Tecnologías verdes: siempre al servicio del medio ambiente

  • Las tecnologías verdes son aquellas que disminuyen el uso de recursos y/o la contaminación empleando métodos de producción más limpios. Por lo tanto, generalmente conducen a reducir los insumos energéticos, los subproductos y los recursos implicados en la producción de bienes y servicios.

Comparte esta noticia!

Necesarias y limpias

Las tecnologías verdes reducen los efectos ambientales negativos, ya que sustituyen o modifican tecnologías contaminantes u obsoletas, por otras más modernas, innovadoras y limpias. Además, promueven la recirculación de materiales y el uso de materias primas respetuosas con el medio ambiente.

Sin embargo, la implementación de tecnologías verdes se ve obstaculizada a menudo por problemas de coste, coordinación, inercia y organización productiva de las empresas. Estas nuevas tecnologías suelen requerir importantes inversiones iniciales o de innovación y necesitan adecuarse a la naturaleza de cada problema y a la regulación ambiental vigente.

Tecnologías y reglamentación

Para poder implementar este tipo de tecnologías de producción limpia es necesario conocer el grado de efectividad de los instrumentos que se emplearán y el de severidad de la política ambiental de cada lugar, ya que las normas sobre productos, emisiones o impuestos se consideran instrumentos rígidos. Ciertos mercados de emisiones dan a las empresas derecho a contaminar, por lo que dejan en sus manos la elección de las tecnologías que emplearán.

El establecimiento de un mercado de derechos, como es el caso del Sistema Comunitario de Comercio de Emisiones (ETS), es una de las opciones que la UE emplea con el fin de disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, pero no ayudan a las tecnologías verdes. Las empresas confían en que las innovaciones sean capaces de compensar y/o reducir, los costes inherentes a la adecuación a las regulaciones ambientales. Las ventajas económicas, la creación de nuevos mercados y puestos de empleo ‘verdes’ y el aumento de la competitividad son considerados beneficios potenciales que propician la innovación sostenible.

Beneficios de las tecnologías verdes

Las nuevas tecnologías producirán variadas fuentes de beneficios: ahorro de costes y de consumo de energía, gracias a la mayor eficiencia de los dispositivos, una mejora real de la calidad y durabilidad de los productos y nuevas posibilidades en cuanto a su empleo, reciclaje, reutilización y capacidad de reparación.

PUBLICIDAD

Todo indica que las empresas centrarán sus esfuerzos de inversión en tecnologías verdes y limpias, con el objetivo de mejorar sus productos y combatir los problemas medioambientales, algo que le exigirán cada vez más sus clientes. Esto implicará la existencia de una fuerte complementariedad entre las tecnologías de producción, los nuevos productos y los métodos organizativos.

Tecnologías verdes y productos ecológicos

Para muchos productos, como es el ejemplo de los vehículos con motores de combustión, el análisis del ciclo de vida ha evidenciado que el mayor impacto ambiental no proviene de su producción, sino que se relaciona directamente con su uso (consumo de combustible, emisión de partículas y gases contaminantes, etc.) y con los procesos que requiere su eliminación.

PUBLICIDAD

Fabricar productos ecológicos mediante el empleo de tecnologías verdes reducirá los efectos medioambientalmente negativos de su ciclo de vida (que además puede ser de uso prolongado, reciclable, etc.), puesto que se disminuye significativamente el empleo de sustancias y materiales tóxicos en la composición de los productos y se minimiza el consumo de energía y de emisiones contaminantes.

Las estrategias de mejora ambiental que cada empresa impone a sus productos para diferenciarlos de los demás son las que les permitirán obtener una ventaja competitiva. Sin embargo, muchos consumidores se niegan a pagar sobrecostes, solo porque los productos o servicios tienen atributos ambientales diferenciales.

Los expertos sugieren que, los productos ecológicos fabricados con tecnologías verdes y no contaminantes, que evidentemente producen un beneficio ambiental para cada consumidor y para la comunidad a la que pertenece en su conjunto, acabarán por ser los que se impongan en el mercado, puesto que así lo exigirán los clientes.

Comentario/s

Deja tu comentario