Acabar con los vertederos puerta a puerta

  • La mayoría de los más de cuatro millones de habitantes de Sydney residen en viviendas unifamiliares, separados y con jardín o terreno propio, en una distribución urbana que hace inviable la gestión de los residuos tal y como la hacemos aquí, en contenedores colectivos y con recogidas diarias. Esto, en una de las sociedades que genera más basura -ya son los segundos del mundo.

Comparte esta noticia!

Pero las autoridades se han propuesto minimizar el volumen de basura que llega a los vertederos, y lo están consiguiendo.

Sydney es el centro financiero y cultural de Australia, y la ciudad más grande del país, con más de cuatro millones de habitantes repartidos en un total de 40 gobiernos de área local (los equivalentes a los ayuntamientos), cuyos límites territoriales se redefinieron en el año 2004. Aunque el centro de la ciudad es la zona más densamente poblada de toda Australia (con más de cuatro mil personas por kilómetro cuadrado), la gran mayoría de la población vive en casas individuales separadas unas de otras, en una estructura similar a la de los suburbios de las ciudades norteamericanas.

Objetivo: acabar con los vertederos
Las autoridades de los diversos suburbios se han propuesto encontrar el sistema de gestión de residuos más eficaz para esta estructura urbana, con el objetivo de reducir en dos terceras partes la cantidad de basura que llega a los vertederos para el año 2014. La alternativa es reciclar el máximo de materiales posibles, y hacer compost y energía a partir de la materia orgánica. La clave: la separación en origen. Un ejemplo concreto es el del gobierno de la City of Sydney, que comprende los barrios más céntricos del área metropolitana. Tiene un total de 177.000 habitantes y el 60%, aproximadamente, vive en viviendas unifamiliares.

Recogida puerta a puerta
Cada una de las casas de los suburbios residenciales cuenta con dos contenedores propios, repartidos por el ayuntamiento correspondiente, y parecidos a los que aquí tienen algunos comercios o restaurantes, con dos ruedas y tapa. La recogida de ambos se hace una vez por semana, que es cuando se deben sacar a la calle. El resto del tiempo deben estar dentro de casa o en el jardín.

Uno de ellos, el de la tapa roja, se destina a la basura no reciclable. Es decir, lo que nosotros consideramos orgánica y fracción resto. El otro, con la tapa amarilla, está destinado a todos los materiales reciclables, limpios y sin ninguna bolsa de plástico. Por lo tanto, vidrio, papel y envases se recogen juntos.

Hasta hace sólo unos meses, cada vivienda contaba con un pequeño contenedor para cada uno de los tres grupos de materiales reciclables, pero se cree que este cambio a volver a recogerlos mezclados aumentará de manera importante la cantidad que separarán los ciudadanos. Ahora es más fácil y, si los materiales están limpios, se garantiza la calidad cuando se separan posteriormente.

El tamaño de los contenedores depende del número de habitantes: desde los de 80 litros para las casas con dos personas, hasta los de 120 hasta cuatro personas y los de 240 para las de cinco o más residentes.

Además, las casas que lo soliciten pueden tener un tercer contenedor de tapa verde para los residuos orgánicos del jardín y las plantas. Las normas indican que tampoco en este caso se puede incluir ningún tipo de bolsa, ni tierra, macetas, piedras o restos de comida. La calidad de esta materia orgánica y vegetal es, de esta manera, muy elevada, y se destina de manera directa a hacer compost para las plantas. La recogida es quincenal, previo aviso por teléfono.

Más allá de la basura diaria
Aparte de la recogida semanal de las basuras domésticas, la tasa de la basura que pagan los vecinos de Sydney incluye muchos otros servicios. Así, de forma semanal, se realiza una recogida de muebles y pequeños electrodomésticos barrio por barrio. Las cifras más recientes indican que el 95% de los aparatos (microondas, tostadoras, neveras pequeñas, etc.) se consiguen recuperar y reutilizar.

Cada trimestre, la ciudad ofrece unos espacios que funcionan como centro de recogida de material electrónico, incluyendo todos los componentes informáticos, pantallas, impresoras, teléfonos móviles, videojuegos, cámaras y discos de CD o DVD. Y una vez al año se recogen productos químicos: restos de líquidos de limpieza, de pintura, aerosoles, productos para el agua de la piscina o líquidos del coche se pueden llevar a un lugar seguro cada mes de julio para garantizar su tratamiento adecuado.

Como la mayoría de las casas tienen jardín propio, cada una puede pedir, de forma gratuita, un recipiente para hacer compost, con o sin la presencia de gusanos, en función de las preferencias y necesidades de cada caso. Para hacerlo bien, se imparten cursos en el Centro de Recursos Sostenibles Watershed, donde también se ofrece formación sobre cómo hacer un huerto casero, la higiene sin componentes químicos, claves para la buena rehabilitación de edificios o cómo alimentarse de forma sostenible. Todos los cursos son gratuitos para los vecinos de la ciudad.

Información para todos
Todas estas medidas forman parte de la gran campaña local Zero Waste, que también incluye varios folletos informativos con ideas como apuntarse a una red para compartir herramientas que no se utilizan cada día -como las que se necesitan para cuidar de un jardín, por ejemplo-, comprar productos con el mínimo de envases o participar en los huertos urbanos colectivos. El gobierno municipal es consciente que se dirige a una población muy diversa, ya que el 30% de los residentes en la ciudad no tienen el inglés como lengua materna. Por eso, la mayoría de los materiales se editan también en chino, tailandés, ruso, árabe y coreano.

Además, hay líneas de teléfono especializadas en temas ambientales, donde los vecinos pueden llamar para aclarar dudas, por ejemplo, sobre qué cosas se pueden reciclar y cuáles no.

Uno de los elementos estrella de estas campañas informativas es la Casa de la Vida Verde (Green Live House), una casa de madera transportable que ejemplifica cómo vivir de manera sostenible habitación por habitación -con medidas fácilmente aplicables a casas y pisos- y que se muestra los eventos más concurridos de la ciudad, como la celebración del año nuevo chino.

Opciones verdes con el 0% de interés
Más allá de la separación correcta de los residuos, los residentes en Sydney cuentan con otras opciones que les facilitan reducir su huella ecológica. Por un lado, tienen la posibilidad de contratar suministro eléctrico de origen 100% de fuentes renovables. Y, al tratarse de viviendas unifamiliares, con tejado propio, se trata de incentivar el uso de la energía solar. Así, se les ofrece asesoramiento totalmente gratuito para estudiar su viabilidad y decidir la manera más adecuada a cada caso. Y para ponerlo en marcha, tienen acceso a créditos públicos sin intereses.

También se ofrecen ayudas económicas para poner tanques para almacenar agua de lluvia (que se puede reutilizar fácilmente para regar) o sistemas de recuperación de las aguas sucias, y para cambiar los electrodomésticos por modelos de alto rendimiento energético y bajo consumo de agua.

Tiendas e industrias, un mundo aparte
Las medidas tomadas en la recogida de los residuos de las casas están dando muy buenos resultados, pero por ahora la mitad de la basura de la City of Sydney no se genera en el ámbito doméstico, sino en comercios e industrias. Y hasta ahora sólo se recicla el 28% de esta basura.

Actuar en este sector parece ser lo más complicado para las autoridades municipales, porque la recogida no depende de ellas. Todos los locales comerciales y naves industriales están obligados a contratar un servicio privado de recogida de la basura. El gobierno local ofrece recursos formativos sobre cómo separar y gestionar la basura de oficinas, negocios, restaurantes o fábricas, pero la palabra final en este caso está en manos de cada empresario y del servicio que contrate.

 

Anna Boluda - Sostenible.cat

Europa ve pertinente la denuncia contra España por la mala gestión de...

Europa ve pertinente la denuncia contra España por la mala gestión de los residuos

La valorización energética es la opción sostenible para los residuos...

La valorización energética es la opción sostenible para los residuos que no se pueden reciclar

Comentario/s

Deja tu comentario

NewLife4Drylands, tecnología verde para recuperar terrenos degradados
Tecnología Verde

NewLife4Drylands, tecnología verde para recuperar terrenos degradados

El proyecto europeo NewLife4Drylands se propone aplicar soluciones basadas en la naturaleza (SBN) para restaurar terrenos...

Tecnología verde para eliminar microplásticos de aguas residuales
Tecnología Verde

Tecnología verde para eliminar microplásticos de aguas residuales

Científicos franceses han desarrollado un proceso ectrolítico capaz de filtrar microplásticos en aguas residuales, que...

Tecnología verde para evaluar y garantizar el rendimiento de los edificios de consumo de energía casi nulo
Tecnología Verde

Tecnología verde para evaluar y garantizar el rendimiento de los edificios de consumo de energía casi nulo

Los edificios de consumo de energía casi nulo (nZEB) son una solución que permite cumplir con los futuros objetivos de desarrollo...

Tecnología verde, el CSIC utilizará el láser para eliminar malas hierbas de los cultivos sin necesidad de pesticidas
Tecnología Verde

Tecnología verde, el CSIC utilizará el láser para eliminar malas hierbas de los cultivos sin necesidad de pesticidas

Se trata del proyecto denominado 'Welaser', financiado por la UE dentro del programa Horizonte 2020 y que cuenta con un presupuesto de 5,4...

Día Mundial de la Ingeniería para el Desarrollo Sostenible 2021
Sostenibilidad

Día Mundial de la Ingeniería para el Desarrollo Sostenible 2021

El 4 de marzo es el Día Mundial de la Ingeniería para el Desarrollo Sostenible 2021. El Periódico Verde te cuenta el...

Almaraz (Cáceres) no cumple con todas las medidas de seguridad
Sostenibilidad

Almaraz (Cáceres) no cumple con todas las medidas de seguridad

Greenpeace analiza la seguridad de 11 centrales nucleares europeas y revela que los operadores y reguladores en Europa se han ocupado...

Huelva se ‘apunta’ al modelo ‘smartcity’
Sostenibilidad

Huelva se ‘apunta’ al modelo ‘smartcity’

El concejal de Empleo, Desarrollo Económico y Planificación Estratégica del Ayuntamiento de Huelva, Jesús Manuel...

El nuevo etiquetado energético de electrodomésticos entra en vigor el 1 de marzo
Sostenibilidad

El nuevo etiquetado energético de electrodomésticos entra en vigor el 1 de marzo

Las nuevas etiquetas estarán disponibles para frigoríficos, congeladores y vinotecas; lavadoras, lavasecadoras y lavavajillas, y pantallas...

Santander X Environmental Challenge anima al ‘emprendimiento sostenible’
Inversión Verde

Santander X Environmental Challenge anima al ‘emprendimiento sostenible’

Banco Santander y Oxentia Foundation lanzan este nuevo reto global de emprendimiento en línea con el liderazgo de la...

Mahou San Miguel firma una línea de crédito verde de 13,8 millones con el Santander
Inversión Verde

Mahou San Miguel firma una línea de crédito verde de 13,8 millones con el Santander

Mahou San Miguel ha firmado con el Banco Santander su primer crédito verde por valor de 13,8 millones de euros y con un vencimiento a seis...

Nace Santander for the Seas, un proyecto para conservar mares y océanos
Inversión Verde

Nace Santander for the Seas, un proyecto para conservar mares y océanos

La reversibilidad del declive marino, la mitigación del cambio climático y el desarrollo de la economía azul se...

Acerinox formaliza un préstamo sostenible de 80 millones con Banco Sabadell para comprar VDM Metals
Inversión Verde

Acerinox formaliza un préstamo sostenible de 80 millones con Banco Sabadell para comprar VDM Metals

Acerinox ha formalizado un préstamo sostenible con Banco Sabadell por importe de 80 millones de euros, en la que es una de las...