experto del CICR, es que "este tipo de plástico puede reciclarse y para los residentes de Dadaab, que luchan por llegar a fin de mes, el plástico puede suponer una oportunidad económica". Ante esta posibilidad que se abría, el CICR junto con la Cruz Roja de Kenia pusieron en marcha en noviembre de 2016 un proyecto de reciclaje que busca "abordar tanto las necesidades económicas como medioambientales" en el campo de refugiados, cuenta Osamo.

El objetivo último del proyecto es "establecer un sistema de gestión de residuos que recoja y recicle los desechos plásticos" y que permita reducir los "gases tóxicos de la quema del plástico" así como "reducir el volumen de desechos tóxicos en los vertederos", además de ofrecer oportunidades de empleo, aclara el responsable del CICR. Pero también sirve para fomentar la convivencia entre los refugiados y las comunidades de acogida, ya que ambos están implicados en el mismo.

La acumulación de basura, en particular materiales como el plástico no biodegradable, suponen una amenaza para los refugiados y su ganado, que constituye una de sus fuentes de alimentación.

Inversión de 20.000 dólares

La puesta en marcha del proyecto requirió una inversión inicial de 20.000 dólares para adquirir la infraestructura necesaria, tanto las instalaciones en las que procesar los desechos como las máquinas necesarias para trocear y empaquetar el plástico, además del resto de material necesario, como el de oficina. "Sin embargo, el coste de gestionar el proyecto se reduce con el tiempo", resalta Osamo.

PUBLICIDAD

Actualmente hay ocho refugiados trabajando directamente en el proyecto y que se encargan de la planta de reprocesado, mientras que el CICR y la Cruz Roja de Kenia han formado en gestión de residuos y reciclaje a más de 20 refugiados y residentes locales con el objetivo de que en el futuro puedan encargarse de gestionar los puntos de recogida de residuos.

Por ahora, los refugiados contratados se encargan de acudir a los puntos de recogida y trasladar los residuos a la planta de reciclaje pero la idea, explica el especialista del CICR, es en un futuro comprar los desechos en los puntos de recogida, donde los refugiados a su vez recibirán dinero a cambio de los residuos que entreguen.

En este sentido, el proyecto también incluye campañas de sensibilización entre los refugiados y las comunidades de acogida sobre la importancia de reciclar con el fin de animarles a que separen su basura y hagan una gestión más responsable de la misma, una vez procesado el plástico en la planta de reciclaje en Dadaab, donde queda reducido a pequeñas partículas o en pacas, este se vende a empresas de reciclaje locales, la mayoría de las cuales se encuentran en Nairobi, que continúan con el proceso para reconvertir los bidones ya usados en otros objetos.

Proyecto piloto que está dando resultados

Aunque, como reconoce Osamo, se trata de un proyecto piloto, sus resultados ya son palpables. Adow Sheij Aden es uno de los refugiados que trabajan en el proyecto y cobra 8.000 chelines kenianos al mes (algo más de 68 euros).

Aden, de 32 años, ha conseguido destinar parte de este dinero a comprar cabras y paneles solares con los que, según cuenta el responsable del CICR, "ha montado un pequeño negocio y cobra una pequeña cantidad por cargar sus móviles y otros aparatos electrónicos".

Madina Abdi Assan es otra de las trabajadoras. Llegó a Dadaab en 2011 tras huir del conflicto y la sequía en Somalia junto a sus cinco hijos, a los que ha sacado adelante ella sola en el campo de refugiados, actualmente con lo que gana en la planta de reciclaje y lavando ropa para completar los ingresos, "el proyecto es bueno para la comunidad porque la basura es mala para el medio ambiente y además me ayuda a sustentar a mi familia, ya que soy la única que trabaja", explica.

Planes de futuro

El CICR y la Cruz Roja Keniana ya tienen planes de futuro para el proyecto. "Actualmente estamos trabajando para ampliar el proyecto a otros tipos de desechos, como las botellas PET, el aluminio y el papel", señala Osamo, que aclara que ambos organismos también quieren llegar a más áreas dentro de Dadaab con la creación de nuevos puntos de recogida y, más a largo plazo, confían en poder "replicar las mejores prácticas en otros campos de refugiados u otras comunidades vulnerables.

El proyecto no está exento de desafíos, como la distancia entre Dadaab y Nairobi y los problemas de acceso y de infraestructura, pero "es un buen ejemplo de que con determinación cualquier cosa es posible". "Demuestra que los refugiados, las comunidades locales, las organizaciones humanitarias y el sector privado pueden trabajar juntos para salvaguardar el medio ambiente y mejorar los medios de vida", subraya Osamo.

Por:

Comparte esta noticia!

El futuro del reciclaje

El futuro del reciclaje

Tiran maderas de forma incontrolada en el barranco de Jagua de San...

Tiran maderas de forma incontrolada en el barranco de Jagua de San Andrés

Comentario/s

Deja tu comentario

Perdonar es muy saludable
Vida Saludable

Perdonar es muy saludable

El cerebro forma impresiones sociales de una manera que puede permitir el perdón --dice la psicóloga de Yale Molly Crockett,...

Una dieta saludable para cada edad
Vida Saludable

Una dieta saludable para cada edad

El tránsito de los alimentos por el esófago se hace más lento. Hay una menor secreción de ácido en el...

Asma y obesidad
Vida Saludable

Asma y obesidad

El estudio sugiere que la relación entre el asma y la obesidad es más compleja de lo que se pensaba anteriormente y que es...

Quiérete a cualquier precio, la salud te lo agradecerá
Vida Saludable

Quiérete a cualquier precio, la salud te lo agradecerá

la coach defiende que es importante saber gestionar el amor que sentimos en primer lugar por nosotros mismos. “Es muy importante el...

En Sevilla se debatirá el potencial de las fibras textiles naturales
Moda Sostenible

En Sevilla se debatirá el potencial de las fibras textiles naturales

Ecofibra (ecofibra.es), es un proyecto que se desarrolla dentro del Programa Empleaverde de la Fundación Biodiversidad del Ministerio...

La startup Indianes lanza su colección de calzado ecológico y ético
Moda Sostenible

La startup Indianes lanza su colección de calzado ecológico y ético

Apostamos por una fabricación ética y colaboramos con una red de especialistas zapateros de Elche, ha afirmado Feliu, que...

Firma de moda sostenible ONE OAK
Moda Sostenible

Firma de moda sostenible ONE OAK

ONE OAK, la marca de complementos de moda sostenible, prevé facturar 600.000 euros en 2018, un 400% más que en su primer...

'Forests For Fashion', una colección de moda con tejidos de origen forestal
Moda Sostenible

'Forests For Fashion', una colección de moda con tejidos de origen forestal

La secretaria general de PEFC España, Ana Belén Noriega y la diseñadora española María Lafuente...

Aún estás a tiempo: Máster en Ingeniería y Gestión de las Energías Renovables
Energías Renovables

Aún estás a tiempo: Máster en Ingeniería y Gestión de las Energías Renovables

Aprender a gestionar instalaciones de renovables desde el punto de vista técnico y económico, adaptándote a los cambios...

El sector fotovoltaico genera más de 19.000 puestos de trabajo
Energías Renovables

El sector fotovoltaico genera más de 19.000 puestos de trabajo

Los datos obtenidos a partir del PRETOR y MINETAD y fuentes consultados por UNEF muestran un crecimiento del 145% en instalación de...

¿Energía?, sí pero no sin mujeres
Energías Renovables

¿Energía?, sí pero no sin mujeres

Esto implica que haya efectivamente presencia de mujeres o, en su defecto, que se les haya invitado formalmente pero hayan declinado la...

Alaska Airlines utilizará combustibles renovables
Energías Renovables

Alaska Airlines utilizará combustibles renovables

En virtud a este acuerdo, Alaska colaborará con Neste para testear el uso de combustibles renovables en el sector de la...