ANSE: Monte Blanco no se toca

  • El Gabinete de la Alcaldía del Ayuntamiento de Cartagena ha confirmado a ANSE, que tal y como ellos les solicitaron por carta y mediante una campaña, el proyecto que pretendía construir un local multiusos para La Manga, situado en el Monte Blanco, no se emplazará en esta localización.

Comparte esta noticia!

El Gabinete de Alcaldía del Ayuntamiento de Cartagena ha confirmado esta mañana a ANSE que el proyecto de construcción de un local multiusos para La Manga en el Monte Blanco ya no se hará en esta localización.

En el día de ayer, ANSE lanzó una campaña a favor de la protección de la reserva dunar de Monte Blanco, que ha motivado el envío de más de 600 correos electrónicos de protesta en menos de 24 h, dirigidos a la Alcaldesa de Cartagena y al Consejero de Fomento, para que busquen una alternativa que evite urbanizar los restos de la mayor duna de La Manga en Monte Blanco.

La Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE) denuncia, sin embargo, que la justificación utilizada por el Ayuntamiento de Cartagena para no desarrollar la actuación en el Monte Blanco sea la necesidad de cumplir la Ley del Mar Menor, en lugar de hacerlo por la necesidad de conservar los últimos espacios no urbanizados de La Manga, y por el elevado valor natural del Monte Blanco tras los trabajos desarrollados a lo largo de la última década por ANSE, con la colaboración de diversas asociaciones, Fundación Biodiversidad y el propio Ayuntamiento de Cartagena. 

Concretamente, el Ayuntamiento justifica la marcha atrás del proyecto en Monte Blanco en que La Ley de Protección del Mar Menoraprobada en la Asamblea en julio de 2020 establece en su artículo 16 ”unÁrea de Exclusión Temporal para la concesión de nuevas licencias, entre otros, a suelos urbanos que no tengan aprobado el proyecto de urbanización, hasta que no se apruebe de forma definitiva el Plan de Ordenación Territorial de la cuenca vertiente del Mar Menor, y en todo caso, en un plazo máximo de tres años". Esos plazos, explicaban, "superan el margen temporal establecido en los fondos Edusi, en el que enmarca este proyecto de centro multiusos".

Para mayor gravedad, la justificación del Ayuntamiento pondría en evidencia que el Gobierno de la Comunidad Autónoma habría aprobado el proyecto de Monte Blanco incumpliendo la Ley del Mar Menor.

Fuentes de la Consejería de Fomento e Infraestructuras declararon en julio: que Monte Blanco «es el único espacio de uso urbano disponible ofrecido por el Ayuntamiento» y que «las funcionalidades de este edificio dan respuesta a las propuestas realizadas por los vecinos y empresarios de la zona durante las jornadas de definición de 'Estrategias de Desarrollo contra la Estacionalidad'», lo que también fue desmentido por asociaciones vecinales y empresariales de La Manga. 

PUBLICIDAD

Por si esto fuera poco, la justificación empleada por el Ayuntamiento en Monte Blanco proporcionaría el argumento necesario para evitar la continuación de ningún trámite urbanístico y frenar la posible construcción de varios edificios en los terrenos ganados al mar en la zona de El Vivero, al sur de La Manga y cerca de las Salinas de Marchamalo, en lugar de pedirle al Gobierno del Estado que procediera a su compra.

En el día de ayer, la Asociación de Naturalistas del Sureste (ANSE)  lanzó una campaña a favor de la conservación de la reserva dunar de Monte Blanco (La Manga, Cartagena) mediante el envío de correos electrónicos. En menos de 24 horas, más de 600 ciudadanos han remitido un mail de protesta tanto a la Alcaldesa de Cartagena (Noelia Arroyo) como al Consejero de Fomento (José Ramón Díez de Revenga) pidiendo una ubicación alternativa al centro de usos múltiples que pretende ubicarse allí. 

Además, la campaña #SOSMonteBlanco ha contado con el apoyo de otras entidades que han participado en la recuperación de la zona tales como CREECT, ARBA-Cartagena La Unión, El Mar Menor de los niños o el colectivo Por un Mar Menor Vivo, entre otros.

PUBLICIDAD

Conviene recordar que numerosos colectivos sociales, vecinales e incluso empresariales se han mostrado a favor de la conservación de la reserva de flora dunar de Monte Blanco y han pedido una ubicación alternativa para el edificio de usos múltiples en alguno de los solares y edificios abandonados de La Manga. ANSE quiere trasladar su agradecimiento a todas las organizaciones que apuestan por la mejora ambiental y paisajística de La Manga.

La reserva dunar de Monte Blanco es una parcela pública en la que se han desarrollado trabajos de restauración y conservación de la flora amenazada con el apoyo del propio Ayuntamiento de Cartagena y diversas entidades, centros educativos, organizaciones y empresas coordinadas por ANSE. En la actualidad, Monte Blanco cuenta con una cubierta forestal y arbustiva de sabina de las dunas  (especie catalogada En Peligro por el Decreto 50/2003), enebro marítimo (extinguida en la Región de Murcia) y otras especies exclusivas en el mundo como la esparraguera o la tamarilla del Mar Menor.  Este espacio nació con la vocación de recuperar espacios abiertos en La Manga del Mar Menor para mejorar la calidad de vida de sus habitantes y aumentar el atractivo turístico de este enclave. 

Carta enviada por ANSE

Estimados Alcaldesa y Consejero de Fomento:

Como ambos ya saben, La Manga adolece de un grave problema de saturación urbanística que se traduce en notables impactos ambientales (paisajísticos, biológicos). Esta pérdida de calidad ambiental supone una merma de la calidad de vida de sus habitantes y  del atractivo turístico de este privilegiado enclave. Precisamente y con la filosofía de mejorar de manera integral el entorno de la Manga, se inició en 2013 la recuperación ambiental de Monte Blanco en la que participó el propio Ayuntamiento y en la que han colaborado numerosas organizaciones ambientales y sociales e incluso empresas (por no citar la inversión de fondos públicos diversos) coordinadas por ANSE.

PUBLICIDAD

El éxito de los trabajos de restauración han sido posibles gracias a la dedicación de profesionales del Ayuntamiento de Cartagena, técnicos de las organizaciones ambientales, voluntarios de muy diversa procedencia e incluso personas en cumplimiento de Trabajos en Beneficio de la Comunidad. Los trabajos que se desarrollaron durante unos años permitieron cambiar un solar repleto de basuras e invadido por acacias por un reserva de flora dunar para disfrute y esparcimiento de los ciudadanos. 

En la actualidad, el Monte Blanco se encuentra cubierto por una masa de sabinas de las dunas, enebros marítimos y lentiscos que comparten el espacio con zanahorias marítimas, esparragueras y tamarillas del Mar Menor, recreando los bosques que cubrieron La Manga y donde se cobijaban los piratas berberiscos, tal y como recogen los textos históricos de la Edad Moderna. Conviene recordar que La Manga presenta una de las mayores concentraciones de especies amenazadas y protegidas por el Decreto 50/2003.

Así, la sabina de las dunas está catalogada como En Peligro de Extinción mientras que la zanahoria marina y la tamarilla del Mar Menor están catalogadas como Vulnerables  por el Decreto 50/2003. Por su parte, el enebro marítimo se considera extinto en la Región y  la esparraguera marítima sería una especie En Peligro Crítico según la UICN.

Algunas de estas especies sólo se encuentran en La Manga. Este nuevo espacio verde supone un excelente ejemplo de recuperación ambiental de espacios costeros degradados y la experiencia debería ampliarse y exportarse para mejorar el bienestar de las gentes, ya sean habitantes o turistas.

PUBLICIDAD

Recientemente, he recibido noticias de las intenciones del Ayto. de Cartagena y la Consejería de Fomento de promover la construcción de un edificio multiusos en una parcela municipal del Monte Blanco. Este edificio se situaría sobre parte del arenal no urbanizado aumentando la saturación urbanística de La Manga. Además, la ejecución de servicios y accesos así como la construcción del mismo tendría efectos nefastos sobre las restauraciones realizadas. Por no citar que un particular trasladó a esa parcela flora amenazada procedente de una parcela privada.

Por todo lo anterior, quiero mostrar mi desacuerdo con la propuesta de implantación de un centro multiusos en el espacio naturalizado de Monte Blanco, le pido a la alcaldesa que cumpla su compromiso de que el citado edificio no será construido si existe oposición al mismo. Además, confío en que la Alcaldesa cumpla su compromiso de no construir el edificio en caso de existir oposición al mismo.

En espera de su rectificación, reciba un cordial saludo.

Comentario/s

Deja tu comentario