Ponte de pie y verás cuántas calorías quemas

 

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.

Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo. Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.

Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.

Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.

La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.

“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.

Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo. Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.

Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.

Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.

La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.

“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.

¿Qué hace que una persona gaste más o menos energía?

Los investigadores están todavía intentando dilucidar qué hace que una persona gaste más o menos energía. Está relacionado, por ejemplo, con por qué unas personas adelgazan tan fácilmente y a otras les cuesta tanto trabajo perder peso.

El factor que más parece afectar es la masa muscular. “Las personas con más masa muscular gastan más energía que las personas con menor masa muscular”, indica el investigador de la UGR.

A la luz de los resultados, los autores aconsejan pasar más tiempo de pie en la oficina como una buena estrategia para aumentar el gasto de energía, y así evitar almacenarla en forma de grasa.

“Es muy importante cambiar de postura –indica Jonatan Ruiz, otro de los autores de este artículo–. Si una persona se levanta, da 10 pasos y se vuelve a sentar, parece que se reducirían mucho los efectos del sedentarismo. Debemos educar desde el colegio a nuestros niños y jóvenes así como a los profesores sobre la importancia de evitar pasar largos periodos de tiempo sentados para reducir considerablemente las consecuencias negativas, como sobrepeso, obesidad o riesgo de enfermedades cardiovasculares”.

 

 

 

 

 


Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.
Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo. Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.
Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.
Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.
La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.
“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.

Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo.

Ponte de pie y verás cuántas calorías quemas

Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.

Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.

Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.

Una nueva investigación recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y así evitar los problemas negativos para la salud asociados al sedentarismo.

La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.

PUBLICIDAD

“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.

¿Qué hace que una persona gaste más o menos energía?

Los investigadores están todavía intentando dilucidar qué hace que una persona gaste más o menos energía. Está relacionado, por ejemplo, con por qué unas personas adelgazan tan fácilmente y a otras les cuesta tanto trabajo perder peso.

El factor que más parece afectar es la masa muscular. “Las personas con más masa muscular gastan más energía que las personas con menor masa muscular”, indica el investigador de la UGR.

A la luz de los resultados, los autores aconsejan pasar más tiempo de pie en la oficina como una buena estrategia para aumentar el gasto de energía, y así evitar almacenarla en forma de grasa.

“Es muy importante cambiar de postura –indica Jonatan Ruiz, otro de los autores de este artículo–. Si una persona se levanta, da 10 pasos y se vuelve a sentar, parece que se reducirían mucho los efectos del sedentarismo.

Debemos educar desde el colegio a nuestros niños y jóvenes así como a los profesores sobre la importancia de evitar pasar largos periodos de tiempo sentados para reducir considerablemente las consecuencias negativas, como sobrepeso, obesidad o riesgo de enfermedades cardiovasculares”.

Fuente: SINC

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.
Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo. Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.
Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.
Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.
La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.
“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.
Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.
Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo. Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.
Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.
Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.
La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.
“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.
¿Qué hace que una persona gaste más o menos energía?
Los investigadores están todavía intentando dilucidar qué hace que una persona gaste más o menos energía. Está relacionado, por ejemplo, con por qué unas personas adelgazan tan fácilmente y a otras les cuesta tanto trabajo perder peso.
El factor que más parece afectar es la masa muscular. “Las personas con más masa muscular gastan más energía que las personas con menor masa muscular”, indica el investigador de la UGR.
A la luz de los resultados, los autores aconsejan pasar más tiempo de pie en la oficina como una buena estrategia para aumentar el gasto de energía, y así evitar almacenarla en forma de grasa.
“Es muy importante cambiar de postura –indica Jonatan Ruiz, otro de los autores de este artículo–. Si una persona se levanta, da 10 pasos y se vuelve a sentar, parece que se reducirían mucho los efectos del sedentarismo. Debemos educar desde el colegio a nuestros niños y jóvenes así como a los profesores sobre la importancia de evitar pasar largos periodos de tiempo sentados para reducir considerablemente las consecuencias negativas, como sobrepeso, obesidad o riesgo de enfermedades cardiovasculares”.
Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.
Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo. Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.
Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.
Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.
La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.
“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.
Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada (UGR) recomienda pasar más tiempo de pie para incrementar el gasto energético y combatir así el sedentarismo y su impacto negativo sobre la salud, y ha cuantificado exactamente cuántas calorías quemamos cuando permanecemos de pie: 45 kilocalorías más por cada seis horas de pie, comparado con estar tumbado o sentado.
Una de las aplicaciones de este trabajo, publicado en la revista Plos One, podría ser la implantación de mesas regulables en altura para trabajar de pie, muy de moda en los países nórdicos, para combatir el sedentarismo en el trabajo. Estas mesas permiten regular su altura en función de la postura con la que quiera trabajar el usuario, por lo que pueden emplearse tanto para trabajar sentado como para hacerlo de pie.
Como indica el autor principal de este artículo, Francisco J. Amaro-Gahete, “los españoles pasamos entre 8-10 horas sentados o tumbados al día, sin contar las horas de sueño. Así, si combatimos el sedentarismo con pequeños cambios en el estilo de vida como pasar más tiempo de pie, esto podría reducir el riesgo de desarrollar enfermedades como la obesidad o la diabetes tipo 2”.
Los investigadores han demostrado que una buena forma de disminuir los efectos del sedentarismo es reducir el tiempo que permanecemos sentados y tumbados, fomentando el estar de pie.
La investigación ha analizado el gasto de energía en cada una de las posiciones. Los científicos utilizaron una muestra formada por 53 jóvenes adultos, que se han clasificado en dos tipos: ahorradores y derrochadores de energía, en función del gasto energético que consumen al estar sentados o tumbado y de pie.
“Los ahorradores consumen muy poca energía en sus actividades y, por tanto, la diferencia entre estar sentado o tumbado y estar de pie es prácticamente nula. Por su parte, los derrochadores queman aproximadamente un 10 % más de energía cuando cambian de estar sentado o tumbado a estar de pie”, explica Francisco Amaro.
¿Qué hace que una persona gaste más o menos energía?
Los investigadores están todavía intentando dilucidar qué hace que una persona gaste más o menos energía. Está relacionado, por ejemplo, con por qué unas personas adelgazan tan fácilmente y a otras les cuesta tanto trabajo perder peso.
El factor que más parece afectar es la masa muscular. “Las personas con más masa muscular gastan más energía que las personas con menor masa muscular”, indica el investigador de la UGR.
A la luz de los resultados, los autores aconsejan pasar más tiempo de pie en la oficina como una buena estrategia para aumentar el gasto de energía, y así evitar almacenarla en forma de grasa.
“Es muy importante cambiar de postura –indica Jonatan Ruiz, otro de los autores de este artículo–. Si una persona se levanta, da 10 pasos y se vuelve a sentar, parece que se reducirían mucho los efectos del sedentarismo. Debemos educar desde el colegio a nuestros niños y jóvenes así como a los profesores sobre la importancia de evitar pasar largos periodos de tiempo sentados para reducir considerablemente las consecuencias negativas, como sobrepeso, obesidad o riesgo de enfermedades cardiovasculares”.

Comparte esta noticia!

Basta ya de facilitar el acceso a comida basura

Basta ya de facilitar el acceso a comida basura

El aceite de oliva virgen extra, tu gran aliado para combatir la...

El aceite de oliva virgen extra, tu gran aliado para combatir la diabetes

Comentario/s

Deja tu comentario

Tomate ecológico, ‘EL ORO ROJO’
Agricultura ecológica

Tomate ecológico, ‘EL ORO ROJO’

La producción de tomate global se establece en 177 millones de toneladas. Si cree que las cifras no dicen mucho, debe saber que el tomate...

WWF exige a España la defensa de la agricultura ecológica frente al Consejo
Agricultura ecológica

WWF exige a España la defensa de la agricultura ecológica frente al Consejo

Por el momento, la propuesta de una PAC no cuenta con una ambición ambiental ni dispone de apoyos suficientes y los compromisos...

La producción ecológica ya representa el 17,5% de la Superficie Agraria Útil de la Comunitat Valenciana
Agricultura ecológica

La producción ecológica ya representa el 17,5% de la Superficie Agraria Útil de la Comunitat Valenciana

Para el presidente del Comité d’Agricultura Ecológica de la Comunitat Valenciana, “estamos hablando de...

Nestlé España se apunta a la leche ecológica
Agricultura ecológica

Nestlé España se apunta a la leche ecológica

En la actualidad, dicha factoría cuenta con 3 granjas que proporcionan alrededor de 1 millón de litros al año de este tipo de leche....

¿Planeas viajar con tu mascota? Esto es lo que debes tener en cuenta
Animales de Compañía

¿Planeas viajar con tu mascota? Esto es lo que debes tener en cuenta

Llevar la comida habitual, la medicación prescrita contra mareos y usar un sistema homologado de retención son algunos de los...

No olvides cumplir estas normas si tienes una mascota
Animales de Compañía

No olvides cumplir estas normas si tienes una mascota

Los responsables de los animales son los dueños o los poseedores que por tanto, tienen la obligación de cumplir la normativa.

La Facultad de Veterinaria de León en contra de la implantación de un nuevo Grado en Veterinaria, por parte de la Universidad Europea de Madrid
Animales de Compañía

La Facultad de Veterinaria de León en contra de la implantación de un nuevo Grado en Veterinaria, por parte de la Universidad Europea de Madrid

Según la Conferencia de Decan@s de Veterinaria de España, la solicitud de implantación de un nuevo Grado en...

Los cambios en el ADN explican la domesticación de los animales
Animales de Compañía

Los cambios en el ADN explican la domesticación de los animales

Científicos del Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona han descrito los cambios que se producen en un grupo de genes en las etapas...

El milano real, al borde de la extinción
Naturaleza

El milano real, al borde de la extinción

El milano real está en grave regresión en gran parte de España, habiendo sido una rapaz muy abundante en el pasado.

Los murcielagos vuelven a casa
Naturaleza

Los murcielagos vuelven a casa

Entre 2017 y 2019, voluntarios de ANSE han instalado 142 refugios artificiales con muy buenos resultados de ocupación por parte de...

Esto es lo que verdaderamente mata los arrecifes de coral
Naturaleza

Esto es lo que verdaderamente mata los arrecifes de coral

Las aguas residuales, los fertilizantes y el suelo superior tratados de manera inadecuada están elevando los niveles de nitrógeno, lo que...

Encuentran enjaulado a un loro en peligro de extinción
Naturaleza

Encuentran enjaulado a un loro en peligro de extinción

Esta especie de loro está recogida en el convenio CITES como especie en peligro de extinción, al estar clasificada en los...