El Principado de Asturias marea a los que nos oponemos a quemar basuras en Mieres

  • Ante la elevada contestación social contra la quema de residuos en la térmica de la Pereda de Mieres, el Principado liá a los vecinos para desmovilizarlos con un nuevo trámite ambiental.

Comparte esta noticia!

Mientras sigue empeñado en convertir la térmica de Hunosa en una incineradora de residuos, para la valorización de biomasa y combustible sólido recuperado de residuos (basura clasificada) a pesar de la oposición de los vecinos y sus representantes, que han presentados más de un millar de alegaciones individuales y colectivas contra este peligroso proyecto.

Que  se quemen los residuos como combustible en una térmica, lo que llaman valorización es muy peligroso para la salud y para el medio ambiente, por sus emisiones atmosféricas contaminantes , así como las emisiones de efluentes líquidos producidos en el sistema de purificación de gases, la generación de residuos sólidos secundarios (cenizas y escorias).

El Principado de Asturias marea a los que nos oponemos a quemar basuras en Mieres

Los estudios científicos avalan que la incineración de residuos plásticos como los proyectados es una fuente importante de contaminación atmosférica, se liberan a la atmósfera gases tóxicos como dioxinas, furanos, mercurio y bifenilos policlorados, además la quema de cloruro de polivinilo libera halógenos peligrosos. Las sustancias tóxicas así liberadas suponen una amenaza para la vegetación, la salud humana y animal y el medio ambiente en su conjunto.

La composición media de los CSR en Europa es 31 % de plásticos, un 13 % de papel y cartón, un 12 % de madera, un 14 % de textiles y un 30 % de otros materiales. El combustible sólido recuperado (CSR) que nos venden como algo inocuo,  no es más que los residuos clasificados, secados, pero mezclados con lo cual su combustión es tan peligrosa como lo eran antes todos separados, de hecho se le llama la puerta de atrás de la incineración por la variedad de productos que queman todos mezclados.

Lo que sí demuestran los numerosos estudios de seguimiento que se han hecho sobre la combustión de residuos en diferentes instalaciones (térmicas, cementeras, cerámica, incineradoras, etc.) que para nada son inocuos, generan graves contaminantes durante la combustión y la poscombustión. Los estudios han vinculado las dioxinas y furanos a cáncer y enfermedades respiratorias, sobre todo en los niños ya que su sistema respiratorio pueden no estar completamente desarrollado.

Hay que recordar que Asturias viene presentando los peores datos de calidad del aire de España en partículas y benceno, unos contaminantes que se van a generar con la quema de residuos en Mieres. Ya en la térmica había problemas que Hunosa escondía, al retirar la estación de control que tenía en Ablaña a un lugar más alejado del foco emisor.

PUBLICIDAD

 Coordinadora Ecoloxista d’Asturies

Comentario/s

Deja tu comentario