BioCultura Madrid 2015 y la ropa ecológica

Al igual que Livia, cada vez más diseñadores y creadores españoles se decantan por una moda sostenible.

Uno de los platos fuertes este año en la feria es el de la moda sostenible, un nuevo sector que llega cargado de novedades, reivindicando que la ropa ecológica, además de saludable con el entorno y con nuestro propio cuerpo, es diseñada con gusto y estilo. 

A comienzos de los 90 llegó el conocido como “eco-look”, un movimiento que pretendía concienciar sobre la importancia de cómo han sido elaboradas las prendas de vestir que llevamos puestas y de dónde proceden los materiales que se han empleado en su elaboración. Se comenzaron a comercializar prendas elaboradas con algodón 100% orgánico. Sin embargo el sector carecía de grandes diseños, colores y formas, de manera que le costaba competir con el textil convencional. Pero la situación ha cambiado radicalmente en los últimos años. Buen ejemplo de ello es que algunas actrices de Hollywood, como Meryl Streep o Cate Blanchet, se han decantado por un modelo sostenible para desfilar por la alfombra roja. Es el resultado del empeño de personas como la diseñadora Livia Firth, que desde Londres impulsa un cambio de conciencia en el consumo de ropa y consigue impactar con sus campañas, promoviendo la “green carpet”.

CÓMODAS Y CON ESTILO
Al igual que Livia, cada vez más diseñadores y creadores españoles se decantan por una moda sostenible. Elaboran piezas que no solo son respetuosas con el medio ambiente y que no han sido fabricadas por mano de obra esclava sino que además son cómodas, con estilo y funcionales. “Poco a poco vamos rompiendo con la idea de que el textil ecológico solo confecciona prendas étnicas o hippies”, nos explica el diseñador Oriol García, alma máter de la línea de moda masculina “Sense Un”. García añade que el gran reto al que se enfrentan es “hacer ver a la gente que vestir ecológico no está reñido con sentirse guapo o elegante“.

EN ESPAÑA
En España son cada vez más las firmas que nacen con este cometido y que amplían la oferta de prendas de vestir ecológicas que encontramos en las tiendas. “Cada vez hay más emprendedores que se animan a dar el cambio y a apostar por un modelo que sea respetuoso con el planeta y con el ser humano”, asegura Gema Gómez, fundadora de Slow Fashion Next, compañía que se encarga de dar formación y apoyo a todos aquellos emprendedores que quieren hacerse un hueco en el sector. “El cambio lo están provocando estas personas que toman la iniciativa, no grandes compañías textiles que deciden sacar una línea ecológica que a lo mejor no sobrepasa el 1% de su producción total. Eso es solo marketing para lavar su imagen, no constituye un cambio real”, concluye Gómez.

EN BIOCULTURA
La importancia que está cobrando este sector queda de relieve en el incremento del número de expositores de textil ecológico que participarán en BioCultura Madrid 2015. Un total de sesenta si incluimos zapatos y complementos. Un indicador que nos permite medir la evolución del textil sostenible es la producción de algodón orgánico. Según el último estudio del Comité Consultivo Internacional del Algodón (ICAC), para el ciclo 2013-2014 ha aumentado en un 19% superando por primera vez  el millón de toneladas. Aunque solo supone el 4,3% de la producción total de algodón, la tendencia es clara si lo comparamos con el 0,4% de 2010.

MODA MASCULINA
Y MUCHO MÁS
Iniciativas de todas las regiones de España viajarán a Madrid en noviembre para presentarnos sus creaciones. Desde Castilla León llega Bicho Bichejo, que se caracteriza por unos diseños modernos, visuales y divertidos. “Nuestras prendas están elaboradas en algodón orgánico certificado GOTs, y la mayoría de ellas son manufacturadas en Castilla y León, en talleres locales, y las que no lo están… tienen certificados de comercio justo y trabajo libre de explotación de cualquier tipo”, nos explica Carol de la Fuente, co-fundadora de la marca. En Bicho Bichejo quieren que cada prenda tenga su propia historia y que esta quede reflejada en el etiquetado, por ello “optamos por transparencia total con nuestros clientes para que no haya ningún tipo de duda”, apostilla la joven diseñadora.

CAMBIO DE VIDA
Aunque natural de Barcelona, Oriol García abrió su comercio en Madrid en el año 2011, cuando decidió dar un cambio a su vida. “Hasta entonces había trabajado en la industria del textil convencional pero no me identificaba con lo que hacía, el ritmo, la presión… Era todo muy opaco, no sabíamos de dónde venían los materiales, ni quién los hacía”, comenta. Así que decidió regresar de Grecia, donde trabajaba, y ver qué posibilidades había de comenzar un negocio en España con en el que se viese identificado. “Fue complicado porque las opciones eran pocas pero algo se comenzaba a mover”. Optó por dedicarse a la moda masculina donde detectó un gran vacío: “Tenía el mercado para mí solo, lo cual puede ser visto como una ventaja, pero también tiene sus inconvenientes. Porque a mayor oferta, más gente se animará a comprar y consecuentemente los precios se equilibrarán”.

ZAPATOS Y COMPLEMENTOS
Los zapatos y los complementos también tienen su espacio en BioCultura Madrid. Coiraxe nos trae desde Vigo artículos elaborados en cuero de lo más originales, con acabados muy trabajados. Hace 20 años que Isaac Romero comenzó su andadura al sur de Galicia, “desde el comienzo supe que la opción correcta era emplear el tanino vegetal que es mucho menos contaminante que el cromo. Además tuve la suerte de conocer a un curtidor de cueros que vivía a pocos quilómetros de mi casa, de manera que me pude asegurar que la producción también era local”, explica el gallego. Reconoce que sus creaciones no son accesibles para todos los públicos por el precio, pero está seguro de que sus clientes saben valorar la calidad del trabajo y los productos empleados. “Yo puedo certificar que mis artículos han sido elaborados de forma respetuosa con el medio ambiente y las personas de principio a fin”, sentencia Romero.

EL DESPEGUE
El despegue del sector ha dado lugar al nacimiento de empresas que se dedican a comercializar y distribuir los diseños de estos pequeños emprendedores. Este es el caso de Moda en Positivo, que ha nacido con el afán de ofrecer una mayor variedad de artículos de moda sostenible (ecológica, reciclada, artesanal e inteligente) a través de su comercio en el barrio de Gràcia en Barcelona. Pero, también, con una tienda online que acerca estas prendas a todos los rincones de la geografía española. Para que todo aquel que opte por vestir bajo un criterio ético y sostenible… pueda hacerlo.

RETOS DEL TEXTIL ECOLÓGICO
Uno de los grandes desafíos del sector de la moda sostenible es concienciar a los consumidores y ayudarles a identificar aquellos artículos que han sido fabricados ecológicamente de los que no. En la actualidad existen tres tipos de certificados: las certificaciones ambientales, que garantizan que las prendas de vestir son respetuosas con el medio ambiente y establece límites de residuos tóxicos de la ropa; las certificaciones ecológicas, que se refieren al proceso de obtención de las fibras que debe ser mediante agricultura ecológica u orgánica; y el certificado de responsabilidad social que garantiza que han sido elaborados en unas condiciones de trabajo óptimas.
El otro reto es alcanzar precios más competitivos. A pesar de que frente a todo pronóstico la industria ecológica no solo ha resistido, sino que ha crecido en los tiempos de crisis, algunos consumidores encuentran las prendas ecológicas demasiado caras. Los diseñadores coinciden en que un mayor volumen de mercado les ayudaría a abaratar los costes de producción y por lo tanto a bajar el precio de sus productos. “Pero esto siempre dentro de unos límites”, avisa Gema desde Slow Fashion Next. “Nunca se llegará a los precios del Fast Fashion porque lo sostenible pasa por pagar unos sueldos dignos a todos las personas que intervienen en el proceso de elaboración. Lo que es barato es explotar”, apunta Gema que, además, añade que, como ciudadanos, deberíamos perseguir que se establezcan unas leyes que penen a las compañías por el impacto medioambiental que generan; “contaminar un río debería tener un coste”, remacha. “Es una inversión de futuro, nosotros los diseñadores ganamos menos y los compradores pagan más con un mismo objetivo: la transición hacia una moda más sostenible”, resume desde Sense Nu Oriol.
Si quieres conocer las actividades que se han organizado en BioCultura en el Espacio Planeta Moda, descárgate el programa desde aquí

Tamara Novoa

NOVEDAD EN BIOCULTURA MADRID
HILO DE ALPACA
Una de las novedades estrella en esta edición de BioCultura Madrid es la fibra ecológica de alpaca producida 100% en España, en la montaña cántabra para ser más precisos. Alison Boyden y Pilar Fortes tenían la misma idea de negocio en la cabeza, la cría de alpacas para la producción de un hilo completamente novedoso en nuestro país. Ambas defendían un modelo de producción ecológica respetuoso con el medio ambiente y fundaron Alpaca Trax. Las empresarias aseguran que la lana de estos camélidos, originarios de Latinoamérica, es más ecológica que otras fibras naturales. “En primer lugar las alpacas son muy ecológicas por su propia morfología y su forma de pacer, se trata de un animal que no destroza el entorno en el que vive y se adapta con facilidad a lugares nuevos”, explica Alison, quien añade que no se emplean químicos agresivos en el procesado de esta fibra ni grandes cantidades de agua como en el caso del algodón. El tejido producido por estas emprendedoras ya ha llamado la atención de algunos diseñadores que encuentran en la alpaca un hilo extremadamente suave y resistente. Alison asegura que la ropa elaborada con alpaca no tiene caducidad, porque “dura tanto como uno quiere, lo que convierte estas prendas en elementos todavía más sostenibles”, añade la productora con orgullo. Como explica Boyden otra particularidad que llama la atención de los diseñadores es que la fibra de alpaca se encuentra en hasta 22 colores naturales diferentes. Si todos estos motivos no nos llegasen para convencernos de que debemos incluir la alpaca en nuestros armarios, las empresarias nos aseguran que esta fibra es mucho más saludable que otros hilos. Por una parte no contiene lanolina, que produce gran número de alergias, y tampoco acumula ácaros. “Por estos motivos son especialmente aconsejables para bebés que nacen prematuros o con algún tipo de problema respiratorio”, concluyen.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés

Premio a la mejor receta sostenible

Las mentiras verdes del textil

Qatar 2022: fútbol a todo gas