Casas pasivas o Passivhaus: un concepto que impondrá la UE

“Las casas pasivas, en alemán Passivhaus, son aquellas cuya eficiencia energética alcanza los máximos posibles, por lo que tiene un consumo de energía muy bajo o nulo. Según la normativa de la UE, en 2021 todas las edificaciones deben regirse por este concepto.”

Un poco de historia

En 1976, los precios nocturnos del gas se duplicaron, lo que provocó amargas quejas de los consumidores. En la localidad alemana de Saskatchewan, las autoridades decidieron buscar una solución y pidieron al Consejo de Investigación de la ciudad (SRC) que diseñase y construyese, una casa solar.

Así nació la primera Passivhaus, que se llamó Saskatchewan Conservation House y fue construida en 1977 por el ingeniero Harold Orr y su equipo del SRC. La nueva casa no solo era autosuficiente, sino que su eficiencia energética resultaba óptima.

 

El impacto de su construcción trascendió fronteras, e ingenieros y arquitectos de Alemania, Europa y de muchos otros países acudieron a Saskatchewan, para aprender más acerca de sus características únicas.

 

Paso a paso

Cuando Orr se puso en marcha se dio cuenta de que, para colmar las expectativas energéticas de un hogar estándar, que se alimentase exclusivamente de energía solar, necesitaría dos tanques de agua del tamaño de una piscina olímpica.

En busca de una solución para esta enorme dificultad, Orr decidió que estaba enfrentando el problema por el lado equivocado y que, si no era posible generar tanta energía, la casa debía consumir mucho menos.

 

Orr cuenta que, dibujó un círculo en donde dividió el consumo energético de los hogares tradicionales en tres partes: una correspondía a la pérdida de calor a través de paredes, ventanas y techo, la segunda eran fugas de aire y la tercera, lo que se disipaba por el sótano.

“Es como la diferencia que hay entre una cafetera y un termo”, explica Orr. “Una cafetera calienta y mantiene el café caliente, solo si se paga la factura. Pero cuando se llena un termo, el café se mantendrá caliente un largo período de tiempo, incluso toda la noche”.

 

Así que la solución estaba en un correcto y exhaustivo aislamiento. Pero aún quedaba enfrentarse a las fugas de aire y mediante un ingenioso invento llamado prueba de la puerta del ventilador, Orr encontró el remedio para este otro inconveniente.

Orr comenta que: “este es uno de los requisitos de cualquier casa pasiva. Debe pasar la prueba de puerta del ventilador con 0.6 cambios de aire por hora, a 50 pascales de presión. Una casa convencional tiene un rango normal, que puede variar entre 3 y 5 y una muy antigua, alcanzará los 11”.

 

Así nació la idea de las casas pasivas y como resultado, este modelo también inspiró el actual movimiento de los hogares de energía neta = cero. Las nuevas tecnologías de los paneles solares han ayudado mucho, puesto que han abaratado los costos de instalación y producción, de forma significativa.

 

Hoy en día, Alemania es considerada como el centro mundial de la construcción de las PassivHaus y a Harold Orr, el Instituto Alemán le ha reconocido como el pionero del concepto de Casa Pasiva. Su hogar energéticamente eficiente revolucionó la construcción hace 40 años y hoy es la norma que la UE ha elegido para todos los edificios y viviendas, que se erijan a partir de 2021.

 

REDACCION/ECOTICIAS.COM

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés