Ponte de pie y verás cuántas calorías quemas

 

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.

Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo. Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.

Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.

Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.

La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.

“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.

Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo. Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.

Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.

Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.

La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.

“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.

¿Qué hace que una persona gaste más o menos energía?

Los investigadores están todavía intentando dilucidar qué hace que una persona gaste más o menos energía. Está relacionado, por ejemplo, con por qué unas personas adelgazan tan fácilmente y a otras les cuesta tanto trabajo perder peso.

El factor que más parece afectar es la masa muscular. “Las personas con más masa muscular gastan más energía que las personas con menor masa muscular”, indica el investigador de la UGR.

A la luz de los resultados, los autores aconsejan pasar más tiempo de pie en la oficina como una buena estrategia para aumentar el gasto de energía, y así evitar almacenarla en forma de grasa.

“Es muy importante cambiar de postura –indica Jonatan Ruiz, otro de los autores de este artículo–. Si una persona se levanta, da 10 pasos y se vuelve a sentar, parece que se reducirían mucho los efectos del sedentarismo. Debemos educar desde el colegio a nuestros niños y jóvenes así como a los profesores sobre la importancia de evitar pasar largos periodos de tiempo sentados para reducir considerablemente las consecuencias negativas, como sobrepeso, obesidad o riesgo de enfermedades cardiovasculares”.

 

 

 

 

 


Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.
Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo. Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.
Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.
Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.
La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.
“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.

Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo.

Ponte de pie y verás cuántas calorías quemas

Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.

Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.

Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.

Una nueva investigación recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y así evitar los problemas negativos para la salud asociados al sedentarismo.

La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.

PUBLICIDAD

“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.

¿Qué hace que una persona gaste más o menos energía?

Los investigadores están todavía intentando dilucidar qué hace que una persona gaste más o menos energía. Está relacionado, por ejemplo, con por qué unas personas adelgazan tan fácilmente y a otras les cuesta tanto trabajo perder peso.

El factor que más parece afectar es la masa muscular. “Las personas con más masa muscular gastan más energía que las personas con menor masa muscular”, indica el investigador de la UGR.

A la luz de los resultados, los autores aconsejan pasar más tiempo de pie en la oficina como una buena estrategia para aumentar el gasto de energía, y así evitar almacenarla en forma de grasa.

“Es muy importante cambiar de postura –indica Jonatan Ruiz, otro de los autores de este artículo–. Si una persona se levanta, da 10 pasos y se vuelve a sentar, parece que se reducirían mucho los efectos del sedentarismo.

Debemos educar desde el colegio a nuestros niños y jóvenes así como a los profesores sobre la importancia de evitar pasar largos periodos de tiempo sentados para reducir considerablemente las consecuencias negativas, como sobrepeso, obesidad o riesgo de enfermedades cardiovasculares”.

Fuente: SINC

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.
Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo. Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.
Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.
Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.
La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.
“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.
Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.
Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo. Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.
Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.
Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.
La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.
“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.
¿Qué hace que una persona gaste más o menos energía?
Los investigadores están todavía intentando dilucidar qué hace que una persona gaste más o menos energía. Está relacionado, por ejemplo, con por qué unas personas adelgazan tan fácilmente y a otras les cuesta tanto trabajo perder peso.
El factor que más parece afectar es la masa muscular. “Las personas con más masa muscular gastan más energía que las personas con menor masa muscular”, indica el investigador de la UGR.
A la luz de los resultados, los autores aconsejan pasar más tiempo de pie en la oficina como una buena estrategia para aumentar el gasto de energía, y así evitar almacenarla en forma de grasa.
“Es muy importante cambiar de postura –indica Jonatan Ruiz, otro de los autores de este artículo–. Si una persona se levanta, da 10 pasos y se vuelve a sentar, parece que se reducirían mucho los efectos del sedentarismo. Debemos educar desde el colegio a nuestros niños y jóvenes así como a los profesores sobre la importancia de evitar pasar largos periodos de tiempo sentados para reducir considerablemente las consecuencias negativas, como sobrepeso, obesidad o riesgo de enfermedades cardiovasculares”.
Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.
Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo. Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.
Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.
Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.
La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.
“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.
Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.
Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo. Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.
Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.
Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.
La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.
“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.
¿Qué hace que una persona gaste más o menos energía?
Los investigadores están todavía intentando dilucidar qué hace que una persona gaste más o menos energía. Está relacionado, por ejemplo, con por qué unas personas adelgazan tan fácilmente y a otras les cuesta tanto trabajo perder peso.
El factor que más parece afectar es la masa muscular. “Las personas con más masa muscular gastan más energía que las personas con menor masa muscular”, indica el investigador de la UGR.
A la luz de los resultados, los autores aconsejan pasar más tiempo de pie en la oficina como una buena estrategia para aumentar el gasto de energía, y así evitar almacenarla en forma de grasa.
“Es muy importante cambiar de postura –indica Jonatan Ruiz, otro de los autores de este artículo–. Si una persona se levanta, da 10 pasos y se vuelve a sentar, parece que se reducirían mucho los efectos del sedentarismo. Debemos educar desde el colegio a nuestros niños y jóvenes así como a los profesores sobre la importancia de evitar pasar largos periodos de tiempo sentados para reducir considerablemente las consecuencias negativas, como sobrepeso, obesidad o riesgo de enfermedades cardiovasculares”.

Comparte esta noticia!

Mentatlón 2019

Mentatlón 2019

El último número THE ECOLOGIST se centra en la alimentación infantil

El último número THE ECOLOGIST se centra en la alimentación infantil

Comentario/s

Deja tu comentario

¿Sneakers en 3D y sostenibles?
Moda Sostenible

¿Sneakers en 3D y sostenibles?

La marca 100% española es la primera compañía de sneakers que basa su fabricación en la última...

H&M persigue hacer de la moda un sector sostenible con premios por un valor total de 1 millón de euros
Moda Sostenible

H&M persigue hacer de la moda un sector sostenible con premios por un valor total de 1 millón de euros

Para 2030, se espera que la clase media global aumente hasta una población de 5000 millones de personas; al mismo tiempo, la...

Sneakers, CAMPER apuesta por la sostenibilidad
Moda Sostenible

Sneakers, CAMPER apuesta por la sostenibilidad

Llevamos más de 40 años trabajando para desarrollar productos Camper duraderos centrados en el diseño.

Lindissims. Moda Ecológica en Leggings y Mallas de Mujer
Moda Sostenible

Lindissims. Moda Ecológica en Leggings y Mallas de Mujer

Solo el 9% del plástico de la Tierra ha sido reciclado, pero estamos comprometidos a aumentar ese porcentaje utilizando más...

Huertos urbanos en edificios de oficinas de Madrid
Agricultura ecológica

Huertos urbanos en edificios de oficinas de Madrid

Gracias a los "buenos resultados" que considera está cosechando, Merlin planea instalar un segundo huerto, en este caso en el...

España ya es líder absoluto de productos ecológicos de Europa
Agricultura ecológica

España ya es líder absoluto de productos ecológicos de Europa

Gracias a la demanda de estos productos ecológicos, ha surgido la primera feria profesional internacional Organic Food Iberia y Eco Living...

Dehesa El Milagro ‘viento en popa’, ahora ya en el El Corte Inglés
Agricultura ecológica

Dehesa El Milagro ‘viento en popa’, ahora ya en el El Corte Inglés

La granja ecológica Dehesa El Milagro impulsa su crecimiento en España con el apoyo de El Corte Inglés, donde ha...

Valencia acoge BioCultura 2019 y el mundo BIO este viernes
Agricultura ecológica

Valencia acoge BioCultura 2019 y el mundo BIO este viernes

La Gran Gala del Mundo Bio se celebrará este próximo viernes en el Palau de la Exposició de Valencia. Habrá...

Mairena del Aljarafe (Sevilla) se suma a la
Cambio Climático

Mairena del Aljarafe (Sevilla) se suma a la "emergencia climática"

Rosalía Abad, avisando del excesivo "desarrollo económico" y el "consumismo desaforado", defendía que hay "recursos y...

Nueva plataforma contra el cambio climático: ‘SAVE THE PLANET NOW’
Cambio Climático

Nueva plataforma contra el cambio climático: ‘SAVE THE PLANET NOW’

Save The Planet Now es un nuevo movimiento para que los ciudadanos puedan colaborar para preservar el planeta comprando su tarjeta en...

La costa europea será o no será en función del cambio climático
Cambio Climático

La costa europea será o no será en función del cambio climático

El riesgo de inundación compuesta no se suele incluir en los estudios de riesgo de inundación costera, a pesar de que las...

Minimizar el cambio climático en Canarias debe implicar reducir notablemente el número de coches y apostar por el transporte colectivo
Cambio Climático

Minimizar el cambio climático en Canarias debe implicar reducir notablemente el número de coches y apostar por el transporte colectivo

El primer paso, pues, será el fomento del transporte colectivo de calidad.