Alcachofa: un superalimento exquisito

ECOticias.com – ‘El Periódico Verde’ se ocupará hoy de un superalimento sabroso, nutritivo y de gran versatilidad. Típica de la época otoñal que es cuando está en su mejor sazón y precio, la alcachofa está presente en gran cantidad de platos de la gastronomía mediterránea.

Raíces africanas

Si bien los romanos y griegos ya la conocían, la alcachofa no se instaló en Europa hasta la Edad Media, cuando desde sus originarias tierras egipcias y etíopes trajeron sus simientes y se la comenzó a cultivar. Su integración en la cocina mediterránea fue rápida, ya que marida muy bien con otros productos locales.

Desde Europa se propagó por el mundo entero, gracias a que se adapta muy fácilmente a los diferentes suelos, siempre que el clima resulte templado. De nombre científico: Cynara Scolymus también se la conoce como alcaucil, alcacil o cardo comestible y a día de hoy existen gran variedad de subespecies. Entre sus principales productores están: Francia, España, Gran Bretaña, EEUU y Argentina.

¿Qué es la alcachofa?

Es una planta perenne que pertenece a la familia Asteraceae, que se consume desde hace varios siglos, aunque sus propiedades nutricionales y beneficios para la salud, solo se comprobaron a principios del siglo XX. Es una variedad domesticada y no espinosa del cardo silvestre, con un tallo grueso de hasta 2 metros de altura y hojas grandes y lobuladas. 

La parte comestible de las alcachofas es su inflorescencia, que tiene forma de rosetón conformado por hojas (brácteas) unidas en su base al tallo. Las exteriores son muy fibrosas y duras, pero las interiores, es decir el llamado ‘corazón’ de la alcachofa es un superalimento tierno, delicado y muy sabroso. También se puede comer el tallo inmediato a la flor.

Principios activos y beneficios

- Advertisement -

Entre los principales elementos que aporta el consumo de este superalimento está la cinarina, que es una sustancia aromática de sabor amargo que constituye un poderoso antioxidante, a la vez que como estimula la producción biliar, es un depurador hepático natural, de hecho, la gracias a esta (y otras) sustancias la alcachofa se emplea como agente digestivo y detox.

También contiene inulina, vitaminas C, B9 y K, potasio, fibras dietéticas que ayudan en la digestión y promueven el buen funcionamiento intestinal, flavonoides, proteínas vegetales, calcio, magnesio, sodio, hidratos de carbono, una buena dosis de hierro y oligoelementos.

Además de intervenir positivamente en el sistema digestivo y prevenir la producción de gases, este superalimento es un reductor natural del colesterol ‘malo’, ayuda a quemar grasas, por lo que resulta imprescindible su presencia en las dietas para perder peso y también debería ser consumido por las personas que deben reducir sus niveles de azúcar en sangre.

Por Sandra MG para ECOticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés