León combate la ‘basura electrónica’

  • Mediante un convenio firmado entre el Ayuntamiento de León con Ambilamp y la fundación Ecotic, se pretende dar un nuevo impulso a la recogida de residuos electrónico y eléctricos en el municipio, con el fin de gestionar su disposición final de forma eficaz y sostenible.

Comparte esta noticia!

El Ayuntamiento de León ha firmado un convenio de colaboración con la fundación Ecotic y la asociación Ambilamp para facilitar la recogida y gestión de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en el municipio. El convenio ha sido firmado este jueves por el concejal de Desarrollo Urbano, Luis Miguel García Copete; el director general de Ecotic, Andreu Vilà Ramos; y el director general de Ambilamp, Juan Carlos Enrique Moreno.

El acuerdo firmado entre el consistorio leonés y ambas entidades tiene como objetivo el establecimiento de sistemas que hagan posible la recogida separada y gratuita para el ciudadano de este tipo de residuos de origen doméstico, conocidos como RAEE, y que incluyen una gran diversidad de aparatos y componentes. De este modo, son susceptibles de ser recogidos desde grandes aparatos como electrodomésticos o equipos de informática a pequeños como herramientas o juguetes, así como televisores, monitores, equipos de aire acondicionado, lámparas o las luminarias que las sustentan, entre otros.

El Ayuntamiento de León dispone de dos puntos limpios fijos para la recogida de este tipo de residuos, uno situado en la travesía de la avenida Alcalde Miguel Castaño y otro en la carretera de Vilecha. A estos se suma un punto limpio móvil que cambia de ubicación en los distintos barrios a lo largo de la semana y un servicio de recogida de enseres que funciona una vez por semana. Una vez se depositen los residuos RAEE en estos puntos limpios, gracias a este convenio que tiene una duración de cuatro años, serán entregados a un gestor autorizado para realizar las labores de separación y envío a las distintas plantas de transformación y valorización.

Más de 370.000 kilos

Durante 2020, se han recogido en el municipio 370.789 kilos de aparatos eléctricos y electrónicos, lo que supuso una media de tres por habitante y año. Si bien este año, debido a la pandemia, se ha apreciado una disminución con respecto a lo recogido en 2019, cuando se alcanzaron los 460.000 kilos.

El concejal de Desarrollo Urbano, García Copete, ha asegurado que es muy importante no tirar a la basura este tipo de aparatos cuando se estropean o ya no se utilizan y ha añadido que hay que depositarlos en los lugares habilitados para ello puesto que algunos de sus componentes pueden volver a reutilizarse, otros pueden ser contaminantes y su vida útil no tiene porqué limitarse al primer uso.

Comentario/s

Deja tu comentario