Petroquímica de Tarragona: una industria que mata

  • Los tarraconenses fueron enterándose poco a poco de lo que había sucedido. En la planta petroquímica más grande de España se había producido lo que más temían; una explosión y el subsiguiente incendio.

Comparte esta noticia!

Ni es la primera, ni lamentablemente será la última vez, que ECOticias.com se hace eco de la indignación popular, en referencia a los altos niveles de contaminación, las carencias en seguridad laboral y el desprecio absoluto por la salud de los trabajadores y vecinos, que presuntamente se permiten, en la planta petroquímica de Tarragona. Pero que sus desmanes cuesten 3 vidas es intolerable.

Los hechos

La tarde del pasado martes 14 de enero, exactamente a las 18:38, la ciudad de Tarragona se vio sorprendida por un estruendo. Buscando el origen del ruido, al mirar hacia el norte se encontraron con la espeluznante imagen de una enorme columna de fuego y humo negro, que se elevaba varias decenas de metros, de tal modo que se veía prácticamente desde toda la ciudad y las localidades vecinas.

Petroquímica de Tarragona: una industria que mata

Presa del estupor, los tarraconenses fueron enterándose poco a poco de lo que había sucedido. En la planta petroquímica más grande de España se había producido lo que más temían; una explosión y el subsiguiente incendio. El origen del foco estaba en la planta de IQOXE, en donde estalló el reactor del tanque en el que se induce a la oxidación del etileno mezclándolo con oxigeno puro, para producir óxido de propileno.  

Teóricamente era imposible que se produjera este tipo de siniestro, dado que la empresa alega que, todos sus sistemas cuentan con mecanismos de seguridad dobles y automatizados, por lo que antes de estallar un tanque (los técnicos creen que podría ser por un aumento desmesurado de la presión), debería haberse detenido toda la planta. 

Lo cierto es que contra todo pronóstico los sistemas fallaron y el accidente no solo mató al jefe de la planta, sino que se llevó la vida del jefe de turno, que falleció horas después en el hospital debido a las graves quemaduras sufridas e hirió a otros siete empleados dentro de la planta. Pero los daños no terminaron allí.

PUBLICIDAD

La tapa del reactor, impelida por la enorme presión generada dentro del tanque (esa acumulación de presión podría ser el motivo de la explosión) salió despedida y se desplazó por el aire más de dos kilómetros y medio, con tan mala suerte que impactó en un edificio y mató a uno de sus moradores. La cuantía total de los daños ocasionados aún está por determinarse, las vidas no tienen precio.

Los bomberos tuvieron que trabajar arduamente para controlar el incendio y evitar su propagación. Tardaron más de 24 horas en sofocar las llamas y durante varios días trabajaron en el enfriado de los restos, el transvase a una cisterna segura del óxido de propileno sobrante y la remoción de escombros, con el fin de encontrarle un porqué a lo sucedido.

PUBLICIDAD

¿Qué pasó?

Los trabajadores de la planta de IQOXE se habían manifestado a mediados de diciembre, realizando una huelga en la que participó el 100% de los empleados, es decir unas 120 personas. El reclamo era justamente referido a la seguridad laboral, ya que, según ellos existía una marcada presión de parte de la dirección de la planta, para bajar costos y aumentar la producción, al precio que fuera.

Los trabajadores se habrían quejado de la precariedad de los protocolos de operación y la de la carencia de personal con la capacitación suficiente, además de que a algunos trabajadores se les exigiría un alto grado de multifuncionalidad exigida y debían atender los trabajos en la fábrica y a su vez, controlar los paneles de los reactores, que por más que estén automatizados, requieren de una supervisión esporádica.

En cuanto a las condiciones de trabajo, aparentemente no solo no eran las adecuadas para el personal, sino que la empresa IQOXE ya había sido multada y hubo de pagar de cuatro a ocho mil euros, en cuatro oportunidades en los últimos años por este problema y por incumplir con las normativas vigentes, en materia de salud y de seguridad laboral. 

PUBLICIDAD

Prácticamente todas las empresas que componen el complejo industrial acumulan denuncias, sanciones y multas, pero como es más barato abonar el costo de dichas sanciones, que hacer cambios reales y eficaces para mejorar las condiciones de trabajo y/o los niveles de emisiones, parece ser que pagan y siguen a lo suyo. IQOXE podría no ser la excepción.

Estamos ante un problema del tipo, qué fue primero ¿la gallina o el huevo? Las empresas alegan que están en pleno proceso de innovación (que bien suena esta palabreja moderna y qué poco implica) y que cuando les sancionan pagan escrupulosamente las multas.

Desde las inspecciones respectivas explican que, como abonan las sanciones, no hay nada más que hacer, que volver a controlarles y multarles cuando se tenga la oportunidad.

PUBLICIDAD

Mientras tanto, los trabajadores y los vecinos se declaran rehenes y víctimas de las manipulaciones empresariales, cuya dirección estaría en manos de gente inescrupulosa, a los que, con tal de ganar dinero poco les importaría lo que vaya quedando por el camino.

Y como son los que presuntamente apoyan el ascenso de ciertos políticos, se cree cuentan con la anuencia o el silencio cómplice de los mismos, para hacer lo que les plazca.

Sino no se explica, que toda la planta petroquímica de Tarragona siga envenenando el ambiente desde hace más de 50 años, aunque se hayan presentado millones de denuncias basadas en investigaciones y comprobado que la gente enferma de cáncer y de otras dolencias por su culpa y no se endurezcan las medidas de control, las sanciones ni las multas. 

Eso sí, ahora que se produjo una grave explosión que mató a 3 personas y los vecinos están más que hartos, todos se han puesto medallas de santos y prometen “llegar al fondo del asunto”, desde los gobiernos regionales pasando por las inspecciones, hasta los directivos de la empresa. Y no es muy probable que eso ocurra.

Posiblemente las empresas vecinas a la que tuvo el accidente se guardarán muy bien de que todo quede tapado, porque podrían quedar al descubierto sus miserias, comprobándose todo aquello que está denunciado por vecinos y trabajadores: que millones de toneladas de veneno de todas clases se estarían vertiendo y emitiendo, que las medidas de seguridad no son suficientes, que hay recortes abusivos de personal y que les pagan sueldos de hambre.

Lo que sí está claro, es que ninguna de estas empresas que se cuelgan los cartelitos de verdes, sostenibles, limpias, sinérgicas, innovadoras y/o empáticas con el prójimo, tiene otro objetivo más que el de ganar dinero, presuntamente a costa de lo que sea.

Inclusos sus célebres Fundaciones suelen ser simplemente, los instrumentos mediante los cuales hacerse propaganda de generosidad, justificar gastos, ahorrar impuestos y pagar menos a Hacienda.

¿Qué hay en juego?

Hace cuatro años publicamos dos artículos: Complejo petroquímico de Tarragona: 50 años contaminando sin control y Repsol mata lentamente y ¿nadie se queja? en los que denunciábamos los vertidos de fenoles e hidrocarburos, la falta de control sobre las actividades de las empresas y de la planta y los innumerables casos de cáncer que sufren los vecinos y trabajadores, aunque hasta ahora solo uno ha sido reconocido por la justicia. 

Por esas épocas la Generalitat había adquirido el compromiso de revisar y modificar la normativa que estaba en vigencia, con la idea de tratar de igualarla a las de las naciones más avanzadas de la UE.

También se habló de crear mesas de discusión, en la que tuvieran participación todos los sectores involucrados, es decir los vecinos, las empresas, las Ong´s y los políticos.

Visto lo visto, todo ha quedado en buenas intenciones. Sancionar con 8000 euros a una empresa, que de manera reiterada incumple con las normativas, no tiene ni el más mínimo ápice de lógica.

Y cuando sus desmanes cuestan vidas, los políticos se echan las manos a la cabeza ante los medios de comunicación y mientras calculan los votos que pueden perder o ganar, según si dicen o hacen esto o aquello. 

El problema siempre es el mismo: el vil metal. Los cálculos más someros hablan de que la industria petroquímica es la que aporta casi el 6% del Producto Interior Bruto y genera más del 13% del producto industrial bruto.

Esos son muchísimos millones de euros, que nadie se atreve a despreciar y aparentemente tampoco se les ocurre plantearse, cuál podría ser el costo humano de dichas cifras.

Porque más allá de la gente que trabaja directamente en la planta petroquímica de Tarragona, hay una cantidad enorme de empresas auxiliares, de proveedores y de suministradores de servicios varios, que también dependen de su funcionamiento.

Y todos estarían expuestos a la contaminación, al contacto con agentes cancerígenos y a la imposición de precios a la baja. 

Esa también es una baza que suelen esgrimir los políticos y los empresarios: los puestos de trabajo. Lo que no dicen es que es factible hacer cambios para que la industria petroquímica sea un sitio más seguro para trabajar.

Y no lo dicen, porque estos cambios requerirían inversiones reales y esta gente cuando habla de invertir, generalmente lo hace pensando en su bolsillo no en el bien común.

Habría que ver dónde fueron a parar las supuestas subvenciones que se les otorgaron a muchas de estas compañías, para que dieran un giro hacia lo verde, sostenible y limpio, porque dichos cambios no se ven por ningún lado, a menos que cuenten los cartelitos multicolores y los anuncios con música pegadiza y eslóganes políticamente correctos.

No es la única planta de España

Es importante tener en cuenta que este es un problema que no solo afecta a la petroquímica de Tarragona. La planta industrial de Escombreras en el sur de Murcia, afecta a ciudades cercanas como Cartagena, La Unión o Alumbres, cuyos vecinos se encuentran muchos días con que no pueden casi respirar por los vertidos gaseosos.

Eso pasa todo el año excepto durante el verano, para no ahuyentar a los veraneantes de la Manga del Mar Menor.

También los onubenses se preguntan si lo que pasó en Tarragona no les puede ocurrir a ellos, puesto que el segundo polo de industrias químicas más grande del país detrás del tarraconense, está justamente al lado de la ciudad de Huelva.

El alegato de que las sustancias peligrosas que se manejan allí están muy controladas y es imposible que pase nada, no convence a nadie.

¿Qué podemos hacer?

España tiene un Ministerio de Medio Ambiente desde hace años, que no ha movido un dedo para poner coto a esta situación. Sería ideal que junto con el nuevo Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico cogieran al toro por los cuernos y de una vez por todas se ocupasen del sector petroquímico y de detener el enorme daño que causa a la sociedad.

Los trabajadores de las plantas petroquímicas son el verdadero motor de la industria, por lo que deben ser conscientes del poder que esa situación les da y usarlo para continuar luchando para recuperar sus derechos laborales, para exigir que se respetan las normativas y para conseguir que de una vez por todas se vele por su salud y la de sus familias y vecinos. 

En cuanto a la gente, tiene dos medidas al alcance de su mano, que son de sentido común. Una es la protesta, que no solo consiste en salir a la calle y manifestarse, gritar, abuchear a los políticos, quejarse y patalear un día, para luego irse a dormir con la conciencia tranquila y olvidarse del tema.

Hay que denunciar sistemáticamente los abusos, para que nadie se olvide de que existen. La otra medida que tiene entre manos los ciudadanos es el voto. 

Quien calle en esta ocasión estará ignorando a las cuatro vidas segadas recientemente y a los miles de afectados por el egoísmo y la codicia de estas empresas, acunadas por la desidia de algunos políticos que públicamente les ríen las gracias, mientras presuntamente se guardan sus billetes.

En ECOticias.com (radicados en la ciudad de Tarragona) entendemos que la salud y la vida ni se venden ni se negocian, se respetan y se cuidan y que es el momento de gritar bien alto BASTA YA.

REDACCION/ECOTICIAS.COM

FEMXA nos explica la enorme importancia de la limpieza sostenible en los...

FEMXA nos explica la enorme importancia de la limpieza sostenible en los lugares publicos

Estos días de confinamiento el ahorro y sostenibilidad en el hogar...

Estos días de confinamiento el ahorro y sostenibilidad en el hogar siguen siendo importantes

Comentario/s

Deja tu comentario

El COVID-19 dispara el consumo de legumbres, frutas, verduras y hortalizas
Vida Saludable

El COVID-19 dispara el consumo de legumbres, frutas, verduras y hortalizas

Desde el inicio del estado de alarma, se ha disparado el consumo de legumbres, frutas, verduras y hortalizas. El consumo de algunas carnes,...

Consumir regularmente fibra es una muy buena idea para prevenir el cáncer de mama
Vida Saludable

Consumir regularmente fibra es una muy buena idea para prevenir el cáncer de mama

Cuando los investigadores agruparon los datos de los 20 estudios de observación que identificaron, las personas con el mayor consumo...

Las dietas milagro tiene ‘fecha de caducidad’
Vida Saludable

Las dietas milagro tiene ‘fecha de caducidad’

Al menos para los beneficios a corto plazo, los investigadores sugieren que las personas deberían elegir la dieta que prefieran sin...

COVID-19. Comida equilibrada, máxima higiene, suficiente ingesta de agua y ejercicio físico en casa
Vida Saludable

COVID-19. Comida equilibrada, máxima higiene, suficiente ingesta de agua y ejercicio físico en casa

Comida equilibrida, máxima higiene, suficiente ingesta de agua y ejercicio físico en casa para combatir la inactividad...

Las energías ‘verdes’ representan casi tres cuartas partes de la nueva capacidad de 2019
Energías Renovables

Las energías ‘verdes’ representan casi tres cuartas partes de la nueva capacidad de 2019

El sector agrega 176 GW de capacidad de generación, un 90 por ciento de los cuales proceden de las energías solar y...

Las instalaciones de Juver en Churra (Murcia) se ‘apuntan’ a las energías renovables
Energías Renovables

Las instalaciones de Juver en Churra (Murcia) se ‘apuntan’ a las energías renovables

Iberdrola suministrará energía renovable a las instalaciones de Juver Alimentación en el municipio murciano de Churra,...

Cortefiel se ‘suma’ a las energías renovables
Energías Renovables

Cortefiel se ‘suma’ a las energías renovables

Con este acuerdo se garantizará que el 100% de la energía tendrá certificación con Garantía de Origen...

COVID-19 y aportación de la energía eólica
Energías Renovables

COVID-19 y aportación de la energía eólica

La generación eólica aporta el 27,6% de la demanda, el precio del mercado es el más bajo de los últimos 4...

BIOHERBARIUM, alta cosmética biológica de Dulkamara Bamboo
Belleza Cosmética

BIOHERBARIUM, alta cosmética biológica de Dulkamara Bamboo

Este tratamiento profesional dura aproximadamente algo más de una hora y deja una piel espectacular.

Las ‘descamaciones’ facilitan el contagio del COVID-19, para ello utiliza un jabón ecológico que no reseque
Belleza Cosmética

Las ‘descamaciones’ facilitan el contagio del COVID-19, para ello utiliza un jabón ecológico que no reseque

En la prensa, en redes sociales, en el telediario... Si hay algo que puede hacer que no nos contagiemos del coronavirus, la epidemia que nos...

Manteca de karité solidaria y ecologica
Belleza Cosmética

Manteca de karité solidaria y ecologica

Katia Simone es una joven emprendedora de 31 años con raíces africanas. Afincada en Sevilla, recuerda una bonita infancia en...

Bioherbarium líder en cosmética ecológica te presenta: ‘Stem Cellular Cleansing Oil Juice Beauty’
Belleza Cosmética

Bioherbarium líder en cosmética ecológica te presenta: ‘Stem Cellular Cleansing Oil Juice Beauty’

Ideal para todos los tipos de piel y especialmente beneficioso para pieles maduras que requieren una limpieza profunda y/o se maquillan....